31 de agosto de 2016

Hay que mejorar el acceso al Dinero, o cambiar el Paradigma.



Podría expresar múltiples incongruencias de mi mundo, del mundo en que vivo con las demás personas. Podría escribir sobre el principio de esas incongruencias y el absurdo de muchos actos propios y ajenos. Pero no voy a hacer nada de eso. Voy, sencillamente, a seguir gritando el absurdo de las necesidades no satisfechas, de las injusticias universales, y de la falta de empleo donde no hay industria, dado que las empresas de servicios son temporales y están acotadas en recursos humanos.

Se está dedicando mucho esfuerzo a la red como lugar de negocios pero, sinceramente, es un lugar de negocios limitado por los posicionamientos y las grandes cifras estimadas, antes que reales. En la red ganan dinero aquellos que venden nuestros datos anónimos para que nos ofrezcan publicidad a nuestra medida o personalizada. No veo en la red mucho más negocio del que ya está montado. Solo intuyo que puedan caer unos para levantarse otros. Además, es un lugar de negocios que está eliminando otros que eran locales. Solo hay que mirar, por ejemplo, precios de terminales de telefonía en supermercados online, y precios de esos mismos terminales en una tienda de barrio. En ocasiones la diferencia en el precio asusta . Solo hay que mirar como marchan los negocios tradicionales, los negocios de barrio. A la crisis económica post-burbuja se ha sumado la deslocalización de algunos negocios hacia el mundo virtual, pero no se trata de que haya más trabajo, o mercado de trabajo, sino de que han migrado su lugar de ventas reduciendo costes humanos, o costes de mano de obra.

Jacarandá, que es un encanto, argumenta con razón que esta situación de menos recursos económicos implica un menor consumo y ya está pero , a mi pesar, yo voy un poco más allá. Sí el sistema que tenemos a nivel local, y real, está formado por personas que consumen poco, el dinero local no se mueve y surge cierta precariedad local que, poco poco, crece. Hace falta dinero de fuera, y el exterior está igual...o ese dinero externo no llega.   Esto se observa cuando se vive en un barrio con jubilados, subsidiados, y parados con prestaciones o sin prestaciones económicas. Huele a rancio por la falta de recursos económicos.

Repito, desgraciadamente, que si queremos mantener el sistema socieconómico que tenemos es necesario mejorar el acceso al dinero para la mayoría de la población. Me hace gracia la idea de los prestamos interbancarios a interés cero , cuando los bancos prestan con un porcentaje muy diferente. Un ejemplo: Un amigo ha estado solicitando un préstamo de cincuenta mil euros a un banco para devolvérselo en tres años, a mi amigo le va muy bien, y el prestatario que le pedía menos intereses le ofertaba que al final de la deuda debería haber devuelto cincuenta y ocho mil euros. El prestatario le cobraría algo menos de tres mil euros de intereses por año.

Las empresas de servicios no podrán sustituir a las del sector industrial... en un sistema socieconómico como el establecido. Las empresas que están en la red, tampoco. Tengo conocidos que hacen negocios en internet y ganan dinero pero, para el volumen de trabajo que desarrollan, los ingresos son precarios y mercantiles. Es decir, que sí se descuentan gastos sociales, entiéndase seguridad social , autónomo, u otros seguros, la cifra final es muy corta. Siento, en estos momentos, que la red ofrece precariado antes que un trabajo digno. No me parece interesante que se fomente el precariado. Tampoco me parece interesante que se incremente la falta de recursos económicos en las personas y en las familias. Dejen dinero a las familias con fecha de caducidad, para que consuman . Verán como consumen. Permitan que el dinero surja del trabajo en sí. Hay tecnología disponible y posibilidades. Si no se deciden por políticas de este tipo solo aumentará el número de pobres pues la relocalización de industrias , tras la deslocalización sufrida en el tiempo y el abaratamiento de la mano de obra, no ha llegado a Andalucía, por mucho que los medios se empeñen en camuflar esta situación de desequilibrio de sectores.

Desarrollar un dinero con fecha de caducidad, o un dinero que surge del trabajo en sí -sin estafas- , podría ser un transito hacia algo diferente. Podría ser una plataforma en el tiempo hacia un nuevo paradigma. Es necesario vivir con dignidad y el precariado actual, o el subsidiado -cuando lo hay-, no son soluciones constructivas para la psicología de la mayoría de los pobres, ni para desarrollar una vida digna.


Saludos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario