28 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. FIN.

Con esta entrada termino esta pequeña saga que he llamado: El Campo, o la Montaña, Imposibles.

Tras mis vivencias y sentimientos durante la búsqueda del campo ideal en prestaciones-precio puedo expresar, a modo de conclusión, que desde el punto de vista de la legalidad vigente, una legalidad que no es necesariamente justa, el acceso al campo está sesgado por el dinero disponible del comprador. Y no estoy escribiendo sobre cifras pequeñas, sino sobre cifras significativas, o muy duras, para la mayoría de los bolsillos de los españoles.

Si tienes dinero puedes ir al campo a probar suerte con tu negocio, o a vivir como un aparente ermitaño. Si no tienes dinero, y quieres ir al campo, púdrete o quédate donde estés, salvo que vayas como ocupa, chungo, o de alquiler, mejor.

Las cifras expresadas en la anterior entrada no son accesibles a muchos andaluces, y si se añade la construcción de infraestructuras permitidas, los costes se disparan más aún. No me cuadra que pueda recuperarse la inversión a corto o medio plazo, salvo que el municipio recalifique tu finca rustica como terreno urbano, asunto difícil aunque no imposible dentro de un Parque Natural. Y este aspecto de la recalificación lo voy a dejar en puntos suspensivos...


Es prohibitivo volver al campo en condiciones de propiedad. Es un tapón migratorio e impide, con gran precisión, la vuelta al campo para los pobres, que somos muchos. Es normal, muy normal, que los pobres se acumulen en las ciudades. Doy fe.

Se vuelve a hacer evidente ante mí que el paradigma en que vivimos es equívoco. O permitimos un acceso al dinero más fácil, y no tan limitado y sesgado como en la actualidad donde, por consideraciones matemáticas y experiencia, el dinero llama al dinero; o buscamos otro sistema de intercambio de bienes y servicios donde se premie el esfuerzo y se evite la discriminación de la escasez. ¿Y qué quiero decir con esta última frase? Pues que el dinero debe salir del trabajo en sí, y no de su disponibilidad , o no disponibilidad, en el pagador del objeto o servicio.

La palabra paradigma se usa mucho en múltiples entornos. Simplificando aquí , solo es un referente social respecto al que establecemos normas de convivencia y comportamiento. Y las normas y comportamientos pueden cambiarse e, incluso, mejorarse. Solo hay que comunicarse entre iguales que son distintos. Solo hay que comunicarse dentro de la paradoja de la diversidad de homínidos que están en la vida. Espero ser entendido pese a mi animalidad. Saludos.


5 comentarios:

  1. BBC Almonte29/8/16 11:27

    Alerta roja en Doñana tras haber visto a Carenado circulando por los alrededores con una hormigonera y el plano de una casa dibujado con rotuladores Carioca.

    ResponderEliminar
  2. Boletín Oficial del Tirolínea29/8/16 14:46

    El primer punto del acuerdo PP-Ciudadanos adjudica a Carenado una parcelita de secano en la Antártida.

    ResponderEliminar
  3. Lo que pasa en el Tirolínea queda en el Tirolínea29/8/16 16:23

    "Si tienes dinero puedes ir al campo a probar suerte"

    Y si quieres sembrar papas puedes ir a Las Vegas o a Montecarlo

    ResponderEliminar
  4. Carenado recalifica la maceta de geranios de su ventana para hacerse un dúplex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tirolinea Sésamo30/8/16 22:56

      Los nabucodonosorcitos que viven en la maceta demandan a Carenado por 10 millones y un kg de percebes.

      Eliminar