25 de diciembre de 2015

Siempre Navidad



Es curiosa la Navidad. Siempre se insiste en los mismos principios morales para que continuén, desgraciadamente, muchos errores del sistema socio-económico que tenemos en ejercicio global. Es una pena. Incluso es desgracia. Lloro un día más. Lloro por los pobres del mundo, por los marginados, por los emigrantes que se juegan la vida en pateras, por los desgraciados, por los enfermos, por los que pasan hambre. Simplemente, lloro.

El Papa ha inaugurado recientemente el año de la misericordia y para mí, desgraciadamente, la palabra misericordia ha perdido su significado. Me voy al diccionario de la RAE y no sé lo que significa. No la entiendo. No me entero. ¿Misericordia? ¿Qué es eso?

Quiero mucho a Jacarandá, junto a mi familia, amigos y vecinos. También reconozco que estoy enamorado de Jacarandá ,a parte de mí mismo, y que me encanta su cultivo místico e interior. Alabo su gusto , hasta lo adoro, pero para mí, desgraciadamente, no me es suficiente tener un mundo interior estable y cultivado hacia el crecimiento del alma y sus colaterales, hacia la meditación u oración.
Para mi dolor, necesito hechos externos de amor demostrable, evidente. Necesito que la gente pueda cultivar sus cualidades potenciales. Necesito que las personas tengan sus necesidades cubiertas, más allá del karma o del darma. Lo siento. Necesito que haya equilibrio de fuerzas y necesidades cubiertas para todos, necesaria plataforma de crecimiento interior y exterior. Estoy cansado de mentiras o embustes. Necesito que el sistema sea un acróbata, al igual que lo intento yo, un pobre ser que apenas puede controlar su universo y aspira, en su imaginación, a que el universo sea generoso consigo mismo, con sus seres. Necesito ética incorpórea y humanidad considerada de facto. Necesito eso que llaman Amor al Todo. Es por todo esto que , en un día tan simbólico como es hoy, me sienta bastante triste. Siento que aún queda mucho camino por recorrer. Siento que nos perdemos en el camino de los egos superiores a las piedras. Tristeza.



Para terminar esta entrada simbólica de hoy quiero dar gracias a todos aquellos seres que con humildad entregan su tiempo a la oración por los otros, a ayudar a los otros , y a ambas cosas. El universo local es algo habitable gracias a vuestra colaboración. De los demás bichos, que solo miran su codicia y egoísmo, prefiero no escribir. Los tolero desde aquí, pero , sin ser muy diferente a ellos, me cansa su obsesión por los laudos y la grandeza. No entienden, no ven, que la grandeza está con los otros, no en la riqueza económica ni en una medalla o laudo. Lo siento mucho. Es necesario pasar a ideas post-olímpicas. Es necesario estar más allá del bien y del mal. Hay que estar con los otros siendo lo mejor de uno mismo, sin olvidar nunca la penosa tendencia a la distinción sobre los otros ¡Error de Sistema! Pues todos no somos iguales ni por asomo. ¿Cómo vas a comparar elementos únicos? La teoría de conjuntos es clara. La perpetua comparación de hechos y seres distintos es una tomadora de pelo inmersa en ego superior respecto a las piedras. Y que me perdonen las piedras, ...junto a la teoría de conjuntos.

Saludos.

7 comentarios:

  1. "Siento que nos perdemos en el camino de los egos superiores a las piedras."

    Yo donde me pierdo es en Dos Hermanas con tantas rotondas.

    ResponderEliminar
  2. El estepeño extremeño27/12/15 12:24

    "Siempre Navidad"

    Claro, pa que te comas to los días una caja de 5kg de polvorones. Con pan.

    ResponderEliminar
  3. Homer Simpson27/12/15 12:27

    "prefiero no escribir."

    YUJUUUUU

    ResponderEliminar
  4. "Pues todos no somos iguales ni por asomo."

    Carenado redactando el primer artículo de la nueva Constitución.

    ResponderEliminar
  5. "junto a la teoría de conjuntos"

    Querrás decir conjunto a la teoría de juntos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O quizá Junts pel conjunts.

      Eliminar
  6. "¿Misericordia? ¿Qué es eso?"

    Es como cuando alguien te ha visto hacer aerobic en una playa nudista, y lo ahogan en la orilla para acabar con la pesadilla.

    ResponderEliminar