31 de agosto de 2016

Defensores de la gente sin concentración de Poder.



Hace un rato he visto a mi padre, y padre de mis hermanos, disfrutar escuchando a los políticos debatir en el congreso de diputados. Me alegra un montón que en estos momentos históricos seamos capaces de discutir, debatir, discutir de nuevo, argumentar, incluso sacar de quicio sin llegar a la violencia física. En el fondo de mi pesimismo no creo que ninguno de los políticos actuales pueda cambiar nuestra realidad socioeconómica a mejor, aunque me guste escribir sobre utopías, pero reconozco que si miramos tiempos pasados ha habido un avance en nuestra capacidad de debatir, aunque la mentira sea una herramienta sistemática y sistémica. Personas con diferencias ideológicas tremendamente enfrentadas, siquiera en apariencia pública y con secesiones territoriales por medio, son capaces de hablar en un lugar público sin pegarse. ¡Bravo! ¡Gracias!

Pienso, tristemente, que la clase política se ha beneficiado, y beneficia, de su posición de poder al administrar recursos gigantescos, sacados de impuestos y deuda pública, para una redistribución discutible, o para una mala administración de dichos recursos que, antes y después, no son suyos.

No tiene lógica, aunque suceda, que estos señores cobren sin resolver los problemas del pueblo soberano y resolviendo más bien los suyos. No tiene lógica desde la idea de lo que supone representar a alguien que ha confiado en tí, o en tu ente político. Es absurdo y real lo que sucede. Buenas condiciones laborales con suplementos cuando un porcentaje representado, y en crecimiento, pasa necesidades . Y en las necesidades entra que los dos miembros de una pareja tengan que trabajar sí o sí, dejando los niños en las guarderías, colegios, o con los abuelos. Precariado mientras los representantes están bien asalariados. No tiene lógica no sufrir las consecuencias de los propios actos. Lamentable y muy mejorable.

Tras tantos años de existencia me opongo a el aumento del poder en las personas. ¡No al incremento de poder de señores que están posicionados en estructuras supranacionales! Básicamente por la incapacidad humana de enfrentarse a su erótica. El poder es demasiado atractivo y debe tener limites pequeños o medios. Y, cuidado, que el comunismo pasó el poder de unos a otros que fueron los miembros del partido, utilizando al pueblo como siervo ideológico. ¡OJO! Las estructuras de poder deben ser recortadas, o “recortadillas” , para ser controladas por la soberanía popular. La idea de Europa ha dejado de ser atractiva para mi , en tanto en cuanto surge una perdida de soberanía y control democrático del gasto de los impuestos cobrados, y del endeudamiento, por mucho que votemos para el parlamento europeo. No lo quiero. No quiero una Europa administrativa y con “gangrenas” en nómina. Creo que ha sido un error donde han entrado elementos no deseados para el bien común. Cosas de bichos. Lo siento. Libre circulación de personas en Europa sí, pero nada de centralizaciones de poder que pierden el norte y pagan nóminas gigantes. El chollo debe terminar.


Y para concluir hoy expresar que los representantes democráticos deben ser defensores de los intereses de los representados, y no de minorías económicas que interesan a los representantes, a sus amigos, o a sus familiares. ¡Basta! ¡No os vendáis más! Que el capital se defiende muy bien solo. Defended de forma pacífica a la gente de una vez por todas. ¡Basta de teatros! Y ¡Gracias por debatir!

Hay que mejorar el acceso al Dinero, o cambiar el Paradigma.



Podría expresar múltiples incongruencias de mi mundo, del mundo en que vivo con las demás personas. Podría escribir sobre el principio de esas incongruencias y el absurdo de muchos actos propios y ajenos. Pero no voy a hacer nada de eso. Voy, sencillamente, a seguir gritando el absurdo de las necesidades no satisfechas, de las injusticias universales, y de la falta de empleo donde no hay industria, dado que las empresas de servicios son temporales y están acotadas en recursos humanos.

Se está dedicando mucho esfuerzo a la red como lugar de negocios pero, sinceramente, es un lugar de negocios limitado por los posicionamientos y las grandes cifras estimadas, antes que reales. En la red ganan dinero aquellos que venden nuestros datos anónimos para que nos ofrezcan publicidad a nuestra medida o personalizada. No veo en la red mucho más negocio del que ya está montado. Solo intuyo que puedan caer unos para levantarse otros. Además, es un lugar de negocios que está eliminando otros que eran locales. Solo hay que mirar, por ejemplo, precios de terminales de telefonía en supermercados online, y precios de esos mismos terminales en una tienda de barrio. En ocasiones la diferencia en el precio asusta . Solo hay que mirar como marchan los negocios tradicionales, los negocios de barrio. A la crisis económica post-burbuja se ha sumado la deslocalización de algunos negocios hacia el mundo virtual, pero no se trata de que haya más trabajo, o mercado de trabajo, sino de que han migrado su lugar de ventas reduciendo costes humanos, o costes de mano de obra.

