18 de febrero de 2017

Meditación Dos



Según me han contado la meditación en que me he iniciado tiene varias influencias básicamente budistas. Escuela Zen junto a otras escuelas que, tal como en el cristianismo, aglomeran un montón de visiones distintas sobre un mismo centro, o maestro: Buda. Considero, sinceramente, que estos hechos son cosas de homínidos. Cosas de prismas. Un fenómeno natural en que no voy a centrarme, y que no pienso juzgar. No puedo juzgar un amanecer; carece de sentido.

La meditación , según la he entendido, debe ser una práctica diaria, cosa que no cumplo aunque alguna vez haya intentado.

Su tiempo mínimo de ejecución debe rondar los sesenta minutos, aunque pueden hacerse meditaciones de menor duración. Durante las primeras sesiones una hora puede hacerse larga, pero después se hará corta. Garantizado.

Durante su ejercicio no es necesaria la música, aunque no es algo incompatible. A mi me gusta meditar sin música pues el mundo exterior se convierte en un concierto, siquiera mientras busco el vacío de pensamiento que, con franqueza Carenada, aún no he conseguido. Solo he conseguido bajar el ritmo de mis pensamientos perpetuos. Menos da una piedra, y me siento satisfecho.

Puede realizarse solo o en compañía. Acompañado es mucho más interesante, aunque tiene los efectos secundarios de las tripas de los compañeros, de los resfriados con sus dificultades respiratorias, de los reconocimientos de comidas ajenas. Cosas naturales que detectan más los sentidos cuando se cierran los ojos.

La práctica tiene varias fases aunque cuando se trata de la técnica Zen, solo tiene una fundamental: buscar el pensamiento vacío , que es inmediato a algo que llaman iluminación. Sinceramente, y con todos mis respetos, ni idea.

Las fases que conozco en la mayoría de las meditaciones que he ejercitado son: estética y acomodamiento, respeto, respiración, mantras y oraciones -peticiones-, auto-observación, y concentración en algún chakra, o en la nada -o el vacío iluminador-. Todas estas fases pueden formar parte de una meditación concreta, o no. La mínima expresión de una sesión de meditación, en que he participado , tiene cuatro fases: estética y acomodamiento, respeto, respiración, concentración en el vacío mental o en algún chakra.

En próximas entradas, según estoy considerando porque me gusta o place , desarrollaré los aspectos teóricamente mencionados hasta el momento.

Continuará...

-->

3 comentarios:

  1. "Su tiempo mínimo de ejecución debe rondar los sesenta minutos, aunque pueden hacerse meditaciones de menor duración"

    Pero si tú te pegas unas siestas de 5 horas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluidos ronquidos zen

      Eliminar
  2. "Durante su ejercicio no es necesaria la música, aunque no es algo incompatible"

    Recuerda que el profesor de meditación te dijo que tus ventosidades no eran consideradas como música de trompeta tibetana por ninguno de los asistentes.

    ResponderEliminar