30 de julio de 2016

Un Accidente a Estudiar


Éste asunto de hoy. Éste que va a ocupar las palabras que siguen. Es un asunto delicado, muy delicado. Delicado para un técnico patatero como yo , entre mis diversas formaciones, que gusta del mundo de las siderúrgicas y de la industria, pero no así. NO de la manera que sigue o narro. Me gusta el empleo que genera la industria, incluso me gustaría generarlo con la idea CareAgua, siquiera en mis libros de ciencia ficción, pero no de esta manera que me han contando hace poco. Los accidentes hay que minimizarlos. Existen normas y leyes de prevención y, según me cuentan, se han saltado varias. Es un asunto grave.


En el tecleo de hoy no puedo evitar que mis egos estén presentes, tampoco que lo esté mi ego y su yo, si les parece. Como ustedes vean o entiendan, pero allí voy hoy con mis letras porqué tengo que ir. Necesito teclear en al absurdo, aunque teclee con cierto temor a mis intereses, pero dado que soy un aficionado perpetuo, incluso un perdedor permanente, inicio mi denuncia de hoy tras cierto conocimiento verbal de segundo orden. Y con segundo orden quiero expresar que se trata de una persona muy próxima al accidentado.

Una apreciada vecina, que no es la que indiqué el otro día que siempre vota al PP, me ha dicho entre lágrimas que su esposo, su compañero, se ha caído desde una altura de ocho metros y medio contra un suelo de hormigón mientras trabajaba en una empresa siderúrgica de Jerez de los Caballeros. Parece ser que no llevaba el arnés y, en estos momentos tras pasar por la UVI, está en planta con múltiples huesos rotos del lado derecho de su cuerpo y varios derrames, o como se llame el daño producido en su cabeza tras varios impactos de esta contra el suelo. Solo pensarlo sitúa mis gónadas en la garganta. Sufro. Nadie se merece el dolor. No lo entiendo. Pero este asunto del dolor absurdo es otro asunto distinto al accidente que denuncio y narro.

Lo peor de todo, en una España con mucha necesidad de trabajo para muchos de sus habitantes, es que , por lo visto:

- Están realizando jornadas de doce horas, o más, porqué hay urgencia ¿Urgencia de qué? ¿Qué es esto? ¿Las galeras?

- En poco tiempo otro compañero perdió varias falanges de una mano, y otro se ha quemado el 50% de la piel...

¿Qué está pasando en Jerez? ...en Jerez de los Caballeros.
¿Para qué sirve la prevención de riesgos laborales?
¿Está cumpliendo su propósito la prevención ante tanta obsesión por la máxima productividad?
¿El razonable que tu propio cliente te presione, sin presionarte, para que los documentos de prevención estén en orden, sin que estén en orden las auténticas medidas de prevención? 

Espero y deseo que mi vecino mejore. Rezaré por él. Hacedlo ustedes si os parece bien. Podéis rezar por él , o por otro accidentado. Gracias.

1 comentario:

  1. Anónimo31/7/16 0:06

    "¿Para qué sirve la prevención de riesgos laborales?"

    Por lo visto, en Jerez de los Caballeros para abanicar con la Ley a los accidentados.

    ResponderEliminar