14 de agosto de 2016

Un Ser Ácido

No puedo expresar muchas cosas nuevas en este entorno. Es casi un imposible. Inevitablemente, y por coherencia Carenada, voy a teclear sobre un asunto recurrente, o repetido, que me preocupa bastante desde siempre. Voy a teclear sobre la soberbia y sus consecuencias.

Bien es verdad que es un defecto generalizado entre los homínidos terrestres del espacio tiempo del absurdo , que algunos relacionan con la autoestima mal llevada pero ignoro a que autoestima se refieren. La cosa es que es un defecto muy preocupante cuando afecta a los homínidos que tienen poder social o económico sobre otros. Chungo para muchos.

Me da asco lo que sigue ocurriendo. Me dan asco las injusticias y su perturbación en el tiempo. Estoy cansado de que el mal campe por doquier. El publicado y el no publicado, que también existe. La soberbia con poder, o el poder con soberbia, es de lo más repelente o repulsivo que siento y padezco. Estoy cansado de que se justifique sutilmente un mundo plagado de injusticias, un mundo de seres que se creen y sienten superiores a otros, un mundo hez, un mundo deplorable y muy mejorable.

Es evidente que mi seudónimo me ayuda a soltar mi frustración y dolor hacia los otros. El dolor propio y ajeno es mi dolor. Se produce una mezcla en mi mente de bicho. Dentro de mi mundo de frustración y represión, que no es otro que el mío, el dolor ajeno es mi dolor y, lógicamente, el dolor propio también. Tener el estomago lleno y muchas criticas sobre mi opción vital, no me ayuda ni me es suficiente. Incluso me tildan de mal criado , vago, o cosas parecidas. Cosas de envidias y bichos. Dolor y sentimiento de culpa. Remordimiento absurdo entre celos.

Tal como hago con frecuencia. Tal como hago hoy. ¡Compartid vuestro dolor! ¡No lo guardéis! ¡No lo acumuléis! Es peor. Peor para nosotros, para vosotros, y para todos.

Posdata: sería deseable que los que critican a los próximos se mirasen a sí mismos, mirasen su vidas y su caminar. Quizás criticarían menos a lo iguales o “inferiores”. Evidentemente, doy gracias a los que aceptan mi camino con sus consecuencias. A esos que no insisten en las consecuencias horribles de mi caminar. ¡Ya hice mi mili! Y mientras mi razón me acompañe tomaré opciones razonables. Vuestra preocupación ya ha sido mi preocupación. No insistáis. No seáis pesados. Por cierto, nadie vino al campo a trabajar , o a acompañarme, por un jornal durante nueve meses... Salvo mi familia. Gracias por haber estado ahí.

1 comentario:

  1. Tirolinean Sports14/8/16 18:48

    Carenado consigue la medalla de oro en explosión olímpica.

    ResponderEliminar