9 de diciembre de 2015

Electrolizador Básico CareAgua II

Empiezo a entender la tentación que supone generar el gas de Brown , en lugar de separar Hidrógeno y Oxigeno durante un proceso electrolítico de agua en sosa y , por extensión, durante cualquier proceso electrolítico de agua con otro soluto oportuno como la potasa, la sal común,etc.

Doy fe de que la electrolisis incrementa su eficiencia energética conforme vas dejando más libre un electrodo respecto al otro, y todo funcionando dentro de un electrolito común , evidentemente.
Separar los gases supone una disminución de la eficiencia energética del proceso. Desde mis sencillos ensayos expreso que separando gases he tenido una máxima eficiencia energética inferior (basada en el PCI inferior) de un 32 % , y sin separarlos (gas de Brown) he llegado a una media de un 60 % de eficiencia energética.

Aún tengo pasos que dar en base a mis hipótesis, que están pendientes de demostración o no, pero la evolución de las eficiencias, de los procesos electrolíticos, constituye una proceso amable. Creo que me he enamorado de la electrolisis con sosa, y que me perdone Jacarandá. :)

Los datos compartibles de mi electrizador, o electrolizador, con separación de gases abarcan dos constructos: Costes materiales y capacidad de producción.

Los materiales que se necesitan son: un bote de polipropileno, dos estropajos, menos de cien gramos de sosa (prescindible si se usa agua de mar), un imán (relacionado con la durabilidad de los electrodos) , apenas dos metros de cable de 1,5 mm2 (que sobraron de un “chapú” que le hice a mi amigo Eme ;)) , menos de dos litros de agua que puede ser de mar (no es necesaria la sosa y hay que quitar el cloro previamente , cosa que puede hacerse con energía renovable o sacrificando eficiencia energética), y sal común (para darle la concentración de sodio correcta al agua marina).
Dichos materiales suponen un coste de unos catorce euros , sin tener en cuenta que he comprado las cosas a varios minoritas, entiéndase apreciadas tiendas de barrio.

He de concretar, porque es necesario para resolver ambigüedades, que el primer dispositivo necesitará  catorce euros de inversión pero para los siguientes usos solo hará falta reponer algo de soluto, disolvente, y el electrodo que se oxida , el positivo, que podremos usar más veces sí le colocamos el imán de neodimio al lado, con un preservativo para que no se oxide el imán. Debemos recordar que lo que nos interesa del imán es su campo magnético “protector”, antes que  su participación material en el proceso electrolítico.

La capacidad de producción el dispositivo, repito que con separación de gases, es de seis gramos de H2 en ocho horas. Eso supone unos 720000 Julios de energía que pueden ser usados en lo que se quiera. Evidentemente, dada la eficiencia energética del 30 % , hemos invertido más energía que la que obtenemos después. Pero esto le sucede a todos los electrolizadores que hay en el mercado, que yo sepa. Los electrolizadores industriales rondan el 50 % de eficiencia energética.

6*120*1000 = 720000 Julios.

¿Y qué podemos hacer con 720000 julios?

Pues , por ejemplo, encender una bombilla de 25 w durante ocho horas.

8h*25w= 200 h*w= 200*h*(J/seg)= 200*3600seg*(J/seg)= 720000J


Saludos.