14 de mayo de 2016

Antes que Orgullo, Vanidad.

Los pecados capitales van tocando su última campanada. Entro, inevitablemente, en el orgullo. ¿Y qué puedo decir sobre el orgullo? Pues ,sinceramente, no mucho ni muy claro, pero voy a intentar escribir algo sobre él. La verdad es que leyendo su definición en el diccionario de la RAE de 1992, existe un orgullo que puede nacer de causas nobles y virtuosas. ¿Entonces? ¿Es un pecado, o no? ¿No sería mejor cambiarlo por la palabra vanidad? Ya empiezo con los bloqueos semánticos, y no semánticos. Redundo con otra frase: ¿Es pecado sentirse orgulloso de una tarea bien realizada?


Por razones personales, limitadas a esta entrada de hoy que presenta su ambigüedad en mi mundo de conceptos Carenados de carácter paranoico, voy a escribir sobre la vanidad a nivel general y a nivel particular. Voy a encontrarme más cómodo escribiendo sobre el pecado de la vanidad. Queda claro que en cualquier momento podré estar equivocado, pero es lo normal en este entorno. Asumo que cuando pienso y opino puedo estar equivocado, pero ambas cosas, pensamiento y opinión, son necesidad. Son necesidad Carenada en tiempos absurdos, en tiempos como los de hoy.

Un siervo de la edad media no se planteaba muchas cosas. Un siervo de hoy tampoco se las plantea, aunque piense que es más , o es distinto, al siervo que vivió en la Edad Media. Son las cosas del egocentrismo del ahora. La adaptación patatera del homínido es así, y entiéndase como patatera a una forma semejante a la de una patata. No pienso que seamos muy diferentes a los hombres y mujeres que vivieron en la Edad Media. A buen seguro eran resistentes a los cambios, o a las visiones distintas sobre la vida. Seguro que eran tan mediocres como nosotros, siquiera la mayoría de ellos.


A nivel general la vanidad está presente, pero no siempre es bien considerada socialmente. En cierta forma y manera las personas vanidosas son criticadas públicamente. Se las considera arrogantes, ególatras, repelentes... Es una actitud que es considerada un claro defecto en la personalidad del vanidoso, o de la vanidosa. Pecador o pecadora de facto.
El orgullo sí es más entendido y respetado socialmente. Se ve bien sentirse orgulloso de ganar un mundial, de ganar un concurso, de pertenecer a la academia de la lengua, etc.... ¿Será un pecado capital con trampa? No percibo el orgullo como pecado y lo he derivado a vanidad, pero ...¿Será un pecado evidente que yo no veo? ¿Estaré absorbido dentro del orgullo, y por eso no puedo reflexionar con claridad ?


Particularmente me considero orgulloso de mi opción vital pese a todas las razonables críticas, y pese a mi pobreza. Dada mi media centuria quiero apostar por hacer lo que me gusta mientras pueda o mientras me dejen, evidentemente. Me siento orgulloso de poder ser un poco libre de elegir que hago con mi tiempo de vida en estos momentos. Me siento orgulloso de tener personas a las que quiero, pese a llevarme mejor o peor con ellas. No me importan ciertas dificultades en las relaciones afectivas mientras las dos partes compartamos cariño, e historias , en el tiempo de los objetos y los sujetos. Me siento orgulloso de este blog tan absurdo y gris. Me siento orgulloso de la metáfora que es Constantino Carenado, mi querido seudónimo. Evidentemente puede que el orgullo lo tenga hincado en el cerebro, y no me deje ver ,ni percibir, mi mezquindad. No puedo negar esa posibilidad.

Para terminar. ¿Tiene futuro una sociedad que se siente orgullosa de sus avances sociales y materiales? ¿Tiene sentido una sociedad que se siente orgullosa de intentar ser más justa cada día? ¿Tiene sentido que los cofrades se sientan orgullosos de su hermandad, o de la semana santa? Me siento orgulloso, aunque no lo parezca, de que dentro de sistema social que tanto critico haya cosas buenas, que las hay. Lo que sucede es que escribir sobre cosas buenas en tiempos de vampiros de lo ajeno, ladrones de alta y baja gama, es demasiado considerado. No puedo ser educado ante personas sin moral ni ética. No puedo ser educado ante corporaciones enfermas de codicia. Lo siento. Discúlpenme.

No veo peligro en el orgullo bien entendido, pero puede que esté ciego de orgullo y no pueda ver sus inconvenientes. Pobre y egocéntrico Carenado.
Sí me preocupa, y con esto termino, el momento en que el orgullo se convierte en vanidad y los demás comienzan a ser seres que están en un segundo, o tercer plano. Me preocupa cuando comienza , inevitablemente, la segregación de algún tipo. Y segregar es demasiado fácil. A los humanos nos encanta.


Camuflada está la vanidad. Es tan sutil.

8 comentarios:

  1. "No puedo ser educado ante personas sin moral ni ética."

    Carenado cortándose las uñas de los pies en la puerta del Congraso

    ResponderEliminar
  2. No se confirma que Carenado vaya a cantar "La Ramona" esta noche en Eurovisión sustituyendo a Barei.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, visto lo vistom quizás hubiera sido mejor La Ramona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a cantar "Tócame el chow chow" en Eurovision, lo que pasa es que le requisaron en el aeropuerto la guitarra en forma de hacha y las mallas de leopardo.

      Eliminar
  4. Continúa ardiendo el montón de neumáticos del taller de Carenado. Se sospecha que lo está aprovechando pa hacer tostadas.

    ResponderEliminar
  5. Carenado ha declarado que no acudirá a ningún cumpleaños de Isabel II hasta que no le devuelva la corona normanda que perdió durante la invasión a las islas británicas.

    ResponderEliminar
  6. La última vez que Carenado fue al fútbol en vez bandera llevaba un estandarte romano.

    ResponderEliminar
  7. La primera vez llevaba un dólmen.

    ResponderEliminar