31 de marzo de 2016

Representantes que NO lo son.



Hoy , antes de que termine este extraño mes, me apetece escribir sobre lo que significa, para mí, representar a alguien. En mi desquicio solo voy a plantear ideas considerables como despropósitos. Proposiciones absurdas , por su falta de realismo y en base a lo sucedido en miles de años homínidos, que van a presentar ideas Carenadas de lo que Carenado ha entendido, y entiende, como representar a otros. Es decir, ahora voy a expresar redundancias inútiles pero, en cierta forma y manera, filosóficas.


Representar a otros, al nivel que sea, no es estar en un banco o butaca. No.
Representar a otros , al nivel que sea, no es ser élite, aunque así se llame y lo parezca.
Representar a otros no es ser el centro de la noticia. Error.
Representar a otros no es percibir un salario abundante. Error.
Representar a otros no es tomar decisiones difíciles, que implican dificultades para el pueblo, y no sufrir las consecuencias de dichas decisiones en la propias carnes. ¡Hipócritas!


Representar a otros es ser el defensor de los intereses de esos llamados otros, antes que los de unos pocos que pertenecen a una élite y tienen poder. De nada sirve usar la palabra representar a un pueblo, o representante de un pueblo, cuando no se quiere, o no se pude, defender los intereses de aquellos llamados, falsamente, soberanos o pueblo soberano. Ellos , los representantes, son de facto los soberanos y nosotros somos los pardillos, siervos, o esclavos. Es la evidencia de lo que hay. Es cuestión de camuflaje y engaño, en base a lo observado durante décadas de democracia, evidentemente. Nada nuevo que no se haya dicho o repetido en muchos lugares.

Trás tres décadas de democracia aparente solo observo egos rampantes, más o menos densos, que hipócritamente ,y por razones de erótica de poder, entre otros motivadores, buscan la butaca que dice: diputado o diputada, senador o senadora, alcalde o alcaldesa, presidente o presidenta, ...etcétera e incluyendo la partícula ex- también sirve.

Sinceramente, y en base a lo visto y sentido, los que dicen llamarse representantes de la soberanía del pueblo solo son los nuevos reyes, o reinas, elegibles. Reyes, o reinas, que solo buscan la condescendencia y todo aquello que suponga expresión de su poder, o superioridad, sobre otros, sobre los otros. Estos representantes democráticos de hoy solo representan sus intereses particulares, o los de las élites que los apoyan. Esto no quita que no crea en la democracia. Solo puedo decir que a fecha de hoy no creo en esta democracia, llena de demagogia e hipocresía, que no representa de facto a la mayoría de los intereses del pueblo llamado soberano.

Soy demócrata, pero no de democracias que funcionan como dictaduras. La democracias del siglo XX y XXI son falsas, grandes mentiras. El capital, por ejemplo, se defiende muy bien. No es necesario darle pomada al capital ni apoyarlo. Ya se apoya bien por sí mismo. El representante debe defender los intereses de los débiles que, curiosamente, son la mayoría de los teóricos soberanos. En definitiva, democracia sí pero sin hipocresías ni engaños. ¡Basta!


Y sobre que las empresas buscan el bien de sus trabajadores o crear empleo, eso es un esfuerzo de marketing. Las empresas, por definición de proposiciones o justificaciones obsesionadas con el beneficio, usarán a los trabajadores que necesiten para enriquecerse, no para crear empleo. La creación de empleo es cuestión de necesidad corporativa. Se demuestra repetidamente que cuando se pueden ahorrar dinero en mano de obra, aún ganando dinero, se lo ahorran sin tener en cuenta los intereses de los trabajadores. No engañemos más al personal. Ya hay demasiados mentirosos, como para alimentarlos más.

