29 de marzo de 2017

Felicidades

Hace unos días ha nacido el primer hijo de una gran amiga y de un gran amigo. ¡Muchas felicidades!

Dado el evento necesito escribir sobre las nuevas generaciones y su futuro. Aunque este entorno sea gris y amigo de los gritos ante las injusticias del sistema, y la primacía de los sinvergüenzas y ladrones de poca, media y alta casta, es evidente que existen personas que hacen la vida más agradable, más grata, más llevadera. Gracias por vuestra existencia, como en otras ocasiones. También hay que reconocer que ciertas personas llevadas a ciertos extremos, o circunstancias, pueden cambiar a peor. Es un asunto muy sutil y relativo. No me gustaría haber vivido situaciones que otros me han relatado. Tiemblo de miedo.

¿Y qué tienen que ver estas proposiciones con el nacimiento del hijo de mis amigos?¿O con las nuevas generaciones? Pues tienen que ver con la esperanza. Una nueva generación es , ante todo, esperanza en que los que llegan lo hagan mejor que los seres humanos del pasado. Eso, aunque parezca difícil, es posible pese a que muchos padres deseen salud y éxito profesional , y económico, para sus descendientes. Los niños siempre expresan curiosidad. El principio , o el comienzo, de cualquier sujeto está repleto de expectativas y, también, de preocupaciones. A fin de cuentas miedos e, incluso y en menos ocasiones, terror. Los niños también son la continuación, en cierta forma y manera, de sus ancestros, de sus antepasados. Son la punta de la flecha de la vida. El principio que, gracias a lo que sea o a quien sea, suele ser bonito para muchos, aunque no para todos.

Evidentemente, el nacimiento de nuevos seres humanos puede ser una simple continuación de los anhelos antiguos de muchos padres. Anhelos como :

- que su hijo sea el primero.
- que ser el mejor.
- que triunfe en la vida.
- que tenga mucho dinero y salud.
- que sea el mas guapo.
-...

O puede ser el principio de un mundo mejor. De un mundo más amable en que cada ser humano sea lo mejor de sí mismo desde su propia singularidad, desde su exclusiva y natural potencialidad. Sea un ser integrado ante la exquisita diversidad humana.


Queridos amigos. Que el recién llegado crezca sano y fuerte y sea lo mejor de sí mismo junto a los otros. ¡Mucha Suerte!