Jacarandá, que es un encanto, argumenta con razón que esta situación de menos recursos económicos implica un menor consumo y ya está pero , a mi pesar, yo voy un poco más allá. Sí el sistema que tenemos a nivel local, y real, está formado por personas que consumen poco, el dinero local no se mueve y surge cierta precariedad local que, poco poco, crece. Hace falta dinero de fuera, y el exterior está igual...o ese dinero externo no llega.   Esto se observa cuando se vive en un barrio con jubilados, subsidiados, y parados con prestaciones o sin prestaciones económicas. Huele a rancio por la falta de recursos económicos.

Repito, desgraciadamente, que si queremos mantener el sistema socieconómico que tenemos es necesario mejorar el acceso al dinero para la mayoría de la población. Me hace gracia la idea de los prestamos interbancarios a interés cero , cuando los bancos prestan con un porcentaje muy diferente. Un ejemplo: Un amigo ha estado solicitando un préstamo de cincuenta mil euros a un banco para devolvérselo en tres años, a mi amigo le va muy bien, y el prestatario que le pedía menos intereses le ofertaba que al final de la deuda debería haber devuelto cincuenta y ocho mil euros. El prestatario le cobraría algo menos de tres mil euros de intereses por año.

Las empresas de servicios no podrán sustituir a las del sector industrial... en un sistema socieconómico como el establecido. Las empresas que están en la red, tampoco. Tengo conocidos que hacen negocios en internet y ganan dinero pero, para el volumen de trabajo que desarrollan, los ingresos son precarios y mercantiles. Es decir, que sí se descuentan gastos sociales, entiéndase seguridad social , autónomo, u otros seguros, la cifra final es muy corta. Siento, en estos momentos, que la red ofrece precariado antes que un trabajo digno. No me parece interesante que se fomente el precariado. Tampoco me parece interesante que se incremente la falta de recursos económicos en las personas y en las familias. Dejen dinero a las familias con fecha de caducidad, para que consuman . Verán como consumen. Permitan que el dinero surja del trabajo en sí. Hay tecnología disponible y posibilidades. Si no se deciden por políticas de este tipo solo aumentará el número de pobres pues la relocalización de industrias , tras la deslocalización sufrida en el tiempo y el abaratamiento de la mano de obra, no ha llegado a Andalucía, por mucho que los medios se empeñen en camuflar esta situación de desequilibrio de sectores.

Desarrollar un dinero con fecha de caducidad, o un dinero que surge del trabajo en sí -sin estafas- , podría ser un transito hacia algo diferente. Podría ser una plataforma en el tiempo hacia un nuevo paradigma. Es necesario vivir con dignidad y el precariado actual, o el subsidiado -cuando lo hay-, no son soluciones constructivas para la psicología de la mayoría de los pobres, ni para desarrollar una vida digna.


Saludos.


28 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. FIN.

Con esta entrada termino esta pequeña saga que he llamado: El Campo, o la Montaña, Imposibles.

Tras mis vivencias y sentimientos durante la búsqueda del campo ideal en prestaciones-precio puedo expresar, a modo de conclusión, que desde el punto de vista de la legalidad vigente, una legalidad que no es necesariamente justa, el acceso al campo está sesgado por el dinero disponible del comprador. Y no estoy escribiendo sobre cifras pequeñas, sino sobre cifras significativas, o muy duras, para la mayoría de los bolsillos de los españoles.

Si tienes dinero puedes ir al campo a probar suerte con tu negocio, o a vivir como un aparente ermitaño. Si no tienes dinero, y quieres ir al campo, púdrete o quédate donde estés, salvo que vayas como ocupa, chungo, o de alquiler, mejor.

Las cifras expresadas en la anterior entrada no son accesibles a muchos andaluces, y si se añade la construcción de infraestructuras permitidas, los costes se disparan más aún. No me cuadra que pueda recuperarse la inversión a corto o medio plazo, salvo que el municipio recalifique tu finca rustica como terreno urbano, asunto difícil aunque no imposible dentro de un Parque Natural. Y este aspecto de la recalificación lo voy a dejar en puntos suspensivos...