27 de marzo de 2016

Solamente Solo



Él estaba solo. Solamente y solo. En su soledad vacía recordaba a su ex-compañera. Qué tiempos aquellos perdidos en el pasado. Tocaba una prenda y le recordaba a ella. Percibía un olor a incienso y le recordaba de nuevo , a ella. Observaba un pájaro saludar con su pico y, nuevamente, recordaba a su ex. Era ex, pero, también, era persona. Ya no era compañera, pero era parte de él. Él lo sabía y lo sufría en sus numerosos recuerdos. Abundantes. Qué vida tan extraña es ésta, tan llena de afinidades y desencuentros. Cuantos momentos de realizad en melancolía. Pena. Pena solitaria.

Olía el incienso y recordaba. Se sentaba en el sillón de dos plazas y recordaba. Caminaba entre los pies de la cama y la pared con alegoría astral colgada, y recordaba. Ahí estaban los recuerdos recordándose a sí mismos sin esfuerzo. Caricias, susurros, abrazos, besos,... Reproduciéndose a sí mismos, y a sí mismas. Recuerdos vanos en pasado invisitable. Rancios por avinagramiento de presente.

Peligroso tiempo es ese que mana y se pierde. Ese que va, viene , y deja vacío. Ese que se pierde. Peligroso tiempo de idas y vueltas que perturba el presente solamente, y solo. Baño en añoranza. Pérdida de tiempo en ausencias, en vacíos, en pozos. Prendas de armario, cuadros de pared, colchas decoradas, inciensos en caja. Todo era pasado vacío. Hueco en el tiempo de las singularidades humanas. Pasado en presente perturbando.

Buscando el alivio él intentó pensar solamente en el ahora. Buscó pensamientos positivos. Localizó una tarea constructiva que realizar. Decidió, con seriedad, ponerse a jugar al cubo de rubbik. Averiguar de nuevo, incluso recordar, los algoritmos de sus movimientos para hacerlo entero. Una cara de rojos, por ejemplo, centro azul con azules, centro verde con verdes, centro blanco con blancos, centro amarillo con amarillos, y centro naranja con naranjas. ¡Terminado!


Él termino el cubo pero tras hacerlo otra vez, volvió a sentirse solo. Tuvo que acostarse en la cama de matrimonio sin una compañera a su lado. Él estaba solo. Solamente, y solo. Era algo tremendamente evidente.

24 de marzo de 2016

Comunidad No Pagada



Se puede observar cierta tensión en las últimas entradas. La primavera ha llegado para mí con algo de indignación perturbadora. Es, sinceramente, una pena. Un estado de indignación no puede durar mucho tiempo porque puede convertirse en enfermedad. No obstante, asumiendo el riesgo de una indignación Carenada más o menos duradera, y con el mundo, me apetece escribir sobre los vecinos que no pueden pagar la cuota de su comunidad. Ya conozco varios casos por el barrio y es evidente que supone tensiones inevitables entre los vecinos próximos. Supone aislamiento y alteración del ambiente vecinal. Cierta tensión en la   convivencia inevitable. Infelicidad. Hay que gestionar estos asuntos de forma constructiva. Y sobre eso se justifica esta entrada vomitiva de hoy. 


Antes que nada indicar, en mi animalidad, que me parece un despropósito que en un momento determinado de la deuda que crece, la comunidad de vecinos pueda desahuciar al propietario que no paga. No hay nada más insolidario y duro que quitar a alguien su vivienda, sobre todo si hay pobreza y niños por medio.


¿Cómo gestionar entonces esa actitud tan dolorosa y perturbadora del impago de las cuotas de la comunidad en los años?


¿No hay medios constructivos para evitar desenlaces tan perturbadores?


¿Estoy escribiendo despropósitos pues, según la ley de la propiedad horizontal o bien parecida, nunca puede producirse un desahucio a consecuencia de una deuda con la comunidad?


Esta entrada busca soluciones posibles a tal situación que, tarde o temprano, pasa factura en el trato, y en la convivencia con esas personas con las que, guste o no, uno tiene que convivir mínimamente.

