28 de febrero de 2017

CareAgua Continúa.

Es curioso como el proyecto Careagua continúa a trancas y barrancas, pero continúa. Me hace gracia que las circunstancias me frenen o parezca que se oponen a su continuación. Aunque seguramente sea mi mundo paranoico. Un mundo Carenado que no sabe torear ni demostrar valía pues no conoce lo que es el valor. Un mundo Carenado, y rebelde, que evita en lo posible ser esclavo y termina siendolo de algo deseado y no deseado. Un Carenado que tiene necesidades, muchas necesidades que implican prioridades diferentes al proyecto Careagua. Pobre Carenado. No puede hacer lo que quiere aunque lo intente.

Lo curioso de la vida de este proyecto es que , por una razón o por otra, suelen darse circunstancias que impiden los ensayos, cuya duración mínima es de ocho horas. Me hace gracia, mucha gracia, tanto distractor. De todas maneras sé que continuaré con mi proyecto aunque me lleven a la cárcel, aunque las circunstancias no lo quieran dado que lo importante para mi es ser libre sin hacer daño a nadie, ni a mi mismo. Lo importante es realizarme en mis proyectos de investigación y literarios. Es mi opción de vida en estos momentos. Unas prioridades que no suelen coincidir con las de muchos homínidos, aunque investigadores y literatos hay.

Llueva, o ventée, Careagua siguirá mientras tenga salud y algo de dinero. Espero no molestar a nadie y, tengo que reconocerlo, espero no ser mi propio enemigo. Veo proyectos de tales envergaduras, con tanta gente preparada o preparadísima, que me da mucho miedo investigar. Me siento un mojón o un mojoncito, que suena más fino. Pero pese a mis miedos y su freno, seguiré hasta donde pueda, hasta donde me dejen. 

En estos momentos estoy confirmando las eficiencias del 80 % que he tenido en varios casos. Sinceramente vuelvo a decir que en el agua hay algo importante a nivel energético, y el agua no tiene porqué ser potable, puede ser marina. Dentro de poco registraré un modelo de utilidad. Ya contaré la experiencia en este entorno. 

Buen destino. Saludos.

27 de febrero de 2017

Respiración rítmica.



Continuando con las fases de la meditación, que estoy expresando desde mi Carenado punto de vista, ha llegado el momento de una fase importante y , en cierta forma y manera, monótona.

Es de perogrullo que respirar es un hábito muy importante. :)  Pues realizar ejercicios de respiración también lo es. En resumidas cuentas , entre otros propósitos y según mi visión del proceso, se trata de hiper-oxigenar el organismo antes de las siguientes fases de la meditación. En sí mismo, y sin fases dentro de una meditación, ya implica cierta relajación el concentrar la atención mental en el ejercicio en sí, antes que en las paranoias, reflexiones, preocupaciones, o problemas, que nos estuviesen afectando. Estaremos desviando la atención. Un asunto que ya presenta sus ventajas.

Dado que la respiración sobre la que escribo la he inscrito en un proceso de meditación, desarrollo los diferentes tipos que conozco. A buen seguro que existen muchos más tipos de ejercicios, pero solo voy a centrarme en los que conozco o practico con cierta frecuencia, aunque con menos frecuencia de la que desearía.

Respiración rítmica, que la llamo así por razones descriptivas antes que académicas -ojo-. Se trata de realizar entre diez y treinta ciclos 4,2,4,2 ó 6,3,6,3 ó 8,4,8,4 ó 6,2,6,2 etcétera... Donde los números son segundos aproximados, o latidos del corazón para aquellos que noten su palpitar. Nuestro guía , o profesor, será el que establecerá las secuencias de inspiración, retención, expiración, retención . La retención surgirá después de la inspiración y después de la expiración. Es evidente que tras la inspiración tendremos una retención con aire en los pulmones, y que tras la expiración tendremos una retención sin aire en los pulmones. 
Además, esta respiración rítmica se realizará con la boca cerrada y usando la nariz durante todo el ejercicio. Si hay una congestión nasal, pues no se podrá. Usaremos la boca si no podemos eliminar la congestión.
También hay que escribir que el conteo de los ciclos completos que vamos realizando va a necesitar de nuestra atención. Es un asunto monótono pero útil, y vuelve a surgir la necesidad de concentrarse en algo simple que nos va a permitir abandonar otros asuntos de la nube mental que todos poseemos. Creo que por eso llamaron La Nube a ese lugar donde se suben archivos en Internet. La nube estaba antes en las mentes de todos; ahora sigue en las mentes y ha llegado al mundo virtual.

