14 de abril de 2016

Los Pecados Capitales



Cuando era adolescente una tía mía, a la que quiero mucho, me regaló un libro sobre los siete pecados capitales. Hasta ese momento no los conocía, y ahora , para mi pesar, los conozco estupendamente. Es evidente que sobre este tema se han realizado muchos escritos, y hasta películas como Seven. Película “Yanki” interesante y salvaje donde las haya. Constantino Carenado, pese a su indignación que casi es ira, no podría haber realizado algo así ni en un guión, al tratarse de una historia demasiado cruel. Cruel como muchas historias que navegan en cines, series de televisión, y libros. La violencia abunda demasiado en todos los medios de comunicación, y de expresión artística de mayor o menor calidad: películas, series de televisión, libros, videojuegos... Es bochornoso y muy real.


Pues recientemente he vuelto a reflexionar sobre estas ideas, o pecados capitales, con una amiga que es maestra. Dados los tiempos que vivo, considero necesario una pequeña saga sobre ellos. Una pequeña serie de textos donde trataré los siete pecados capitales desde mi penosa visión Carenada.

Evidentemente estos siete pecados capitales tienen un referente claro en la moralidad cristiana y su reflejo inevitable en el mundo de la ética e, incluso, en el de la estética. No hay ideas aisladas. Las ideas se conectan en el tiempo e influyen sobre otras ideas. Nosotros, los homínidos, solo somos mensajeros temporales de ellas. La moralidad cristina está llena de buenos propósitos que raramente se cumplen, pues no he conocido homínido que no se haya dejado arrastrar por uno o varios de estos pecados morales. Es lo que he observado, guste o no.

Estas entradas siguientes, en que algunas me resultarán muy incomodas, serán reflexiones sobre mi moralidad y ética e, inevitablemente, sobre vuestra moralidad y ética. Sobre la moralidad observada en terceros en el camino de mi subjetiva vida, y sobre mi moralidad observada sobre mí mismo. Todo ello con las limitaciones propias de un animal declarado como el que ha tecleado este texto de hoy.

Espero que os guste la saga. En ningún momento buscaré ofender, sino ser franco o sincero. En los textos que siguen, tal como en muchos anteriores, habrá subjetividad ,e incluso parcialidad. Es inevitable. La parcialidad existe en toda reflexión filosófica, o no filosófica. Existe en toda opinión. Un ejemplo: muchos pensadores besan sus ideas, pero yo no puedo. En mi caso solo beso a Jacarandá cuando se deja, cuando me deja.  


8 comentarios:

  1. Tú más que de capital eres de pueblo, pero bueno...

    ResponderEliminar
  2. Carenadín Tellado16/4/16 1:58

    "En los textos que siguen, tal como en muchos anteriores, habrá subjetividad ,e incluso parcialidad."

    ...Incluso amor, lujo y pasión.

    ResponderEliminar
  3. Pecador de la pradera16/4/16 22:11

    "Cuando era adolescente una tía mía, a la que quiero mucho, me regaló un libro sobre los siete pecados capitales"

    Además te lo firmó el Papa Gregorio I antes de irse a evangelizar a los anglosajones.

    ResponderEliminar
  4. Lujuria:

    El ADN corrobora que Manuel Benítez el Cordobés es tataranieto de Carenado

    ResponderEliminar
  5. Archaeological Review from Tiroline20/4/16 10:51

    Encuentran la orden de alejamiento de la Dama de Elche contra Carenado.

    ResponderEliminar
  6. "Es bochornoso y muy real"

    Carenado al ser preguntado por su biógrafo si es cierto que suspendió el examen de Religión tras contestar 5 a la pregunta "Cuántos son los 7 pecados capitales?"

    ResponderEliminar
  7. Detienen a un vecino del Tiro de Línea por masturbarse delante del escaparate de una panadería.

    ResponderEliminar
  8. El hispanista Tedio Plómez Sopor afirma que Cervantes se inspiró para el capítulo de Don Quijote contra los molinos de viento en un asalto que hizo Carenado por esa época a dichos molinos y mangar harina pa hacer pan pal desayuno.

    ResponderEliminar