31 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 10. Buena Voluntad.

Va siendo hora de amarnos en la diferencia. Menos comparaciones, y más crecimiento interior y constructivo. Y cuando surjan personajes tóxicos, neutralizarlos con el ninguneo, como se hace ahora con los excesivamente rebeldes. Cuando los personajes tóxicos aparecen debe haber sesgo, pues el enfrentamiento violento nos acerca a su infierno, al infierno del tóxico que se convierte en nuestro infierno. En estas situaciones de seres, o entes tóxicos, todo se complica. Y una complicación añadida es definir lo que es un ser humano tóxico y pescarlo a tiempo . Además, desgraciadamente, la definición depende del juez, o de los jueces... Problemas de siempre con posibles e inevitables cazas de brujas donde el bueno puede pasar por tóxico , siendo marginado, y el poder puede llegar a los tóxicos auténticos, bichos malos, apareciendo las guerras. Estupidez.

Un ejemplo para desambiguar: si la globalización está generando agravios comparativos y pobreza, pues que vuelvan los aranceles, pero aranceles de verdad y no corruptos, como algunos actuales. Me contaron hace tiempo, con tristeza, que en Algeciras había algo de inmundicia. El jefe de un apreciado amigo quería que unos contenedores, provenientes de China y con material electrónico pagado, pasasen la aduana, pero para ello tenía que pagar varios sobornos jerárquicos o estructurales. No lo hizo y se arruinó. Así nos va. Había escuchado eso de los sobornos sobre algunas aduanas Africanas cuando recibían paquetes de medicamentos desde España. Cuando me contaron que eso también pasaba en España, me entristecí.


La riqueza generalizada con recursos limitados puede llegar en cuanto queramos. Solo debe haber voluntad para ello. A buen seguro que caerán muchas enfermedades mentales actuales que surgen de los miedos y de las incongruencias de nuestro sistema socioeconómico. Un sistema sumido en la hipocresía que favorece la proliferación de enfermedades mentales latentes o potenciales. Sí el sistema fuese más justo, se minimizaría el número de enfermos mentales. Sería algo parecido a lo que sucede con las toxinas en la dieta. Si una toxina apareciese en la alimentación surgirían enfermedades que , si la toxina no fuese mortal, afectarían más a unas personas que a otras. Digamos que habría variedad de tolerancias. Pues con la mente sucedería algo parecido, unos homínidos serían más resistentes que otros a la toxicidad socioeconómica... De hecho, unos humanos son más resistentes que otros a la toxicidad mental del sistema existente. 

Podemos dejar de ser bichos en cuanto queramos. Es cuestión de buena voluntad.

30 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 9. Las Buenas Personas.

Tras tantas reflexiones, o proposiciones, es muy posible que esté equivocado en algunas de ellas, en ninguna, o en todas. Será cuestión de otras perspectivas, o análisis sinceros, de nuestra realidad socio-económica, local, regional, nacional o estatal, e, incluso, global. Reconozco que estoy un poco quemado ante la visión que he visto , sentido, y observado, del mundo durante mi tiempo de vida, que no sé por cuánto más continuará.

Es posible, evidentemente, que un ser como yo sea incapaz de ver las partes de un sistema social complejo. Pero, pese a ello, intento reflexionar con todos mis recursos disponibles, y con muchas ganas de teclear en el absurdo homínido. Quizás mi caso sea el de un antiguo voluntario que ha visto, y sentido, que los problemas que esperaba que se resolviesen...se han incrementado en el tiempo. Decepcionante. Estoy decepcionado con el sistema en que vivo e intento, con frecuencia, escribir sobre sus defectos para que se corrijan en el espacio tiempo de los bichos. Si el sistema considera sobre sí mismo que es muy bueno, solo alimentará su absurdo. Aquí estoy yo, un bicho que se auto-degrada en su seudónimo con el propósito de poder gritar desde abajo, para describir las grietas e injusticias del Sistema. Soy uno entre muchos. Carenado.