Continuará

25 de febrero de 2017

Meditación Cuatro



Otra fase que he indicado dentro del proceso meditativo es la que da título a estas palabras de ahora, de este momento: Respeto.

Como amante del libre albedrío, y del ejercicio más o menos ético de mi libertad (más o menos ético porque suelo errar) considero de tremenda importancia el respeto a los otros incluso, y temporalmente, hacia aquellos que pueden ser considerados libertinos o, entiéndase, amantes del libertinaje. Siempre es muy difícil el equilibrio en las fronteras, sobre todo cuando el libertino no corrige su actitud. Pero este asunto no es el buscado por esta reflexión carenada y presente. Solo pretendo indicar que escribir sobre libertad es escribir sobre grandes dificultades. Hoy en día, desgraciadamente, existen muchas normas que usurpan sutilmente las libertades de muchas personas. Esclavitud y hambre, por ejemplo, humillan las libertades de muchas personas. El “libre” mercado no entiende de NO consumidores. Aquellos llamados ultrapobres no existen para ellos...No están en el mercado, pero si en la vida...Es una marginación pura y dura de un sistema defectuoso que queremos que siga como está. Error.

Evidentemente es muy importante respetar a todos aquellos que van a participar de la meditación. Y el respeto comienza con el saludo y la preocupación básica: ¿Cómo estas? ¿Cómo estáis? Que lleva a una charla inicial más o menos extensa que aproxima entre sí a los miembros del grupo. Esto no es nada nuevo, pero es muy humano y funciona. Estamos generando un ambiente cordial. Un ambiente muy amigo del respeto. No como cuando nos juntamos Elle , Ele, Eme, y el que escribe, para dedicarnos a tirarnos pedos. A nadie le gusta aguantar la ventosidad del otro.

Además, volviendo con seriedad al tema del respeto, respetar no afecta solo al saludo y a la cordialidad, también afecta a la higiene personal. Otra forma de respeto, muy bien establecida, es asistir limpio a cualquier reunión. Jacarandá cuida mucho este aspecto. Es formidable.

Y para concluir esta fase, con una guasa incluida, es evidente que hay que respetar la cadencia de ejercidos establecidos por el profesor de meditación, que va a ser nuestro guía.

Sobre las proposiciones obsoletas

Antes del siguiente artículo sobre meditación voy a entremeter una reflexión que quiero llamar : Al respecto de las proposiciones obsoletas. Voy a intentar, dentro de la imposibilidad animal que me invade, filosofar en torno a este importantísimo asunto , siquiera para mí.

Bien es verdad que se ha escrito mucho sobre la obsolescencia programada de muchos productos de consumo, asunto sobre el que ya he reflexionando, o lo he intentado en anteriores ocasiones. Pues la reflexión de hoy no tiene que ver con el consumo de ideas, ni con la sociedad de consumo, ni con el consumismo, ni con el consumerismo. Intenta ir más allá. Al menos, ese es su propósito. Voy a intentarlo. Voy a intentar filosofar desde el reconocimiento social cero.

En el mundo físico, este mundo de los objetos y sujetos en que estamos, establecemos relaciones con las cosas , objetos y sujetos, que en multitud de ocasiones son relaciones circunstanciales. Evidentemente se hace necesario distinguir lo superfluo de lo importante o transcendental, asunto muy peliagudo y complejo.

Este asunto afecta , inevitablemente, a proposiciones e ideas que ante un cambio de contexto se convierten en asuntos costumbristas antes que en asuntos vitales o importantes. Considero , incluso, que esas costumbres que surgieron desde un contexto bien definido , pero que ya no tienen mucho sentido práctico, se convierten en Cultura. Realmente es algo maravilloso , a nivel humano, pero descontextualizado desde un pragmatismo reflexivo. Cuando las circunstancias han cambiado las costumbres han perdido su funcionalidad.

En consecuencia a estas palabras estúpidas, pero animadas, se hace evidente que muchas de las costumbres, ideas, proposiciones y constructos sociales actuales pueden NO ser prácticos en estos momentos históricos, como en cualquier otro momento histórico. Cosas de humanos y culturas.

