28 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 8. Demasiados Parches.

Es absurdo que el dinero doblegue a los representantes del pueblo. Representantes que son seres básicamente hipócritas, que no son tan iguales ante el poder económico como para defender a la gente normal, si no cómplices justificados de él. Es una pena.

No puedo valorar en el tiempo, económicamente hablando o escribiendo, a ninguno de los representantes de la democracia de mi país. No han sido capaces de gestionar éticamente los recursos púbicos, ni de doblegar al poder económico que ha ido deslocalizando industrias sistemáticamente. No podemos ser un país solo para turistas, básicamente hablando, o escribiendo. Nuestros gobernantes deberían haber sido más guerreros, o mejores negociadores, con el capital. También es posible que sea un imposible. Quizás los representantes de las democracias, y aquí generalizo para lo bueno y para lo malo, no puedan enfrentarse al capital para hablarle de tu a tú, o para hablarle de igual a igual, entre iguales.

Dado que los contribuyentes pagan sus impuestos, debería cumplirse el mandato de su poder soberano:

-¡Defiende mis intereses, Quillo! ¡Picha mio! ¡Chiquillo!

Ó

-¡Defiende mis intereses, Quilla! ¡Chiquilla!

Es opción razonable que la posibilidad de responder a la pregunta asterisco (*) ,con eficacia, esté en manos de los gobiernos, pero no en manos de estos gobiernos cuyos representantes solo miran su ombligo de príncipes o princesas republicanos o monárquicos -eso da igual pues son el poder-,  antes que los intereses generales o mayoritarios.

Quizás, a corto plazo, la generación de riqueza generalizada (y éticamente distribuida) esté en manos de representantes de verdad, y no de pacotilla, o chuflas, como en la actualidad. Estoy cansado del teatro de los títeres.

Respecto a la acción local como instrumento de compensación de los desequilibrios globales, es de recibo que su parcheo permanente, y por otra parte muy digno y destacable en los esfuerzos del voluntariado, resuelva problemas locales y cortoplacistas muy supeditados al aguante del voluntariado que , lógicamente, puede desgastarse durante su preciosa tarea, sobre todo cuando algún voluntario compañero pasa a estar en nómina y otro no, cosa que sucede en algunas ONG'S. Es un asunto muy complicado. Difícil.

Una metáfora: los parches continuos no mejoran la funcionalidad de una cámara de bicicleta. La cámara termina siendo inservible con tanto bulto. Inservible y poco fiable.

Continuará...


Posdata: Evidentemente busco metáforas que apoyen mis ideas, propias o prestadas, y mis proposiciones. Normal.