Para ir terminando las respuestas a la pregunta asterisco (*) , y corolarios a dicha pregunta, la respuesta pasa por democracias representativas auténticas, y no de pacotilla, por egos disminuidos antes que aumentados en el poder, por la Ética Natural aplicada sin endogamias ni subsidios perpetuos para los representantes, por humildad generalizada, por autorealización no tóxica para los otros, por generosidad verdadera antes que fingida o interesada, y por todos los buenos valores que tenemos y que circulan, pese a que muchas veces me obsesione con los defectos de nuestro sistema y sus miembros. Lo siento. Siento esparcir la inmundicia de nuestro sistema socioeconómico de pacotilla, o en paños menores. Lo considero necesario e importante.

Bien es verdad que si no fuese por la buena gente que hay por muchos lugares de nuestro planeta Tierra, la vida sería más imbebible aún. Desde aquí doy gracias por vuestra existencia, por vuestras gestiones mínimamente egoístas, por vuestras oraciones. Seguid apostando por vuestra generosidad. La vida es algo más soportable gracias a vosotros y vosotras. Un abrazo agradecido.

28 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 8. Demasiados Parches.

Es absurdo que el dinero doblegue a los representantes del pueblo. Representantes que son seres básicamente hipócritas, que no son tan iguales ante el poder económico como para defender a la gente normal, si no cómplices justificados de él. Es una pena.

No puedo valorar en el tiempo, económicamente hablando o escribiendo, a ninguno de los representantes de la democracia de mi país. No han sido capaces de gestionar éticamente los recursos púbicos, ni de doblegar al poder económico que ha ido deslocalizando industrias sistemáticamente. No podemos ser un país solo para turistas, básicamente hablando, o escribiendo. Nuestros gobernantes deberían haber sido más guerreros, o mejores negociadores, con el capital. También es posible que sea un imposible. Quizás los representantes de las democracias, y aquí generalizo para lo bueno y para lo malo, no puedan enfrentarse al capital para hablarle de tu a tú, o para hablarle de igual a igual, entre iguales.

Dado que los contribuyentes pagan sus impuestos, debería cumplirse el mandato de su poder soberano:

-¡Defiende mis intereses, Quillo! ¡Picha mio! ¡Chiquillo!

Ó

-¡Defiende mis intereses, Quilla! ¡Chiquilla!

Es opción razonable que la posibilidad de responder a la pregunta asterisco (*) ,con eficacia, esté en manos de los gobiernos, pero no en manos de estos gobiernos cuyos representantes solo miran su ombligo de príncipes o princesas republicanos o monárquicos -eso da igual pues son el poder-,  antes que los intereses generales o mayoritarios.

Quizás, a corto plazo, la generación de riqueza generalizada (y éticamente distribuida) esté en manos de representantes de verdad, y no de pacotilla, o chuflas, como en la actualidad. Estoy cansado del teatro de los títeres.

Respecto a la acción local como instrumento de compensación de los desequilibrios globales, es de recibo que su parcheo permanente, y por otra parte muy digno y destacable en los esfuerzos del voluntariado, resuelva problemas locales y cortoplacistas muy supeditados al aguante del voluntariado que , lógicamente, puede desgastarse durante su preciosa tarea, sobre todo cuando algún voluntario compañero pasa a estar en nómina y otro no, cosa que sucede en algunas ONG'S. Es un asunto muy complicado. Difícil.

Una metáfora: los parches continuos no mejoran la funcionalidad de una cámara de bicicleta. La cámara termina siendo inservible con tanto bulto. Inservible y poco fiable.

Continuará...


Posdata: Evidentemente busco metáforas que apoyen mis ideas, propias o prestadas, y mis proposiciones. Normal.

24 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 7. Proteoría de la Gravitación Económica.

Otro aspecto con el que se podría responder a la pregunta asterisco (*) sería eliminando muchas barreras tecnológicas. La ingeniería libre, tal como el software libre, podría hacer algo al respecto. Los recursos necesarios, cuando no hay barreras tecnológicas, son menos costosos de cara a la reparación, implantación , y mantenimiento, de máquinas y dispositivos.

Además, el coste de cualquier tecnología no puede ser cero. Por ejemplo: una red de acequias necesita herramientas, maquinaria, materiales, mano de obra, y un dinero mínimo. Evidentemente, gestionar proyectos a través de fundaciones sin ánimo de lucro podría ser muy interesante, a sabiendas de que toda fundación que quiera funcionar necesita gente fija y con nómina. Es decir, necesita ingresos fijos , o frecuentes, con todo el estrés que puede suponer eso. Los gastos fijos son inevitables, como evidencian las cifras públicas de muchas ONG’S que han sobrevivido a la crisis económica. Gracias por vuestra transparencia.

Ante la idea planteada de una “riqueza generalizada”, pregunta asterisco tan repetida, las ONG’S serían instituciones destinadas a su extinción o caducidad. Deberían ser instituciones con fecha de caducidad. Una vez resueltos los problemas, no tendrían sentido.

Sin pretender ser comunista, los recursos disponibles deberían redistribuirse entre todos de forma ecuánime y ética. La teoría de los grandes números considera que, en ciertas condiciones probabilísticas, los grandes números atraen más números que los pequeños números. Hay que evitar esa pesantez económica con una redistribución justa y social de los recursos entre todos los homínidos. Metafóricamente escribiendo los grandes números vendrían a ser como grandes concentraciones de masa que atraen masas más pequeñas, de forma parecida a lo que sucede con la teoría de la gravitación universal de Newton.

La gravitación económica, o pesantez económica, debe ser compensada o nunca saldremos de los extremos económicos de ricos y pobres, junto a los dogmas justificativos que viven a su alrededor. Ya dije que, desgraciadamente, los dogmas no resuelven el futuro pues son básicamente conservadores. Los dogmas son necesarios en nuestras sociedades, no puedo negar tal necesidad humana, pero no son suficientes para el cambio constructivo y librepensador que necesita el homínido del futuro.

Se hace más necesario que nunca que los gobiernos democráticos superen los dogmas del capital, o del neo-capitalismo. La globalización y su toxicidad deben ser enfrentadas por alguien de forma, evidentemente, pacífica y sistemática.


Continuará...

Posdata: 
Las erratas del sistema en que vivimos hoy son graves, sistemáticas, y sistémicas.

Dentro del Sistema 6. Impuestos.

La pregunta asterisco solo puede ser respondida desde la humildad, la retroalimentación, la generosidad, y el equilibrio de recursos entre los homínidos. La concentración de poder, de derechas, de izquierdas, o de centro, debe minimizarse y no maximizarse. Los recursos limitados deben redistribuirse ética y pacíficamente. Las personas, diferentes y enriquecedoras, deben poder moverse sin violencia o miedos en el sistema. Deben aportar lo bueno que hay en ellas sin miedo a perder. Deben vivir con dignidad. Eso solo puede hacerse desde la paz y desde el respeto entre seres de múltiples culturas y potenciales.

Un conferenciante, del que escribí en este entorno vomitivo, ya comentó que la globalización no puede frenarse, pero sí pueden hacerse cosas interesantes, éticas y solidarias, a nivel local. Es una pena que este tipo de afirmaciones sean presumiblemente muy ciertas.  Para mí, un pobre iluso, una población crítica y constructiva sí podría controlar a los gobernantes de los estados en lugar de ser controlada , o manipulada, por ellos. Absurdo y muy real.

Los medios de comunicación de masas, ese cuarto poder del que tanto se escribe, sí podrían hacer mucho más si no tuviesen los sesgos de sus pagadores. Tendrían que controlar a los gobernantes para que, dado que el que paga manda, nosotros, la mayoría del pueblo pagador, mandásemos sobre ellos, y así ellos defendiesen, de facto, los intereses de la gente que paga impuestos directos e indirectos.

Es una paradoja, a parte de un gran absurdo, que mientras los pagadores de las corporaciones deciden el futuro de sus empresas, los pagadores de impuestos no sean defendidos por sus representantes democráticos y, por ende, no puedan decidir el futuro de sus países o estados. Es paradoja que los gobernantes de los pueblos, teóricamente democráticos, defiendan a las minorías y sus capitales en lugar de a sus pagadores mayoritarios. Constituye una anomalía global de las democracias. Si es que vivimos, realmente, en democracias, claro.

