30 de enero de 2017

Portes baratos por un tiempo


Al llegar al charco de la pava había muchos huecos que no podíamos ocupar porque estaban reservados. Me indignó tal circunstancia y  la acepté mal, pero la acepte -creo-. Al final aparcamos y descargamos cerca de un árbol próximo al borde exterior, o perdido en el mercadillo. Me molestó mucho tanta parcela protegida e histórica, y  tardamos media hora en encontrar el sitio marginal. Vaciado el coche  me invitó a café en una autocarabana del lugar , lo tomé con él mientras él charlaba con alguien entre risas. Poco después tomé rumbo a mi casa tras quedar en recogerle sobre las dos del medio día.

Llegue a casa sobre las diez de la mañana y me acosté de nuevo hasta la una y media. Me dormí con rapidez y antes de darme cuenta ya estaba sonando el despertador de nuevo. Vaya tostón. Zombie perdido salí hacia el carcho de la pava, otra vez, y cuando llegué estaba semi vacio , o semilleno, y  el Javi dijo:

- El próximo día  vengo en la moto y tu en el coche. Así no tengo que esperarte y me voy cuando esto afloje.
- Pero. ¿Entonces no te vas a llevar de vuelta las cosas que no vendas?
- Solo las que pueda llevar en la moto. Las demás las tiro. Las dejo aquí  y las rompo.
- ¿Romper?
- Si. Así otro no puede recogerlas ni venderlas.
- Ufff. Vaya. ¿Y quien recoge la basura?
- Lipasam. Para eso les pagan.

Recogimos algunas de las cosas que no había vendido y otras las destrozó allí mismo, o a distancia lanzándolas contra el asfalto como si estuviese en las olimpiadas.  Realizada la destrucción, que me pareció lamentable, salimos rumbo al barrio. Durante el camino le comenté que los portes eran para conocer el mundo del mercadillo y, si podía, que me pagase algo para sufragar los gastos de gasolina. Ese día me dio cinco euros, otros no me daría nada argumentando que apenas había ganado dinero. Volví a repetirle, por sí las moscas , que los portes no iban a ser eternos. Que lo entendiese. Fui hasta pesado, aunque de poco me sirvió. Quería más. Parece que no quería enterarse y, tal como había pronosticado Elle, tuve problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario