29 de enero de 2016

Sembradores de Incógnito

El mismo sábado que fui a ver partir a mis amigos hacia Tenerife me dediqué a observar como sembraban el cielo. Y no sembraron solamente el cielo durante el Sábado, sino que la actividad duró hasta el lunes, hasta el lunes de esta semana en que estamos. Observé tres días de siembra sobre los cielos de Huelva y Sevilla. Flipo ante la falta de información en los medios, alucino.

Dado que es tan frecuente he comenzado ha hacerme preguntas sencillas. Preguntas cuya respuesta ignoro, pero dado que está de moda hacerse preguntas e inventarse las respuestas, me parece razonable hacerme preguntas lógicas y reflexionar sobre las  presumibles respuestas lógicas, aunque pueda estar equivocado.

Evidentemente, son preguntas lógicas que solo son hipótesis sin tesis por falta de recursos. También puede entenderse que solo son especulación bien intencionada, especulación Carenada. Comienzo para nada. Comienzo como siempre, aunque lleve un rato tecleando en el absurdo antropocéntrico, en el absurdo Carenado de un animal que teclea bañado en indignación.

Está publicado que los cielos, asunto que incluye a las preciosas nubes, pueden ser bañados con productos para conseguir diferentes propósitos: favorecer la lluvia o la descarga del agua de las susodichas nubes que se sobrevuelan, disolver nubes para evitar la lluvia, evitar la formación de granizo en las precipitaciones, etcétera. Solo voy a centrarme en estas tres posibilidades para elaborar breves conjeturas ,o hipótesis, que no puedo demostrar por falta de medios. La pobreza es una de las cosas que tiene, no suele permitir el acceso a demasiada información, aunque parezca lo contrario en la redundante información de los pobres medios de masas. Pobres medios por sus libertades perdidas desde mi visión de las cosas, desde mi visión de los sesgos aparentemente inevitables. Un sesgo inevitable es, por ejemplo y como le gusta decir a mis amigos del partido SAIN: El que paga manda. Sencillamente, aunque no guste, el poder del gran pagador es un elemento segregacionista de facto, sobre todo cuando se usan lugares comunes, lugares de todos, sitios sin aparente propiedad privada, sitios como los cielos de España y otros lugares.


Un interesado en que no haya nubes es todo aquel pagador que necesita, o está muy interesado, en que haya muchos días de sol para aprovechar su energía, o para no perjudicar un cultivo, o para no tener que pagar pólizas de seguros...

Un interesado en que las lluvias suelten su agua puede ser todo aquel pagador que necesita, o está muy interesado, en que sus siembras se empapen, se limpien aires contaminados y estancados,...

Sobre la eliminación del granizo considero que las parecidas hipótesis son sencillas de elaborar. Las dejo  para ustedes si os apetece.


La solución sería, evidentemente, informar a la población pues, sino, de quién es el cielo. ¿A quién pertenece el cielo que usan los aviones cisterna para sembrar? ¿Y parte del suelo qué recibe esos compuestos cuando precipitan? Hace falta informar a la gente, no desinformarla con noticias machaconas y redundantes.  


3 comentarios:

  1. Creo que están sembrando maría, porque la avioneta es de Pocholo.

    ResponderEliminar
  2. El joven emprendedor C. Carenado ha visto una oportunidad única de negocio en la naciente agricultura celeste, por lo que va a empezar a fabricar aperos agrícolas para aviones.

    ResponderEliminar
  3. Enologa Gay31/1/16 17:07

    Las avionetas que se dedican a este tipo de sembrado, son fácilmente reconocibles por llevar retrete en lugar de asiento para el piloto, con el fin facilitar las labores de abono de la labranza aérea.

    ResponderEliminar