Repito. Sí normalmente el que paga manda. ¿Por qué la mayoría de la población, que vive en teóricas democracias, no manda sobre su clase política y representativa? ¿Es de recibo qué, con la escusa de necesitar dinero de fuera , los gobiernos no graven con impuestos a los inversores, pero sí graven a los trabajadores, para que así entre dinero en el sistema público?


Continuará...

Dentro del Sistema 5. Equilibrio.

Responder a la pregunta asterisco (*) requiere un nuevo paradigma donde las personas puedan esforzarse y ser valoradas de verdad. Auténticamente.

Reconozco que me estoy poniendo muy pesado en estas últimas reflexiones, pero estoy concentrando todo lo que he dicho aquí, en este entorno gris que antes era amarillo, sobre nuestro sistema y sus mejoras necesarias. Se trata de un pequeño esfuerzo de concentración y análisis de nuestro momento espacio-temporal terrestre, y mi momento junto a los demás, a esos llamados próximos y prójimos.

Se sabe, sabemos, que un cojo no podrá saltar, sin tecnología y con gravedad terrestre -por si las moscas-, dos metros de altura. Evidentemente, sería despropósito comparar lo que salta un cojo con lo que salta el campeón olímpico de salto de altura del año 2016. Y no se trata de menospreciar la cualidad de un gran saltador, se trata de valorar la diversidad homínida como riqueza social antes que como losa social, o losas sociales.

También es de perogrullo, pero tengo que escribirlo, que el esfuerzo debe ser valorado y debe anteponerse al oportunismo y la endogamia. Lo siento. Y respecto a la brillantez, aunque duela, debe ser valorada en su justa medida. Asunto bien complicado de cara a envidias, celos, agravios comparativos, y egos crecidos. La genialidad no debe bloquear el desarrollo personal de los que no son genios. Hace falta equilibrio ante una cuestión tan complicada cuando tenemos un sistema que alimenta la frustración, y hasta la rabia. Un sistema que cuando localiza a un genio lo coloca en un pedestal de ídolo, cosa que para mí es despropósito. La idolatría intensa genera demasiada sombra sobre los demás y todos no somos tan malos, ni tan iguales entre nosotros, pues lo que prima en el universo humano, repito, es la diversidad homínida de cualidades o potenciales. Hay que bajar la intensidad del foco y poner una bola con espejos.

La distinción exagerada perjudica a los demás seres que no poseen esas cualidades y qué, en consecuencia, se sienten inferiores. Desequilibrio evidente.

También hay que reconocer que no todos los ídolos tienen el mismo peso. El ganador de Gran Hermano 2020 no podrá tener el mismo peso que Newton, que Tesla, que Edison, o que Juan de la Cierva y su autogiro.

Continuará...

22 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 4. Postolimpismo

Inevitablemente, siquera de momento, vivimos en una dictadura encubierta que, todo hay que decirlo, es mejor  que otras dictaduras anteriores pues, por ejemplo, permite la circulación de ideas diversas dentro de sí. Menos mal.

El sistema que tenemos está basado en un dogma,  entre varios, que voy a llamar : Dogma de la posición según la posesión. Un error más entre muchos. Además, para más inri, esta idea-dogma crece en todos los ramales sociales reproduciéndose en muchas estructuras organizativas. Ejemplos:

-        Si posees reconocimiento social puedes poseer posición social.
-        Si posees dinero, puedes poseer posición social.
-        Si posees un buen cuerpo, puedes poseer posición social (y si no a coger coquinas).

Y un dogma parecido, o primo hermano, sería el de la posesión según el sacrificio:

-        Si posees capacidad de ahorro, puedes poseer seguridad en el tiempo de la sociedad.
-        Si posees un buen trabajo, puedes poseer seguridad en el tiempo de la sociedad.

Nuestro sistema, del que puedo escribir desde dentro porqué lo conozco, es muy mejorable, a parte de deplorable. Una de las primeras tareas que habría que desarrollar sería favorecer, en lugar de entorpecer, que la gente pueda realizarse con tareas que le permitan el acceso a recursos con los que poder moverse dentro del sistema con dignidad.

