30 de abril de 2016

Comido por la Envidia Sana, si Existe.



Ahora toca, inevitablemente y por seguir el orden de la wikipedia, el escabroso pecado capital llamado: Envidia. Dado el dominio de este pecado en mi vida, donde para minimizar su influencia diferencio entre envida sana y no sana, sin establecer valores intermedios que incrementarían mucho la ambigüedad Carenada, comienzo por la envidia a nivel particular.
Mis envidias deben tener un lugar adecuado dada su perturbación en mi sino, en mi camino vital, pero antes de especificar mis envidias particulares aclarar la diferencia entre envidia sana y no sana. Esta justificación bipolar se apoya en las consecuencias de la envidia tras percibir su influencia. Durante la envidia sana siento un “pesar del bien ajeno” (RAE 1992) que en segundos, o minutos, es alegría, paradójicamente, por el otro y felicita sinceramente a ese otro. A partir de ese momento el ataque de envida para, siquiera aparentemente. Por contra, la envidia no sana genera un “pesar del bien ajeno” (RAE 1992) que no se alegra ni en segundos, ni en minutos, ni por el otro, y aparentemente puede no notarse.
Ignoro si durante el pequeño ataque de envidia sana se está reprimiendo el sentimiento. En mi caso, mi experiencia me ha enseñado que al alegrarme por el bien ajeno mi sentimiento de envidia desaparece a nivel consciente, pero no puedo decir lo que sucede en mi subconsciente, ni en mi inconsciente (por ser freudiano) . Ni idea.


Voy a ser muy directo en mis ejemplos concretos y particulares. La Musa de la Luz, con la que tengo perdido el contacto como amigo al 99,9%, siempre me consideró extremadamente celoso, una consecuencia de la envidia no sana, pues ya no hay dualidad justificante ante el celo perturbador. Discrepo sobre ese celo exagerado que sentí o parecía, pero puede que fuese verdad. Ni idea, otra vez. Sí reconozco, en mi franqueza Carenada, que la envida hacia las mujeres que me han gustado en mi vida, y yo no les he gustado en el 95 % de los casos, ha sido envidia no sana y celo en algunas ocasiones. Pero no he derivado hacia ira alguna. Eso no. He sufrido el sentimiento de celo hasta que ha pasado, aunque tardase en irse, aunque no me dejase dormir.


He sentido envidia porque mi amigo Ele se compre un coche nuevo cada dos años. He sentido envida de sus viajes. He sentido envidia porque la madre de un vecino le comprase un patinete eléctrico a su hijo (lamentable). He sentido hasta envidia virtual por la capacidad de generar entradas de Daniel Marín , o ganar premios en www.bitacoras.com, o la claridad de ideas de Markos (aunque haya reventado) , Francisco Galvan , o Julio. He sentido envidia de Cris, cuando escribía en su blog. He sentido envidia sana de mis hermanos, a los que la vida les va mejor y tienen ideas vitales más claras, más pragmáticas que un servidor con su 'molino de viento' Careagua. He sentido envida de Jacarándá, envidia de la claridad de sus ideas personales y vitales, de su pasado bueno y disfrutado...Y paro aquí para no teclear más inmundicia carenada.

                                  

A nivel general no he conocido a nadie, salvo a algunos familiares muy queridos y cercanos, que reconozca este sentimiento de envidia, sana o no sana según el interior del afectado. Pienso, y repienso, que casi nadie ha reconocido ante mí su envidia hacia algo, incluyéndome a mí como ese algo. Ni idea. Al menos de forma directa y clara. Sí he podido deducir este sentimiento en base a algunos comentarios puntuales de ex-compañeros de trabajo, pero también han sido pocos casos. En definitiva: O la gente no siente envidia, o la guarda muy bien, o participa mucho de la envidia que he llamado sana.
Lo que sí es muy evidente, a nivel general, es que la envidia se utiliza como recurso de venta en muchos anuncios publicitarios. Supongo, en base a su uso sistemático y abundante, que generar envidia en el espectador de forma sutil y provocadora incrementa las ventas del producto anunciado, si no no se usaría tanto. Curiosamente, casi paradójicamente, poco más puedo decir a nivel general sobre este pecado capital.




5 comentarios:

  1. Noticias del puente30/4/16 19:47

    Multan a un radar de la DGT por adelantar a un coche con aquanardo.

    ResponderEliminar
  2. La tienda en casa2/5/16 14:14

    "Lo que sí es muy evidente, a nivel general, es que la envidia se utiliza como recurso de venta en muchos anuncios publicitarios"

    ¿Su vecino presume de tener una avioneta? ¡Cómprese un Aquanardo, arránquelo y hágale un calvo cuando esté pilotando y lo vea subir por el aire!

    Con los cien primeros, regalo de un ejemplar de Ellas y Noé en cuerotróleo y un collar con fragmentos dentales originales de su inventor.

    ResponderEliminar
  3. El paleontólogo de cabecera de Carenado, ha confirmado que las pinturas de Altamira eran el "cuadernillo Rubio" de Carenado.

    ResponderEliminar
  4. Journals of Paleonthologic Reviews5/5/16 23:45

    Se sospecha que la deriva continental se produjo tras el primer experimento de Carenado con motores de sílex

    ResponderEliminar
  5. Tirolinea del corazón7/5/16 23:39

    Las pruebas de paternidad han dado negativo. Las Supremas de Mostoles no son hijas de Carenado, son del Cordobés.

    ResponderEliminar