21 de febrero de 2016

UE 0 UK 1 (Primera Parte)

Es inevitable que en este entorno gris, que antes era amarillo, repita ideas, principios, y teorías entre diferentes proposiciones desarrolladas en el absurdo antropocéntrico, en el fútil tiempo.


Ahora gusto reflexionar sobre el pueblo isleño que llaman británico. Nada nuevo que no hayan hecho otros en estos días. Por circunstancias sanguíneas, lingüísticas, y forzadas, tengo cierta aversión , que no es odio, a las actitudes internacionales de los británicos y estadounidenses. Esta aversión perjudica mis intereses, al tratarse de pueblos prolíficos en ciencia ficción. Un pequeño inconveniente para un escritor de ciencia ficción , patatero pero escritor, como yo. ¿Qué le voy a hacer? Quizás sea que no me gusta comulgar con los ganadores de guerras y su soberbia. Por qué será. ¿Será por celo? ¿Será por envidia, desdén, coraje, y prepotencia británica? ¿Será por todo eso?

Actualmente hay dos actitudes globales y británicas que me molestan bastante desde el punto de vista de la equidad o la justicia bien entendida, que no debe confundirse con las leyes y normas, que son otras cosas que intentan acercarse a lo justo, y solo a veces lo consiguen. Las dos actitudes prepotentes que siento son estas:

La universalización de su idioma como lengua internacional ineludible para todas las demás culturas lingüísticas del planeta. Cosa que no es un comportamiento justo. Cosa que solo demuestra la evidencia de una superestructura (ellos) que somete a una infraestructura (los demás). Nada nuevo en el tiempo de los homínidos que viven. Me molesta sobremanera que el fenómeno de la supremacía de la lengua de la superestructura siga teniendo influencia absoluta sobre las demás lenguas. Para mí es una falta de respeto hacia las demás culturas de nuestro siglo XXI, excepto las nativas del ingles, claro. Debería usarse una lengua neutra, aunque fuese artificial como el Esperanto. Muchos esperantistas aman esta idea y buscan que sea el Esperanto, u otra lengua artificial , la que al final se imponga y todos los humanos tengamos que realizar el mismo esfuerzo para comunicarnos con otras culturas del mundo. Usar el Esperanto, u otra lengua artificial con el mismo propósito neutro, sería todo un acierto justo. Hay que reconocer que este asunto ya se intentó en España hace un siglo, pues debería volver a intentarse por todas partes. Y esto no quita que haya que aprender otros idiomas. No se trata de eso. Aprender otro idioma es adquirir cultura, y eso siempre es reconfortante desde la humildad del que evoluciona y aprende.


Su reciente actitud con la Unión Europea es ofensiva para el resto de los ciudadanos europeos. Ellos , de facto, son distintos a los demás. ¡Vaya! . Tras este evento no me importaría que se disolviese la Unión Europea quedando solamente la Comunidad Económica Europea, o las naciones con sus pasaportes y aranceles restablecidos. Mi sensación sobre la Unión Europea es que es un monstruo administrativo, y fiscalizador, que se nutre de los ciudadanos como recursos económicos antes que como seres humanos. La Unión Europea ha sido invadida por grupos económicos de presión que en connivencia con los políticos ha buscado, y buscan, su beneficio sobre todas las cosas. Eso no tiene nada que ver con una Europa Social, o con una Europa de las personas.

Continuará...


6 comentarios:

  1. Por mi, la UE se puede ir al guano. Estaríamos mejor. Que vuelvan los dos donuts a 50 pesetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No podría mantenerse el euro y olvidar la engañifa irreal de lo social?

      Eliminar
  2. La verdad es que de la idílica e igualitaria UE no queda ni el recuerdo. Los alemanes la han conquistado (menos a los cabrones de los ingleses, que no picaron).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante visión. Entonces...¿En qué lugar quedan los Franceses?

      Eliminar
    2. Los terceros, muy lejos del primero y el segundo

      Eliminar