20 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 1

Mi querida Jacaranda sigue insistiendo, con todo su cariño, en que tengo que controlar los gastos al máximo e  incluso, y sí es posible, ahorrar. No es que un animal como yo dercarte esta filosofía económica tan extendida y entendida. No se trata de eso. Esta reflexión de hoy solo pretende insistir en que esta actitud no fomenta el consumo, ni el consumerismo. Si se generaliza en el tiempo, llegará la parálisis del sistema tal como está montado. Llegará la parálisis y al poco tiempo la quiebra o ruptura.

Globalizar las dos clases sociales extremas, como en muchos países , no es una solución democrática. Los estados y sus representantes deben representar los intereses de las mayorías, pero no de las minorías, como actualmente sucede. Esta coyuntura solo expresa dictadura encubierta en los estados y paises llamados democráticos.

Sin consumo el dinero se mueve menos y al moverse menos pasa por menos manos generando menos riqueza en la zona ,o fuera de ella si los empresarios son negociantes internacionales que llevan su riqueza fuera de la zona de explotación y estudio. Bien es verdad que el sistema de consumo que tenemos no garantiza un consumo responsable, y menos aún una distribución correcta, o ética, de la riqueza que se crea con el movimiento de bienes, servicios y, por supuesto, de dinero en sí.

Es una gran verdad que el dinero es un recurso muy limitado para la mayoría de la población mundial . Grave error, antes que otra cosa. Si el dinero fuese más accesible se movería con más alegría dentro de una filosofía consumerista, o no consumerista. Se trata, siempre, de conseguir la complementariedad de ideas aparentemente opuestas. No consumerismo no es consumismo, ni al revés.


En definitiva: ¿Qué se puede hacer para, desde estas proposiciones, generar riqueza generalizada?   (*)

Para dar respuesta a esta pregunta repetiré ideas mías y de otros , como siempre, pues ,guste o no guste, las ideas surgen desde otras ideas.

Continuará

1 comentario:

  1. ¿El mundo se acabaría sino se consumiese?
    ¿Podemos vivir sin ordenador o internet?
    ¿Podemos vivir sin comida?
    ¿Conocemos lo que es importante?
    ¿Sabemos ser felices con poco, o necesitamos mucho?
    ¿La felicidad está dentro o fuera de nosotros?

    ResponderEliminar