20 de marzo de 2016

Bilis Carenada, Alma Mala.



Últimamente estoy siendo conscientemente Carenado. ¿Y eso qué significa? Diréis los pocos y pocas que pasáis por aquí. Significa que mi indignación animal continúa aguda en muchos y tristes frentes.
Uno de esos frentes es conseguir algo de dinero haciendo pequeños chapuces para pagar todo lo posible que haya que pagar: Los desayunos matutinos en el bar. Las cenas con los amigos y amigas (donde pago lo posible, o lo que me dejan, y cuando me invitan me dejo y sufro. Ganarlo cuesta mucho). Los viajes en la “frago” que cada vez son más cortos , la última vez que la cogí solo fue para llevarla a la ITV. Costear los chismes del proyecto Careagua, que solo son de uso, pues en los ensayos actuales tengo casi todo el instrumental básico, y en base a eso no tengo que volverlo a comprar, menos mal. También me gusta adquirir prensa diaria,...Y doy gracias por tener piso pagado y comida paterna, y materna, a cierta distancia equilibrada. Ellos en su piso, y yo en el mio. Gracias.


Como consciente Carenado que soy tengo que estar agradecido a todos los que me ayudan: mi familia, algunos amigos, mi querida Jacarandá, y algunos amigos y amigas que me piden tareas pequeñas y me pagan conforme a mi valoración del trabajo realizado. Gracias, otra vez.


Como consciente Carenado que soy, e inevitablemente hoy, tengo que estar desagradecido a todos los que dicen ayudarme pero solo quieren ayudarse a sí mismos. Tengo problemas de vesícula biliar, me he quemado totalmente y lo siento por mí, ahora me siento mal y culpable pero voy a gritar mi bilis en este entorno miccionable. Las tareas que desarrollo normalmente, para poder vivir un poco como hombre pobre, son cosas prescindibles la mayoría de las veces: ordenadores, móviles, páginas webs, blogs, configuraciones de equipos informáticos,...Y varios clientes ,y antiguos amigos, me han sacado lo peor que llevo dentro. ¡Estoy harto de que no se me valore! Sino hay dinero y la tarea no es vital....¡No se pide el servicio! ¡Hay que pagar los lujos! Y si no se puede pagar pues se renuncia, salvo que el sistema socioeconómico que tenemos cambie. Cuando voy a desayunar : pago, salvo alguna vez que me han invitado, el tres por ciento de los casos.


Para colmo de bilis , encima, aluden a mi conciencia y alma. Lo siento mucho. Me siento estúpido, más estúpido de lo normal, y he explotado. Buen camino. Quizás mi alma se haya desmembrado. No se si la encontraré. De ser buena ha pasado a ser mala, e incluso agria.

¡Hay que pagar los lujos! Lo siento.
Y si no se pueda pagar: ¡Se aprende!

No hay comentarios:

Publicar un comentario