También puede concluirse, sin ánimo de error ni ofensa, que muchas ideas que son consideradas socialmente importantes, o localmente importantes, sean realmente ideas circunstancialmente importantes que han perdido su valor. Resulta muy difícil distinguir el grano de la paja.

Para mí hay dos ideas realmente importantes más allá de todo contexto histórico. Esas ideas son: el amor al prójimo como a uno mismo que se ama, evidentemente. Y las ganas de crear , o construir para aquellos que consideren que el hombre no puede crear.

Amando a los próximos y construyendo con ellos podemos desarrollar un mundo social más amable que este que tenemos. Estoy cansado de tantos egos por todas partes y, sinceramente, no es mi envidia, sino los daños colaterales , y observables, que generan las personas que se creen más que otras. En este asunto somos decepcionantes.

Saludos.

19 de febrero de 2017

Meditación Tres



Evidentemente, la meditación no es una técnica exclusivamente budista, en el hinduismo también se utiliza con frecuencia. Incluso he leído que el budismo surge desde el hinduismo. No obstante, me gusta pensar en la meditación desde una perspectiva Zen debido , a buen seguro, a mi primer profesor de meditación. Gracias desde aquí. Gracias desde este entorno indignado. Desde este lugar intolerante con las injusticias sociales antes y después del Karma y del Darma.

Pese a mi indignación perpetua ante un mundo básicamente hipócrita, que tiene sus cosas buenas -menos mal- , continuo esta pequeña saga sobre la meditación desde una perspectiva Carenada. Expreso a continuación lo que entiendo como fase “estética y acomodamiento”:

Iniciar una sesión de meditación debe ser algo sosegado y amable que va a desarrollarse en un entorno limpio y bonito, pero no sobrecargado. Puede realizarse en interior o en exterior. Si es en exterior, recomiendo que sea a la sombra aunque todas mis meditaciones, en las que he participado con gozo, han sido en espacios interiores. Meditar al sol considero que puede ser el equivalente a tostarse al sol. No lo veo aunque pueda ser posible en ciertos momentos y lugares del planeta. Ni idea.

Meditar también supone una relativa puntualidad para iniciar la actividad en grupo de una manera sosegada. Esperar mucho a otros incomoda aunque, inevitablemente, pueda estar en un nuevo error. En la cultura occidental la espera desalienta y tensa, factores que van a complicar la meditación que va a dar comienzo. Cuanto más calmado se llegue, mejores expectativas se tendrán. La puntualidad razonable es un elemento a tener en cuenta. Es un elemento muy deseable. Mi tiempo de espera razonable ronda los diez minutos.

En cuanto a la posición meditativa he visto y leído muchas opciones. En mi caso , que ya soy mayorcito y tengo la flexibilidad de un bloque de hormigón, la mejor es en una silla que te permita tener la espalda recta, la planta de los pies en el suelo, y los brazos sobre las piernas con las manos enfrentadas con los dedos, o con las manos sobre los cuadriceps . Es cuestión de que cada cual elija su posición más cómoda . Eso sí, a mi no me gustan las sillas con apoya-brazos, que me han resultado incómodos en todas las ocasiones. Evidentemente, no puedo escribir por otros.

También tiene mucho encanto usar un templete con imágenes de santos, cristos, vírgenes, o los elementos anteriores a las tablas de Medeleiev y Meyer : tierra, fuego, aire y agua... Estos entes van a servir durante las peticiones que hagamos en las oraciones o mantras. Para mí constituyen una cuestión estética y tradicional. Si durante la meditación pides por alguien , como en cualquier otro tipo de oración, es útil tener referentes como un cristo o una virgen, aunque son elementos prescindibles si tienes estos elementos presentes en tu mente. Sinceramente, es bonito. Tan bonito como el altar de una iglesia católica.

Continuará...

18 de febrero de 2017

Meditación Dos



Según me han contado la meditación en que me he iniciado tiene varias influencias básicamente budistas. Escuela Zen junto a otras escuelas que, tal como en el cristianismo, aglomeran un montón de visiones distintas sobre un mismo centro, o maestro: Buda. Considero, sinceramente, que estos hechos son cosas de homínidos. Cosas de prismas. Un fenómeno natural en que no voy a centrarme, y que no pienso juzgar. No puedo juzgar un amanecer; carece de sentido.

La meditación , según la he entendido, debe ser una práctica diaria, cosa que no cumplo aunque alguna vez haya intentado.

Su tiempo mínimo de ejecución debe rondar los sesenta minutos, aunque pueden hacerse meditaciones de menor duración. Durante las primeras sesiones una hora puede hacerse larga, pero después se hará corta. Garantizado.

Durante su ejercicio no es necesaria la música, aunque no es algo incompatible. A mi me gusta meditar sin música pues el mundo exterior se convierte en un concierto, siquiera mientras busco el vacío de pensamiento que, con franqueza Carenada, aún no he conseguido. Solo he conseguido bajar el ritmo de mis pensamientos perpetuos. Menos da una piedra, y me siento satisfecho.

Puede realizarse solo o en compañía. Acompañado es mucho más interesante, aunque tiene los efectos secundarios de las tripas de los compañeros, de los resfriados con sus dificultades respiratorias, de los reconocimientos de comidas ajenas. Cosas naturales que detectan más los sentidos cuando se cierran los ojos.

La práctica tiene varias fases aunque cuando se trata de la técnica Zen, solo tiene una fundamental: buscar el pensamiento vacío , que es inmediato a algo que llaman iluminación. Sinceramente, y con todos mis respetos, ni idea.

Las fases que conozco en la mayoría de las meditaciones que he ejercitado son: estética y acomodamiento, respeto, respiración, mantras y oraciones -peticiones-, auto-observación, y concentración en algún chakra, o en la nada -o el vacío iluminador-. Todas estas fases pueden formar parte de una meditación concreta, o no. La mínima expresión de una sesión de meditación, en que he participado , tiene cuatro fases: estética y acomodamiento, respeto, respiración, concentración en el vacío mental o en algún chakra.

En próximas entradas, según estoy considerando porque me gusta o place , desarrollaré los aspectos teóricamente mencionados hasta el momento.

Continuará...

-->

Meditación Uno

Llevo un tiempo masticando la opción de subir entradas relativas al ejercicio de la meditación. Hoy me he decidido a publicar varias entradas al respecto, pese a la posibilidad de ser considerado un ejercicio estúpido, o poco práctico. Asumo ese riesgo con un poco de temor. Temor presumible basado en mis miedos y absurdos, antes que en otra cosa cuando, de momento, sigue existiendo la libertad de expresión , religiosa, y de pensamiento. Siempre recuerdo que la libertad empieza en uno mismo y termina en el otro. Recuerdo que hay que moverse entre la libertad y el libertinaje, si llegar a este último. Y la libertad auténtica es un asunto, en muchas ocasiones, amigo de la Moral, de la Filosofía, de la ética, y del equilibrio entre ellas.

Aunque la indignación respecto a mi mundo sigue nadando en mis venas, y arterias, hace unos años comencé a realizar prácticas de meditación. Dados sus resultados sobre mí, siquiera a corto plazo, inicio esta saga de reflexiones y pronunciamientos. Mis prácticas van anexadas a cierta religión razonable que acompaña las sesiones meditativas, pero la meditación puede practicarse sin contenido religioso, aunque entonces está algo más vacía de contenido, entonces es como comer sin sal. Todo está soso, pero nutre y alimenta. Sobre la cuestión religiosa no considero necesario comunicar algo o nada, pues escribir sobre meditación, para mí, es como escribir sobre un deporte en concreto, antes que sobre el deporte en general. En consecuencia ética, voy a escribir sobre la meditación desde el punto de vista Carenado. Es decir , voy a escribir sobre lo que es la meditación para mí. Una cuestión local e, inevitablemente, particular.


Dada la filosofía implícita en toda meditación, que es alcanzar la armonía con el Todo desde el propio mundo interior que forma parte de ese Todo -cosa que no he conseguido pero que he entendido formalmente-, comienzo a escribir sobre ella desde mi visión de aprendiz y principiante. Pido disculpas a los maestros de la meditación sí desde mis proposiciones molesto sus directrices, procesos, y orgullos. Un novato no debería atreverse con estos asuntos, pero Carenado lo considera necesario. Considero que puedo teclear sobre la meditación que sanamente practico buscando, de momento, mi paz interior. Buscando la calma dentro de un mundo externo que está lleno de despropósitos que , inevitablemente, siguen influyéndome. Afectándome. Mi indignación no ha muerto, solo está latente.

Saludos.

Posdata: Gracias a Jacarandá , sobre todo, por darme a conocer este camino. No os molestéis los demás. Carenado escribe lo que siente.

Continuará...