¿Puede alguna administración local, autonómica, o nacional, hacerse cargo tras la denuncia del impago en los juzgados? ¿No es lícito ayudar al pobre y a sus vecinos?


Además, normalmente, las cuotas son de valor aceptable y frecuente.¿Es posible que se haga cargo una mancomunidad, o una aseguradora? ¿Cuánto costaría?  ¿Estoy escribiendo demasiadas tonterías hoy? 

22 de marzo de 2016

Barbarie Homínida Constante.



Este entorno tiene sensaciones que acompañan al autor.  Resulta curioso observar a lo largo del día de hoy cómo ha dejado de hablarse de los refugiados. Absolutamente sorprendente. Me resulta penoso y triste lo que ha sucedido en Bélgica, lo siento mucho. Ha sido una barbarie. Pero,  es barbarie inmolarse por Alá (una pena) matando a gente inocente, y es barbarie dejar que los refugiados se queden atascados y, de repente, sean llevados a la fuerza hacia Turquía tras ahogarse muchos en el Mediterráneo. ¿Qué harán en Turquía con ellos? ¿Campos de refugiados? ¿Campos de concentración?  Es evidente que muchas cosas no funcionan bien en el mundo. Se hace palpable desde que tengo algo de conciencia. Lloro por ello. Lloro solo.

¿Habrán averiguado los servicios de inteligencia que los refugiados son yihadistas? ¿Caballos de Troya? ¿No serán paranoias de occidentales?  ¿Por qué se le está comprando petróleo robado al estado Islámico? Según cuentan… ¿Esto de qué va? ¿Por qué se nos trata así? ¿Petróleo por personas? ¿Esto va sobre la letra Pe? Si hicieran con el Estado Islámico lo que hacen con muchos parados españoles, por poner un sencillo ejemplo, los asesinos de E.I. no tendrían ni para comprar pipas de girasol, o de calabaza. Puedo garantizarlo personalmente.

¿Por qué todo se arregla con bombas, balas, bazocas?  Con la letra be de burro. Somos despropósito. Una alta concentración de egoísmo mezclado con miedo, y un poco de picardía con astucia. Como ya he dicho anteriormente por aquí: Somos bichos. Estoy  cansado de tanta animalidad. Y eso solo significa que deseo irme a la montaña. Me parece que voy  a hacerme asceta o ermitaño… El problema será que, a buen seguro, me pondré a hablar con los árboles y con los animales. Presumiblemente pierda la poca cordura que me queda. También es posible que recupere algo de mi libertad perdida. Esa libertad que, visto lo visto, va a continuar siendo atacada con la escusa del miedo y terror evidentes. ¿No podremos reunirnos más de tres personas con mochila?  ¿Será la mochila, o el chaleco, un indicio de delito? ¿Tendremos que ir en pelotas, o en bañador, cuando haga buen tiempo?


Me voy al monte. Este mundo es cada vez  más paranoico. Ahora escribiré en las piedras.  L

# ¡Cahis en diez! Trescientas palabras por semana, como máximo. ¡Qué dolor! #
# ¿Habrá piedras suficientes? #

Oración del Indignado Pobre



Escarnio Cantimplora se acercó a la terraza de su adosado normalizado, buscó su silla de meditación y su manta, y se posicionó mirando hacia el sur. Como cada mañana, hizo lo mismo que la mañana anterior. Necesitaba su rutina diaria para no perder los nervios, la cabeza, o la tensión sanguínea. Después de varias decenas de respiraciones completas y profundas, inició su oración más querida. Su oración más amada. Su oración preferida. Comenzó así, como todos los días:



