9 de diciembre de 2016

Pequeñas Inmundicias. Caso 3.


El caso tres es más antiguo que el dos y el uno, pero ha llegado a mis oídos recientemente, un poco antes que el dichoso caso uno, que ha iniciado esta secuencia de entradas indignadas ante los sinvergüenzas de poca monta.

Una amiga apreciada nos relató a Jacarandá y a mí lo que sigue. Hace muchos años, cuando aún existía la peseta -que tiempos aquellos-, el hermano de la amiga de Jacarandá y mía, nuestra amiga, falleció por problemas largos con el azúcar. Una desgracia familiar que ella afrontó de la mejor manera que pudo. Tiró hacia adelante, único lugar constructivo y posible entre los posibles cuando estos problemas arriban. Gracias por no tomar otros.

Tras el sepelio resultó que el difunto tenía testamento y le había dejado lo que tenía a ella, a su hermana. Lógicamente , nuestra amiga eligió un notario para gestionar el papeleo necesario y, en primera instancia, todo fue bastante bien hasta que poco después de firmar los documentos le llegó un impuesto inesperado de algo más de trescientas mil pesetas. Asustada acudió nuevamente al notario que , tras varios debates sobre el origen del error, accedió a pagar el impuesto inesperado y recuperar la cuantía cuando se lo devolviesen a ella tras la reclamación efectuada a la administración.  Mientras tanto, mientras duró el litigio planteado a la administración pública, lo heredado quedó congelado en el tiempo.

Cinco años después, la administración devolvió los cuartos a nuestra amiga y ella, conforme a lo acordado con el notario, le devolvió el dinero. Tras la recepción de lo prestado el hombre que da fe, y firma, descongeló lo bloqueado, o desbloqueó lo congelado.

Durante la parte final del proceso nuestra querida amiga descubrió , para su sorpresa y amargura, que la devolución del impuesto en litigio no tenía nada que ver con el bloqueo en el acceso, por ejemplo, a la cuenta bancaria de su difunto hermano. Parece ser que el notario expresó la congelación ficticia del testamento para garantizarse la devolución del dinero que había puesto. Así ,cuando nuestra amiga recibiese el dinero del litigio, él recibiría lo prestado y desbloquearía el testamento, tal como finalmente sucedió.

En resumen, por intereses particulares y desconfianza, el notario bloqueó durante cinco años el acceso de nuestra amiga a sus bienes heredados.


7 comentarios:

  1. "Hace muchos años, cuando aún existía la peseta -que tiempos aquellos-"

    (Se refiere a la época de Alfonso XII)

    ResponderEliminar
  2. Tu te manejabas mejor con los sestercios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque intercambiando pieles de mamut por puntas de flecha de silex tampoco eras manco.

      Eliminar
    2. También hizo grandes negocios construyendo cuevas de VPO en Atapuerca.

      Eliminar
  3. Según los informes de seguimiento de la CIA, Caranado desayuna 8 días a la semana

    ResponderEliminar
  4. Piratas informáticos rusos instalan un cortafuegos en el ordenador de Carenado por si a algún inconsciente se le ocurre hackearlo.

    ResponderEliminar
  5. Carenado denuncia a los mismos hackers por hacerle perder las elecciones a presidente de su bloque. "Me escama mucho que fueran 3250 noes, no me salen las cuentas" declaró.

    ResponderEliminar