Es prohibitivo volver al campo en condiciones de propiedad. Es un tapón migratorio e impide, con gran precisión, la vuelta al campo para los pobres, que somos muchos. Es normal, muy normal, que los pobres se acumulen en las ciudades. Doy fe.

Se vuelve a hacer evidente ante mí que el paradigma en que vivimos es equívoco. O permitimos un acceso al dinero más fácil, y no tan limitado y sesgado como en la actualidad donde, por consideraciones matemáticas y experiencia, el dinero llama al dinero; o buscamos otro sistema de intercambio de bienes y servicios donde se premie el esfuerzo y se evite la discriminación de la escasez. ¿Y qué quiero decir con esta última frase? Pues que el dinero debe salir del trabajo en sí, y no de su disponibilidad , o no disponibilidad, en el pagador del objeto o servicio.

La palabra paradigma se usa mucho en múltiples entornos. Simplificando aquí , solo es un referente social respecto al que establecemos normas de convivencia y comportamiento. Y las normas y comportamientos pueden cambiarse e, incluso, mejorarse. Solo hay que comunicarse entre iguales que son distintos. Solo hay que comunicarse dentro de la paradoja de la diversidad de homínidos que están en la vida. Espero ser entendido pese a mi animalidad. Saludos.


23 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. Cuarta Parte.


La limitación de la dictadura del capital es más evidente que la anterior limitación expresada. Si tienes cuartos puedes comprarte una finca mayor de seis hectáreas, construir una casa apañada con servicios respetuosos con el medio ambiente, y constituir una empresa agrícola para que explote los recursos naturales de la finca respetando el Parque Natural. Medio ambiente te dejará con un proyecto viable por delante, medio-ambientalmente hablando, claro. Esta idea es muy interesante y bonita pero, en la práctica, cara o carísima dado el poder adquisitivo de muchos homínidos españoles , y conocido el coste de las fincas rústicas en la sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Entiendo que explotar los recursos naturales de un terreno privado que está dentro de un Parque Natural genera empleo local, más o menos duradero, o autoempleo en el propietario, pero la inversión necesaria es alta y la rentabilidad económica de lo adquirido es una gran interrogación. A continuación expreso mis averiguaciones que, sinceramente, no dejan de ser datos parciales al surgir de localizaciones muy próximas al precioso pueblo de Aracena (Huelva).


1- Seis hectáreas y media cerca de Linares de la Sierra llenas de alcornoques entre lomas y sin casa o techo, aparte de una caseta de cazadores desmoronada. Acceso con 4x4 a través de carril de arena de 2 a 5 Km (según desde donde entres). ¡Ojo!  Ir en helicóptero está prohibido por la ley de Parques Naturales :) .
75.000€

2- Tres hectáreas con molino restaurado, almacén, alcornoques, olivos y varios pozos a un kilómetro de Aracena. Acceso con carretera comarcal asfaltada.
300.000€

3- Tres hectáreas a un kilómetro y medio de Aracena con casa, almacén, y un pozo legales. Acceso por carril de tierra compartido con ruta senderista Aracena-Linares de la Sierra. Finca ,mayoritariamente, plantada de olivos.
150.000€

4- 1/3 de hectárea a un kilómetro del Lidl y del Mercadona de Aracena con Casa Guarda, olivos, y sin pozo. Casa Guarda es un tipo de construcción antigua que tienes que respetar íntegramente en la reconstrucción total, antes que parcial. La casa guarda parecía un auténtico escenario posterior a un bombardeo . Eso sí, era una casa guarda deteriorada y muy bien tapada con una uralita nueva.
58.000€

5- Media hectárea a kilómetro y medio de Fuenteheridos con pozo artesiano y permiso de construcción de casa de aperos de 20 m2. Punto. Acceso con carretera comarcal asfaltada. La finca a la que más vueltas le he dado, y sobre la que ya he escrito en artículos anteriores.
25.000€

6- Una hectárea y media de terreno con cerro, zona de huerto, y casa de aperos ya construida de 30m2. Situada a dos kilómetros de Fuenteheridos, con pozo, y con acceso mediante carril de tierra de algo menos de un kilómetro de longitud.
50.000€

Estas breves averiguaciones, con cierta controversia, se han debido a cuestiones Carenadas y familiares. Una primera conclusión, tremendamente evidente, es que sí no tienes dinero la vuelta al campo, donde vivían muchos de nuestros antepasados, es un imposible. De ahí el uso de esta triste palabra en el título de esta pequeña saga.


Continuará. 

20 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. Tercera Parte.


En la sierra de Aracena y Picos de Aroche, lugar donde se ama la naturaleza, el turismo, y el digno beneficio de los negocios locales, hay un cierto resentimiento ante las diferentes varas de medir que se aplican cuando hay que darle norma, y forma, a una finca rústica según sea propiedad de un homínido u otro. Según quien sea el homínido actúan unas normas, o las contrarias.

Parece que se cumple el principio de asimetría, o parcialidad administrativa, y , evidentemente, los principios de envidia y celo. Asunto de peso y de cabreo. Normal. Los homínidos se enfadan cuando se sienten injustamente tratados. Y he escrito, con todo el propósito, ”se sienten” pues no siempre se tiene acceso a la información necesaria que serviría, si existiese, para el juicio justo sobre las diferentes decisiones administrativas.


Al final, dados mis pobres recursos y la polémica, desestimé la iniciativa. Según la técnico de medio ambiente, que fue asertiva y educada, no quieren más asentamientos urbanos en la sierra, salvo que la finca sea grande y busque la explotación del medio respetando la conservación del parque Natural. Punto. 

En la práctica he visto, y me han contado, irregularidades ante estas proposiciones. Irregularidades como fincas rústicas pequeñas con casas grandes. No deseaba, ni deseo, ni desearé, que tiren la casa a alguien, pero tampoco me ha gustado que no me dejasen construir mi nueva cueva. Una cueva chiquitita. Me sentí injustamente tratado, aunque con educación. Y no me llevaron al cuartelillo, menos mal. 

Para mesurar las palabras de hoy, de esta saga de despropósitos sentidos y vividos, tengo que agradecer a la técnico de la Junta de Andalucía que en una primera entrevista nos pasase, a mi padre y a mí, un precioso manual con PORN/PRUG/PDS del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Entiéndase: Plan de Ordenación de Recursos Naturales, Plan Rector de Uso y Gestión, y Plan de Desarrollo Sostenible. Muchas gracias y saludos.

Continuará.


18 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. Segunda Parte.


Las zonas que elegí para mi presumible traslado chisme-homínido , por aquello de la riqueza de cacharros, estaban sometidas a normas conservadoras del medio ambiente que, visto lo visto o sentido lo sentido, son poderosamente parciales antes que imparciales, como debería ser ética y administrativamente... Pero somos bichos y el que escribe, inevitablemente, también es un bicho.

Elegí la sierra norte de Huelva como posible asentamiento futuro para un servidor porqué me gusta. Aunque según Jacarandá ese deseo se debe a alguna recurrencia de sangre pasada que me lleva allí, hacia ese lugar. Herencia.

Según Ele , respecto a Elle, se hace evidente que no hay más sierra en España que la de Huelva, y su centro tiene el único nombre de Cortegana. Pero esta idea de Ele no es más que humor absurdo con guasa sana y de pasado. Guasa que hoy cuadra en esta absurda entrada Carenada. Un artículo que es continuación del anterior.

Volviendo al tema, localicé una finca rústica cerca de Fuenteheridos con media hectárea de terreno, un pozo artesiano, y una logística buena y asfaltada, antes que de tierra en forma de carril con baches. Con la nota simple y entusiasmado, y conociendo el hecho de varias construcciones próximas y apañadas , soñé con que podría construir una casita de cincuenta o sesenta metros cuadrados. Sueño vanal. Semi-pesadilla mezclada con envidia. La técnico de medio ambiente me dejó muy claro que solo iba a permitirme una nave de aperos de veinte metros cuadrados. Punto. Fue muy clara la técnico y su asertiva actitud. Un primo hermano al que aprecio mucho ya me había anticipado algo al respecto. Tuve que darle la razón.

Teóricamente, para poder construir una casa en una finca rústica que pertenece a un parque natural es necesario que la finca sea mayor de seis hectáreas y que , a través de una empresa agrícola o de una autónomo agrícola, se exploten los recursos de dicha finca respetando el entorno natural y sus susodichos recursos: corcho, bellota, ganado permitido o autóctono, miel, leña, etc...

En la práctica de la rumorología también sirve ser amigo del alcalde o de algún técnico municipal, estar en el taco, tener amistades dentro de la Consejería de Medio Ambiente, o hacerte amigo del Seprona cuando visite tu finca para inspeccionar tus instalaciones y tu actividad.


Continuará.

14 de agosto de 2016

El Campo ,o la Montaña, Imposibles. Primera Parte.


