26 de abril de 2016

La Gula y el Consumo



¡Ay la Gula! ¡Qué tentadora es! Hoy está por todas partes. Voy a comenzar rápidamente por sus aspectos generales en este momento histórico y Carenado. Un momento en el tiempo de los bichos.Un tiempo lleno de personas que se creen más que otras, como cualquier otro tiempo. A fin de cuentas un error que ha permanecido en los siglos, por los siglos. Vivimos un momento histórico en que los que quieren acariciar el poder desean, ante todo, un “quítate tu 'pá' ponerme yo”. Triste, lamentable, y verídico. Se demuestra sistemáticamente cuando los líderes toman decisiones duras y no sufren las consecuencias de sus actos. Es históricamente lamentable. Es triste, muy triste, tal permanencia de prioridades. Pero... ¿No iba a escribir sobre la gula? ¡Jo! Ya estoy como siempre. Voy al grano...

Estamos siendo bombardeados permanentemente por mensajes como estos: ¡Bebe y Come! ¡Serás feliz! Con la botella de tu refresco, o bebida, de la marca Agapito. ¡Que bonito!
Existen mensajes continuos que te pueden llevar, inconscientemente, a ese deseo de satisfacción excesiva en la ingesta . Es constante. Para más inri , y según parece, añaden mucho azúcar a los refrescos porque, por lo visto, son más agradables y crean cierta adicción. De todas formas este asunto de la adicción al azúcar solo lo he leído en lugares originales, o conspiranoicos -que los hay y frecuento por su morbo e imaginación-, pues por otras vías más formales si sé que no es muy saludable consumir mucho azúcar a diario, pero no voy a entrar en el asunto de las cantidades diarias recomendadas (C.D.R.). Paso de eso, dada mi escasez de información y la diversidad de metabolismos homínidos. La diversidad metabólica entre los homínidos es un hecho. Eso sí lo veo claro. Tengo claro que unos toleran mejor el azúcar que otros, tal como pasa con los antibióticos y con los alérgenos.
Resumiendo a nivel general: el sistema consumista en que estamos inmersos fomenta descaradamente la gula siempre y cuando tengas algo de dinero para participar en ella, o de ella. También es cierto que hay corrientes opuestas y reguladoras de la ingesta que compensan tanta insinuación hacia el comer y el beber, muchas de ellas avaladas por especialistas de la medicina y/o la nutrición. En este asunto, agradezco a las corrientes reguladoras su acción, sino fuese por ellas, sinceramente, creo que habría más sobrepeso y obesidad de la que hay entre mis compañeros de camino occidental, pues en algunos países del sur sigue habiendo poco para llevarse a la boca. Absurdo, pero muy real, este asunto del hambre en mundo dentro de un siglo veintiuno repleto de bichos.

A nivel particular voy a ser breve. Participo de la gula contenida con cierta frecuencia. Cómo, no solamente las seis tostadas por la mañana -como muchos comentaristas guasones expresáis con frecuencia-, sino que peco entre horas con frutos secos, para mis caminatas abundantes o escasas. No consumo muchos refrescos azucarados, o no azucarados, si no cerveza sin alcohol durante las comidas y, esporádicamente, una cervecita normal. Todo hay que decirlo.
En mis tres comidas suelo pasar un poco la saciedad, pero no demasiado. Reconozco que me encanta comer y durante el desayuno prefiero masticar solitario, mientras que en el resto de las comidas me gusta masticar acompañado. Bien es verdad, para mi percepción de la cosas, que mientras como me pico, o me puede la envidia sana -que ya explicaré- , llegando a la gula evidente con mucha más facilidad. Digamos que comiendo acompañado me 'jarto' , como se dice por aquí e ignoro por allí. Aunque cada vez me 'jarto' menos. Debe ser la edad , o el miedo a aumentar mi sobrepeso.
Este pecado capital se hace muy evidente ante mí, o en mí. Solo una vez en mi vida hice ayuno. Fue cuando estaba en mi amada y arcaica asociación Amigos de África, y duró veinticuatro horas exactas. ¡Fue tremendo! Y no he vuelto a repetir tal renuncia. El hambre en el mundo de hoy me sigue pareciendo un gran absurdo, una gran demostración de qué, antes y después, somos bichos. Gula versus hambre y absurdo. El mundo de hoy es una pena en una vía muerta de psicópatas que se creen buenos


Posdata: La asociación Amigos de África es arcaica ,antes que actual, porqué no me apetece retomar caminos perdidos en el tiempo. Grima antes que pereza. Pasaron muchas cosas y el mundo sigue igual, o peor. . Quizás haya muerto mi ilusión utópica. Pobre Carenado.

5 comentarios:

  1. "¡Ay la Gula! ¡Qué tentadora es!"

    Sobre todo la del norte

    ResponderEliminar
  2. Guasón II26/4/16 23:18

    "Como, no solamente las seis tostadas por la mañana -como muchos comentaristas guasones expresáis con frecuencia"

    No,no, que te las comes de seis en seis...

    ResponderEliminar
  3. Guasón I27/4/16 10:31

    "Fue cuando estaba en mi amada y arcaica asociación Amigos de África"

    Te he dicho mil veces que el Afrika Korps no era una asociación de Amigos de África.

    ResponderEliminar
  4. Archeologic News.28/4/16 17:37

    Los arqueólogos sospecham que las monedas encontradas en
    Tomares podrían pertenecer a la recaudación de un día de la cantina de la legión romana tras el desayuno de un tal legionario Carenadus, de la 1ª Legión 2ª Cohorte 3ª Manípula 1ª Centuria, acantonada en Itálica por esas fechas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BBC Tomares29/4/16 0:09

      También se baraja la teoría de que el alijo de monedas fuera del senador Constantinus Carenator, conocido evasor fiscal de la Bética.

      Eliminar