19 de febrero de 2017

Meditación Tres



Evidentemente, la meditación no es una técnica exclusivamente budista, en el hinduismo también se utiliza con frecuencia. Incluso he leído que el budismo surge desde el hinduismo. No obstante, me gusta pensar en la meditación desde una perspectiva Zen debido , a buen seguro, a mi primer profesor de meditación. Gracias desde aquí. Gracias desde este entorno indignado. Desde este lugar intolerante con las injusticias sociales antes y después del Karma y del Darma.

Pese a mi indignación perpetua ante un mundo básicamente hipócrita, que tiene sus cosas buenas -menos mal- , continuo esta pequeña saga sobre la meditación desde una perspectiva Carenada. Expreso a continuación lo que entiendo como fase “estética y acomodamiento”:

Iniciar una sesión de meditación debe ser algo sosegado y amable que va a desarrollarse en un entorno limpio y bonito, pero no sobrecargado. Puede realizarse en interior o en exterior. Si es en exterior, recomiendo que sea a la sombra aunque todas mis meditaciones, en las que he participado con gozo, han sido en espacios interiores. Meditar al sol considero que puede ser el equivalente a tostarse al sol. No lo veo aunque pueda ser posible en ciertos momentos y lugares del planeta. Ni idea.

Meditar también supone una relativa puntualidad para iniciar la actividad en grupo de una manera sosegada. Esperar mucho a otros incomoda aunque, inevitablemente, pueda estar en un nuevo error. En la cultura occidental la espera desalienta y tensa, factores que van a complicar la meditación que va a dar comienzo. Cuanto más calmado se llegue, mejores expectativas se tendrán. La puntualidad razonable es un elemento a tener en cuenta. Es un elemento muy deseable. Mi tiempo de espera razonable ronda los diez minutos.

En cuanto a la posición meditativa he visto y leído muchas opciones. En mi caso , que ya soy mayorcito y tengo la flexibilidad de un bloque de hormigón, la mejor es en una silla que te permita tener la espalda recta, la planta de los pies en el suelo, y los brazos sobre las piernas con las manos enfrentadas con los dedos, o con las manos sobre los cuadriceps . Es cuestión de que cada cual elija su posición más cómoda . Eso sí, a mi no me gustan las sillas con apoya-brazos, que me han resultado incómodos en todas las ocasiones. Evidentemente, no puedo escribir por otros.

También tiene mucho encanto usar un templete con imágenes de santos, cristos, vírgenes, o los elementos anteriores a las tablas de Medeleiev y Meyer : tierra, fuego, aire y agua... Estos entes van a servir durante las peticiones que hagamos en las oraciones o mantras. Para mí constituyen una cuestión estética y tradicional. Si durante la meditación pides por alguien , como en cualquier otro tipo de oración, es útil tener referentes como un cristo o una virgen, aunque son elementos prescindibles si tienes estos elementos presentes en tu mente. Sinceramente, es bonito. Tan bonito como el altar de una iglesia católica.

Continuará...

9 comentarios:

  1. "ya soy mayorcito "

    Anda ya...

    ResponderEliminar
  2. "Si es en exterior, recomiendo que sea a la sombra"

    Si, no te pongas en medio de la SE30 como la última vez

    ResponderEliminar
  3. Anónimo21/2/17 0:54

    "o los elementos anteriores a las tablas de Medeleiev y Meyer"

    Tú eres más de usar los elementos de Oscar Mayer.

    ResponderEliminar
  4. ROOONFF...PRRRZZZZ....ROOOONF....PRRZZZ (Carenado meditando)

    ResponderEliminar
  5. Última hora23/2/17 12:50

    Explosión de gas en un centro de meditación del Tiro de Línea al encender una barrita de sándalo. "Yo me cago en Buda y en su p.m", ha declarado el maestro que impartía la sesión mientras era introducido en la ambulancia.

    ResponderEliminar
  6. Carenado atraviesa un escaparate del Corte Inglés mientras meditaba en la furgoneta.

    ResponderEliminar
  7. Record Guinness24/2/17 19:36

    Iniciado zen se zampa nueve tostadas en la postura del loto.

    ResponderEliminar
  8. La gazeta del Tirolinea25/2/17 15:01

    Carenado echado a patadas del teatro de la ópera tras meditar sonoramente con los pies apoyados en el moño de la condesa del Mondongo, durante el segundo acto.

    ResponderEliminar