Por razones cortoplacistas y enajenadas he estado buscando, sin conseguirlo, un terreno en el campo donde practicar la imposible idea de la autosuficiencia, la contemplación, la investigación, la filosofía, el trabajo por cuenta ajena cuando surja, y el estudio permanente o perpetuo, que también sirve.
Ese ansia, o deseo, de autosuficiencia se basa inevitablemente en un cierto carácter aislacionista, pero no creo que buscar la autosuficiencia imposible sea una actitud antisocial, o potencialmente antisocial. No lo veo así.

En el pasado de este entorno, que ha cambiado de dominio, he expresado con cierta comicidad Carenada la metáfora de irme a la montaña, como en la famosa copla trianera, pero siempre ha sido una falacia hasta que hace unos meses, muy seriamente, me estuve planteando el irme a vivir a la naturaleza, con la naturaleza, cosa que después de darle vueltas se me ha tornado un imposible Carenado al darme cuenta de que formo parte de un engranaje de costumbres pacíficas , junto a otros homínidos, donde el dinero, y otras formas de intercambio, son herramientas muy usadas por la voluntad animal de mis congéneres, y por mi voluntad del sino de las cosas que vivo como bicho.
No puedo prescindir de muchas costumbres que relaciono, sinceramente, con la comodidad o el bienestar. Y no se trata de ser un vago. Se trata de que para volver al campo , o a la montaña, existen poderosas razones que han frenado el hecho. De momento, el bicho Carenado no va hacia la montaña:

1- El campo, y la montaña, se han convertido en entornos administrativo-parciales antes que imparciales.

2- Campo y montaña están sometidos a la dictadura del capital, siquiera en entornos como la sierra de Aracena y Picos de Aroche, aunque doy fe de que existen muchos más lugares afectados por la ley del capital. El precio de las fincas rústicas está por las nubes. Siquiera en los lugares donde he buscando.

3- No me he planteado, en ningún momento, buscar una finca o terreno en renta o alquiler. Solo he buscado terrenos en venta para , hipotéticamente, adquirir la propiedad en lugares bonitos y relativamente próximos a Sevilla.

Explicaré con profundidad ,en próximas entradas, las limitaciones una y dos.


Saludos.

Un Ser Ácido

No puedo expresar muchas cosas nuevas en este entorno. Es casi un imposible. Inevitablemente, y por coherencia Carenada, voy a teclear sobre un asunto recurrente, o repetido, que me preocupa bastante desde siempre. Voy a teclear sobre la soberbia y sus consecuencias.

Bien es verdad que es un defecto generalizado entre los homínidos terrestres del espacio tiempo del absurdo , que algunos relacionan con la autoestima mal llevada pero ignoro a que autoestima se refieren. La cosa es que es un defecto muy preocupante cuando afecta a los homínidos que tienen poder social o económico sobre otros. Chungo para muchos.

Me da asco lo que sigue ocurriendo. Me dan asco las injusticias y su perturbación en el tiempo. Estoy cansado de que el mal campe por doquier. El publicado y el no publicado, que también existe. La soberbia con poder, o el poder con soberbia, es de lo más repelente o repulsivo que siento y padezco. Estoy cansado de que se justifique sutilmente un mundo plagado de injusticias, un mundo de seres que se creen y sienten superiores a otros, un mundo hez, un mundo deplorable y muy mejorable.

Es evidente que mi seudónimo me ayuda a soltar mi frustración y dolor hacia los otros. El dolor propio y ajeno es mi dolor. Se produce una mezcla en mi mente de bicho. Dentro de mi mundo de frustración y represión, que no es otro que el mío, el dolor ajeno es mi dolor y, lógicamente, el dolor propio también. Tener el estomago lleno y muchas criticas sobre mi opción vital, no me ayuda ni me es suficiente. Incluso me tildan de mal criado , vago, o cosas parecidas. Cosas de envidias y bichos. Dolor y sentimiento de culpa. Remordimiento absurdo entre celos.

Tal como hago con frecuencia. Tal como hago hoy. ¡Compartid vuestro dolor! ¡No lo guardéis! ¡No lo acumuléis! Es peor. Peor para nosotros, para vosotros, y para todos.

Posdata: sería deseable que los que critican a los próximos se mirasen a sí mismos, mirasen su vidas y su caminar. Quizás criticarían menos a lo iguales o “inferiores”. Evidentemente, doy gracias a los que aceptan mi camino con sus consecuencias. A esos que no insisten en las consecuencias horribles de mi caminar. ¡Ya hice mi mili! Y mientras mi razón me acompañe tomaré opciones razonables. Vuestra preocupación ya ha sido mi preocupación. No insistáis. No seáis pesados. Por cierto, nadie vino al campo a trabajar , o a acompañarme, por un jornal durante nueve meses... Salvo mi familia. Gracias por haber estado ahí.