25 de enero de 2017

Javi se ha ido

La verdad es que más allá de la guasa ,o no guasa, Javi el gordo ha muerto. Lo conocieron Elle y Ele cuando venían por el barrio a tapear, que tiempos aquellos. Pues Javi, a pesar de nuestras diferencias y cierta aversión actual por mi parte, se ha marchado de esta vida. Descanse en paz. 

Podría escribir cosas agradables sobre él pero ahora no puedo, no se me ocurren pues soy un bicho y , salvando contadas ocasiones, siempre me insultaba. Que yo sepa, solo se llevaba bien con los perros que tenía en el piso. Estaba psíquicamente mal , recibía un subsidio por enfermedad metal, y a su manera era listo. Siempre quería ganar. A su familia, sobre todo a su hermana que era cuidadora y tutora , la ponía verde , amarilla, y roja.

Al reflexionar sobre este tipo de cosas tomo conciencia, y sé, que sí no me cuido , ni cuido a los otros llamados demás, puedo terminar siendo como era él. Ni Ele, ni Elle, ni yo eramos tan distintos , y no os enfadéis. A Javi le comían lo celos, la envidia, la lujuria, la codicia, la pereza, la gula,...Y tenía problemas de higiene personal. Estaba mal pero era un reflejo de lo que los demás somos. Para mi era ese espejo en que uno no quiere mirarse. Creció dentro del mismo sistema económico social que yo, aunque su infancia no fue precisamente feliz.

Le recuerdo y tomo conciencia de que solo soy un poco diferente por los pelos y que, mal que les pese a otros, muchos próximos padecen problemas parecidos aunque él se movía en todos los extremos. Quizás fuese su perpetua frustración, su rabia, y su ira. No lo sé a ciencia cierta. Nadie ve sus defectos, cuesta mucho. Y está claro que él estaba dominado por todos esos defectos salvajes que Jacarandá llama demonios interiores.

Pido disculpas por estas palabras sinceras pero solo puedo decir que , pese a todo, le apreciaba y no le deseaba mal. Me dolía su dolor, su heridas, pero no podía hacer nada. Mi orgullo y sus insultos me lo impedían. Muchas veces le dije que se tenía que cuidar, y no lo hacía. Me duele que haya fallecido. Lo siento.

En su memoria subiré una entrada , o quizás dos, menos tóxicas que esta. Escribiré sobre mis vivencias pasadas con él. Evidentemente, antes de nuestro alejamiento inevitable y mi aversión. No soy ningún santo, y menos aún cuando me insultaba cada vez que nos cruzábamos.

Elle, reza por él. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario