16 de diciembre de 2016

El Estado Perfecto, y Las Personas Generosas.

Dice Shopenhauer , cuando escribe sobre monarquía parlamentaria o república, en el libro cuarto , capitulo 62, de El mundo como voluntad y representación :

Para poder fundar un Estado perfecto, sería preciso empezar por crear seres de tal naturaleza que estuvieran siempre dispuestos a sacrificar su interés propio al de todos”...

Carenadamente escribiendo, pese a vuestra segura discrepancia, monarquía parlamentaria o república son indiferentes para el correcto funcionamiento de un estado democrático. La cosa es que los ciudadanos y sus representantes posean virtudes de sacrificio e, inevitablemente, generosidad. Como habitualmente no es el caso, honrando algunas excepciones, tenemos oligarquías, dictaduras encubiertas, o cosas parecidas. Evidentemente, el grito ante las injusticias permanentes se hace necesario aunque moleste. Ser mansos corderos sería peor para nosotros, peor para la mayoría de los ciudadanos. Los dictadores, u oligarquías, tendrían más fácil el manejo de la manada que, por otra parte, necesitan. Si las minorías en el poder no tuvieran las mayorías subyugadas de alguna forma , o manera, no existiría el arriba, que es éticamente abajo, ni el abajo, que es éticamente arriba. Sencillamente hablando, solo puede haber superiores si hay inferiores dado que sí no es el caso estamos ante un absurdo. Las jerarquías son así, si o si. Necesitan gente arriba y gente abajo. Poder.

El mismo libro también dice en su capítulo 63 :

La vista grosera del individuo está turbada por lo que los indios llaman el velo de Maya; en lugar de la cosa en sí no ve más que el fenómeno en el tiempo y en el espacio...con un modo de conocimiento tan limitado no descubre la esencia de las cosas, que es una; no ve más que los fenómenos que se presentan aislados, separados, innumerables, variados, y hasta opuestos”

Si vivimos en Maya, según Shopenhaurer y los indios de la india, se hace necesario que comencemos a acercarnos a la cosa en sí en lugar de a los fenómenos. ¿Cómo puede hacerse eso? Pues, sinceramente, por varios caminos místicos repetidos en muchas religiones del espacio-tiempo homínido: la meditación, la oración, la auto-observación, ... que nos llevan al amor al prójimo y a uno mismo. Nada nuevo que no se haya dicho o escrito. Nada fácil. La religión que sea con la que lleguemos a estos objetivos , no importa. Sí importa, y mucho, respetar las diferencias de método con que cada religión enfrenta los objetivos.

Carenadamente escribiendo decir que hay tantas religiones en el mundo porqué el hombre , todo él, busca “la esencia de las cosas , que es una” . En la búsqueda del sentido del universo y de la vida caemos en los infinitos fenómenos que rodean nuestra individualidad. Es lo que tiene ser una parte del todo.

Continuará...

Posdata: Cualquier religión que recurra a la palabra guerra , o la busque, se ha perdido en el camino. Evidentemente, ha habido muchos  errores en el tiempo. A veces parece que solo ha habido errores, pero este asunto es otra cuestión. Considero que cuando una religión se vincula al poder sobre otros, es cuando se pierde. Una religión no debe subyugar, y si lo hace se ha equivocado. Es otra cosa. 

5 comentarios:

  1. ...Shopenhauer era idiota, Nietzsche y Hegel también16/12/16 22:30

    "Si vivimos en Maya, según Shopenhaurer"

    Vivimos intrínsecamente en un país multicolor.

    ResponderEliminar
  2. La CIA sospecha que piratas informáticos rusos manipularon la elección de Carenado para el Calendario Pirelli.

    ResponderEliminar
  3. "La vista grosera del individuo está turbada"

    Vecino del Tirolínea viendo a Carenado sacar la basura en tanga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres años de terapia a la porra18/12/16 13:54

      ¡Arr!... Esa visión terrorífica sustituirá la del calamar gigante en mis pesadillas las noches en alta mar

      Eliminar
  4. "Evidentemente, ha habido muchos errores en el tiempo"

    Como cuando le dijiste a Kennedy que ir en coche blindado era de mariquita.

    ResponderEliminar