30 de junio de 2016

Sobre la Expresión Artística


Antes de esta absurda bitácora conocía varios autores y autoras, a cual de ellos más curioso e interesante aunque ahora mismo pueda parecer un simple adulador. 
Después de iniciar esta bitácora de bytes entre bytes he conocido más autoras y autores , aún, y no dejo de flipar, o gozar, leyendo como perciben el mundo o cómo, y de que manera, inventan historias desde su puño y letra. En base a todo esto, y sabiendo de mi envidia sana, me gusta animar a que escriba todo aquel, o aquella, que goce con el acto de escribir en el tiempo. 

Es deseable y de perogrullo que la vocación se desarrolle y podamos disfrutarla los otros en el tiempo de los seres y en la ocasión de la lectura del libro que se cruza, o del texto que se cruza. Es necesario crear y , más allá de laudos y premios, la expresión artística es sumamente necesaria. Es más necesaria que nunca. Es el arte, sin clasificación y en estado puro, el que empuja el sentido de la circulación de la vida para todo aquel que lo expresa a su "nivel" y, sinceramente, sí hay "niveles", que lo dudo. También es muy importante buscar la propia expresión artística y su goce, antes que la propia vanidad tan emparentada con el éxito , o reconocimiento social, estando en vida.

Un amigo, compañero, y militar, que actualmente está en reserva, me dijo una vez que la mayoría de los artistas pasaban, o habían pasado, mucha necesidad en sus vidas. Asunto que es verdad. Una vida enfocada exclusivamente al arte puede ser una catástrofe económica, aunque el autor tenga, o posea, un alto nivel de satisfacción interna o goce personal. 

En definitiva, la expresión artística debe ser un acto de goce sincero donde poder condensar defectos, manías,miedos,traumas,rencores,sueños,deseos, justificaciones, otros mundos, goces, amores, frustraciones, ... Todo aquello que forma parte de la propia humanidad vivida, fantaseada e, incluso, imaginada. 

Es mucho mejor crear antes que reprimir. Reprimir pesa aunque se piense, o crea, que los defectos, o demonios interiores, pueden eliminarse o desintegrarse. La catársis de los defectos , o de las frustraciones y sus deseos incumplidos, solo crece, o surge, desde la transformación artística antes que desde la destrucción o represión del defecto. Así lo siento y veo aunque suene Freudiano o equívoco.

 ¡Viva el arte! Y que fluya la envidia sana. 

Evidentemente, aunque he focalizado la reflexión sobre la escritura y su lectura, todo lo anterior es ampliable a las demás formas y maneras de expresión artística propias de los homínidos del pasado, del presente, y del futuro. 

¡A gozar creando! ¡Vamos! ¡Vamos!