27 de marzo de 2016

Solamente Solo



Él estaba solo. Solamente y solo. En su soledad vacía recordaba a su ex-compañera. Qué tiempos aquellos perdidos en el pasado. Tocaba una prenda y le recordaba a ella. Percibía un olor a incienso y le recordaba de nuevo , a ella. Observaba un pájaro saludar con su pico y, nuevamente, recordaba a su ex. Era ex, pero, también, era persona. Ya no era compañera, pero era parte de él. Él lo sabía y lo sufría en sus numerosos recuerdos. Abundantes. Qué vida tan extraña es ésta, tan llena de afinidades y desencuentros. Cuantos momentos de realizad en melancolía. Pena. Pena solitaria.

Olía el incienso y recordaba. Se sentaba en el sillón de dos plazas y recordaba. Caminaba entre los pies de la cama y la pared con alegoría astral colgada, y recordaba. Ahí estaban los recuerdos recordándose a sí mismos sin esfuerzo. Caricias, susurros, abrazos, besos,... Reproduciéndose a sí mismos, y a sí mismas. Recuerdos vanos en pasado invisitable. Rancios por avinagramiento de presente.

Peligroso tiempo es ese que mana y se pierde. Ese que va, viene , y deja vacío. Ese que se pierde. Peligroso tiempo de idas y vueltas que perturba el presente solamente, y solo. Baño en añoranza. Pérdida de tiempo en ausencias, en vacíos, en pozos. Prendas de armario, cuadros de pared, colchas decoradas, inciensos en caja. Todo era pasado vacío. Hueco en el tiempo de las singularidades humanas. Pasado en presente perturbando.

Buscando el alivio él intentó pensar solamente en el ahora. Buscó pensamientos positivos. Localizó una tarea constructiva que realizar. Decidió, con seriedad, ponerse a jugar al cubo de rubbik. Averiguar de nuevo, incluso recordar, los algoritmos de sus movimientos para hacerlo entero. Una cara de rojos, por ejemplo, centro azul con azules, centro verde con verdes, centro blanco con blancos, centro amarillo con amarillos, y centro naranja con naranjas. ¡Terminado!


Él termino el cubo pero tras hacerlo otra vez, volvió a sentirse solo. Tuvo que acostarse en la cama de matrimonio sin una compañera a su lado. Él estaba solo. Solamente, y solo. Era algo tremendamente evidente.

5 comentarios:

  1. Anónimo28/3/16 0:25

    "Era ex, pero, también, era persona"

    Vaya, al carajo mi teoría de la muñeca hinchable...

    ResponderEliminar
  2. "Él estaba solo. Solamente y solo"

    ¿En un día soleado?

    ResponderEliminar
  3. "Decidió, con seriedad, ponerse a jugar al cubo de rubbik."

    Ya es complicado, yo me descojono cada vez que lo intento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el único cubo que termino siempre es el de botellines de Cruzcampo.

      Eliminar
  4. "Hueco en el tiempo de las singularidades humanas"

    Carenado saliendo chamuscado del penúltimo cráter.

    ResponderEliminar