Querido ente creador de todos y todo, no permitas que haya distinciones entre los hombres. Evita que haya clases, categorías, castas y cosas parecidas. Demuestra a todos los hombres que no es necesario subir de clase, ni subir a ningún sitio social. Ten piedad de todos nosotros. A los egoístas, y a los ansiosos con poder, que les entre "piquina". Algo pequeño, algo inocuo, que los delate ante nosotros, ante los demás. No se trata de causarles mal, sino de evitar que ellos lo causen de forma directa o indirecta en lo demás, en esos que ellos consideran inferiores. Dinos quiénes son esos perversos que solo quieren distinción, clase o casta. Que se sepa, querido ente creador. ¡Que se sepa! No dejes que haya pobres en el mundo. Permítenos a todos llevar una vida digna en que podamos ser lo que llevamos dentro y lo que llevamos fuera. Es un sinsentido el mundo que tenemos. Demuestra, por favor, que no hay entes superiores a otros.  Los arcontes, y sus secuaces, deben perder su valía. Que con el poder se enajenan. No permitas que caigamos en la tentación de ser más que otros, déjanos ser nosotros mismos. Deja que desarrollemos nuestro potencial interior. Querido señor. Ente, creador. Haz que el mundo funcione como una máquina maravillosa. No permitas tantos despropósitos en todas las direcciones dimensionales. Todo esto te pido de la manera más humilde y diaria. A los amantes del mal ajeno, directo o indirecto, no les dejes ejercer su poder. ¡Páralos!  Sé un ente justo más allá del libre albedrío. Gracias señor.



Y terminando su oración se puso de rodillas y realizó varias mantralizaciones budistas. Se abrazó a sí mismo, porqué estaba físicamente solo, y continuó sus tareas diarias. Escarnio era así de claro y no podía evitarlo. Necesitaba un Dios más interventor.

20 de marzo de 2016

Bilis Carenada, Alma Mala.



Últimamente estoy siendo conscientemente Carenado. ¿Y eso qué significa? Diréis los pocos y pocas que pasáis por aquí. Significa que mi indignación animal continúa aguda en muchos y tristes frentes.
Uno de esos frentes es conseguir algo de dinero haciendo pequeños chapuces para pagar todo lo posible que haya que pagar: Los desayunos matutinos en el bar. Las cenas con los amigos y amigas (donde pago lo posible, o lo que me dejan, y cuando me invitan me dejo y sufro. Ganarlo cuesta mucho). Los viajes en la “frago” que cada vez son más cortos , la última vez que la cogí solo fue para llevarla a la ITV. Costear los chismes del proyecto Careagua, que solo son de uso, pues en los ensayos actuales tengo casi todo el instrumental básico, y en base a eso no tengo que volverlo a comprar, menos mal. También me gusta adquirir prensa diaria,...Y doy gracias por tener piso pagado y comida paterna, y materna, a cierta distancia equilibrada. Ellos en su piso, y yo en el mio. Gracias.


Como consciente Carenado que soy tengo que estar agradecido a todos los que me ayudan: mi familia, algunos amigos, mi querida Jacarandá, y algunos amigos y amigas que me piden tareas pequeñas y me pagan conforme a mi valoración del trabajo realizado. Gracias, otra vez.


Como consciente Carenado que soy, e inevitablemente hoy, tengo que estar desagradecido a todos los que dicen ayudarme pero solo quieren ayudarse a sí mismos. Tengo problemas de vesícula biliar, me he quemado totalmente y lo siento por mí, ahora me siento mal y culpable pero voy a gritar mi bilis en este entorno miccionable. Las tareas que desarrollo normalmente, para poder vivir un poco como hombre pobre, son cosas prescindibles la mayoría de las veces: ordenadores, móviles, páginas webs, blogs, configuraciones de equipos informáticos,...Y varios clientes ,y antiguos amigos, me han sacado lo peor que llevo dentro. ¡Estoy harto de que no se me valore! Sino hay dinero y la tarea no es vital....¡No se pide el servicio! ¡Hay que pagar los lujos! Y si no se puede pagar pues se renuncia, salvo que el sistema socioeconómico que tenemos cambie. Cuando voy a desayunar : pago, salvo alguna vez que me han invitado, el tres por ciento de los casos.


Para colmo de bilis , encima, aluden a mi conciencia y alma. Lo siento mucho. Me siento estúpido, más estúpido de lo normal, y he explotado. Buen camino. Quizás mi alma se haya desmembrado. No se si la encontraré. De ser buena ha pasado a ser mala, e incluso agria.

¡Hay que pagar los lujos! Lo siento.
Y si no se pueda pagar: ¡Se aprende!

17 de marzo de 2016

Carenado Es Pobre



A veces uno tiene la sensación de que el universo se opone al  libre caminar de uno mismo. De hecho, en esos momentos uno siente que existe una oposición firme a que ejercite su libre albedrío y su pensamiento.  Parece que algo externo e incontrolable me impide realizarme en tareas deseadas o anheladas. Es, inevitablemente, cuando tomo conciencia de mi esclavitud, servicio o, por qué no, de mi enfermedad mental. Seguramente se me esté yendo la azotea entre tanto despropósito y tarea que, en el fondo y en la forma, no debería realizar. No soy libre de hacer aquello que me apetece sin hacer daño a nadie, evidentemente. Soy esclavo de obligaciones impuestas. 

Hasta tengo personas más o menos próximas que juzgan mis ideas y decisiones con absoluta y franca crueldad. Tú no eres Leonardo.  Eres un currito. Debes ponerte a ganar dinero honradamente y en lo que sea. El motor de agua ya está inventado. Lo que haces es una tontería. Estas perdiendo tu tiempo y vida. Llevas una vida que es perezosa. Eres un vago. Si fracasas en el Careagua puedes perder la cordura. Debes buscar un trabajo digno, y dejarte de tonterías... No estás cualificado para lo que buscas. No escribas más, no suele dar dinero para vivir. Y demás lindeces que me acarician en el tiempo.

Actualmente, por circunstancias fuera de mi control,  apenas tengo tiempo parar escribir en esta bitácora, llevo quince días sin ensayos Careagua, el proyecto Manipulador, y su novela, no van todo lo rápido que deberían.  Es, sinceramente, como sí el universo se opusiese a mi voluntad. Una voluntad que no es buena ni mala, pero es voluntad homínida.

¿Si no fuese hijo de curritos dignos y honrados? ¿Podría dedicarme a realizar tareas constructivas como las que hago? ¿Es digno? ¿Es correcto? ¿Soy una sanguijuela? ¿Qué sangre estoy chupando? ¿Para cuándo podré realizarme como persona en el mundo de los homínidos? ¿Soy un vago? ¿Los artistas, buenos o malos, somos vagos? ¿Los investigadores aislados, también? ¿La ciencia, o la invención, están prohibidas para tipos normales como yo?  ¿Quien determina la cualificación de un ser humano que se ha estado formado durante años? ¿Qué ente decide quién puede crear cosas e historias? ¿Estamos haciendo las cosas bien? ¿Estoy haciendo las cosas bien? ¿Quien decide? ¿Los otros? ¿Yo? ¿El flujo?

Siento con intensidad que el universo se opone a mi voluntad razonable, que no mal intencionada.  Siento en definitiva que, me guste o no me guste, soy un pobre del siglo XXI. Precioso siglo de pillos y sinvergüenzas. ¡Bichos! Un mundo de representantes de todo tipo que se creen señores feudales, que  no sufren las consecuencias de sus actos, que de facto, más allá de todo color, son más que otros. Es penoso contemplar señores, príncipes,reyes y  nuevos condes, de derechas y de izquierdas. 

Por cierto, digo todo esto con mi pseudónimo de infra hombre: Constantino Carenado. Como persona normal, como fracasado para los otros, esos llamados demás,  no podría  teclear lo que he tecleado con mi apreciado Carenado. Necesito mi seudónimo como el beber... Voy a por un poco de chocolate. Dicen que es antidepresivo.