Que en nuestro sistema, como ya se vió prospectivamente en el pasado, vaya aumentando la automatización de la producción , junto a la deslocalización de las industrias en muchos lugares, ha provocado graves consecuencias laborales dado que hay otro dogma , o idea tóxica, que impera en todo el mundo empresarial por mucho que intenten enmascararlo con dulzainas. Se trata del dogma tóxico del máximo beneficio a cualquier precio social u homínido. Psicopatía en toda regla.

También impera el dogma de aprovechar la posición de poder para sacar tajada, o beneficiar a unos pocos. O el dogma olímpico que, pese a su elegancia histórica, se ha quedado arcaico. Habría que comenzar a pensar en un dogma más constructivo, en un dogma postolímpico y revisable.


Continuará

Dentro del Sistema 3. Injusto.

Retomando ideas de las entradas anteriores iniciar este artículo expresando que los dogmas presentes, incluso los futuros, están repletos , y estarán, de ideas conservadoras. Los dogmas de cualquier tipo son grupos solidos de argumentaciones estructuradas que no son receptivos a los cambios, a las nuevas ideas constructivas desde visiones externas al propio dogma. Por eso los dogmas son inevitablemente conservadores. Es su condición , una condición que tiene sus ventajas e inconvenientes.

Con todas estas proposiciones que he titulado “Dentro del Sistema” solo pretendo dar una respuesta a la pregunta (*) que ya enuncié en el primer artículo de esta nueva saga o secuencia de reflexiones Carenadas.

Es evidente que los humanos nos hemos movido siempre con recursos limitados y, en ocasiones, precarios e inexistentes (hambre). También es perogrullada expresar que la búsquda de recursos ha justificado guerras y , aún hoy, sigue justificándolas. Nuevo error del sistema. Barbarie y barbaridad.

Como es lógico, la limitación de recursos no obliga, en principio, al robo ni al enriquecimiento de unos a costa de otros, básicamente porque la concentración de recursos en pocas manos no es una buena idea para la mayoría, aunque sea una idea muy extendida y segregacionista. Además, dicha concentración es peor cuando se conocen las limitaciones psíquicas del animal-hombre. Esas limitaciones donde fácilmente, por ejemplo, unos homínidos se consideran superiores a otros. Nuevo error catastrófico.

Si queremos un futuro lleno de buenas ideas se hace necesario, casi obligatorio, mejorar la distribución de los limitados recursos, sean cuales sean. ¿Por qué? Porque muchos individuos pensando, o teniendo tiempo para ello, generarían más ideas desde ellos mismos, aportando al sistema su valor. El exito de un sistema así sería una cuestión puramente estadística. También sería importante que los miembros del sistema fuesen libres y muy considerados con los demás seres. ¿Utopía? ¿Libertad sin libertinaje?

Para mejorar nuestra convivencia sería muy necesario conocer las limitaciones de nuestros sentimientos y su influencia en la construción o destrucción de cosas y seres. Construir es más eficiente desde una visión ética del universo de los seres y  , si hay errores, se remodela el sistema, se recicla, se reconstruye, se modifica hacia el bien de la mayoría. Nada nuevo.

Evidentemente, el sistema socioeconómico que tenemos es muy deficitario e injusto. No responde la la pregunta asterísco (*). No la satisface ni de refilón.


Continuará

21 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 2

Las diferentes ideas sencillas y complejas, religiosas, filosóficas e, incluso, científicas, surgen de cualquier orden académico o no académico, y tienen una semilla. Una semilla desde la que pueden crecer nuevas ideas, y cuyo proceso, bien seguido, es infinito. Y expreso bien seguido ante el riesgo de que algunas ideas “chungas” nos lleven a la autodestrucción, momento en que se terminaron las ideas homínidas y sus cascadas secuenciales.

Es de perogrullo, aunque no lo parezca, que cualquier sistema social de homínidos, que quiera desarrollarse en el espacio-tiempo de las cosas, debe cuidar las ideas que percibe como sistema. Ante esa percepción tiene que elegir las que le gustan y, desde ese mismo lugar de aprendizaje y perfeccionamiento, debe desarrollar sus propias ideas como sistema social complejo. También es de perogrullo que esas ideas deben ser de caracter constructivo aunque, inevitablemente, algunas no cumplan ese requisito.

En consecuencia a lo argumentado hasta el momento, que no es algo nuevo ni lo pretende, se hacen necesarios sistemas constructivistas antes que segregacionistas, esclusivistas, o esclavistas, más o menos sofisticados.

En el tiempo histórico-homínido los sitemas han metido la pata muchas veces con ideas tóxicas o destructivas para cualesquiera homínidos. Y, desgraciadamente, siguen metiendo la pata constantemente con ideas inapropiadas o peligrosas para el sistema en sí, junto a sus miembros próximos y lejanos. Estupidez palpable e, incluso, evidente.

En un sistema de libre pensamiento, como en el que he vivido y vivo en este momento histórico, debería permitirse la libre circulación de ideas constructivas, pero no sucede así. ¿Por qué? Porque básicamente pensar o filosofar requiere replantearse el sistema continuamente, y lo que no es el sistema. ¡Hasta requiere replantearse la forma de vida de vez en cuando!

Cuando un sistema imperfecto no se replantea a sí mismo en el tiempo se convierte en dogmático. Y los dogmas, contra los que no tengo nada en contra sí son dogmas amantes de la paz, construyen un orden limitado y sesgado de la realidad. No son perversos en sí mismos , no se trata de eso, pero son bastante lógicos, estructurados, y limitados en ideas. Evidentemente, no puedo negar que los dogmas tienen mucho sentido humano y homínido. Se parecen, en cierta forma y manera, a los prejuicios que nos protegen socialmente pero no son suficientes para la felicidad de los miembros de la sociedad. Digamos que los dogmas son necesarios, y homínidamente muy lógicos, pero son insuficientes para mejorar cualquier sistema social y ético que se preste como mejorable en el espacio tiempo de las ideas.


Continuará

20 de octubre de 2016

Dentro del Sistema 1

Mi querida Jacaranda sigue insistiendo, con todo su cariño, en que tengo que controlar los gastos al máximo e  incluso, y sí es posible, ahorrar. No es que un animal como yo dercarte esta filosofía económica tan extendida y entendida. No se trata de eso. Esta reflexión de hoy solo pretende insistir en que esta actitud no fomenta el consumo, ni el consumerismo. Si se generaliza en el tiempo, llegará la parálisis del sistema tal como está montado. Llegará la parálisis y al poco tiempo la quiebra o ruptura.

Globalizar las dos clases sociales extremas, como en muchos países , no es una solución democrática. Los estados y sus representantes deben representar los intereses de las mayorías, pero no de las minorías, como actualmente sucede. Esta coyuntura solo expresa dictadura encubierta en los estados y paises llamados democráticos.

Sin consumo el dinero se mueve menos y al moverse menos pasa por menos manos generando menos riqueza en la zona ,o fuera de ella si los empresarios son negociantes internacionales que llevan su riqueza fuera de la zona de explotación y estudio. Bien es verdad que el sistema de consumo que tenemos no garantiza un consumo responsable, y menos aún una distribución correcta, o ética, de la riqueza que se crea con el movimiento de bienes, servicios y, por supuesto, de dinero en sí.

Es una gran verdad que el dinero es un recurso muy limitado para la mayoría de la población mundial . Grave error, antes que otra cosa. Si el dinero fuese más accesible se movería con más alegría dentro de una filosofía consumerista, o no consumerista. Se trata, siempre, de conseguir la complementariedad de ideas aparentemente opuestas. No consumerismo no es consumismo, ni al revés.


En definitiva: ¿Qué se puede hacer para, desde estas proposiciones, generar riqueza generalizada?   (*)

Para dar respuesta a esta pregunta repetiré ideas mías y de otros , como siempre, pues ,guste o no guste, las ideas surgen desde otras ideas.

Continuará