28 de noviembre de 2015

Despropósitos Homínidos

Cuando escribo poesía, o cosa parecida a eso sin serlo, es evidente que no realizo ningún tipo de medida que se preste, ni me someto a estructuras del presente o del pasado. Lo siento. Lo siento profundamente pero con mis poesías , simplemente, grito  en cierta forma y manera intuitiva. Hasta es posible que instintiva.

Toda mi poesía, patatera o sedimento, también puede entenderse como una pequeña intuición que se desarrolla en el tiempo de mi absurdo antropomorfo. Lo siento de nuevo, pero tecleo. Ahí voy hoy.




Huelo desde la conciencia
Si existe, o es esencia,
Un algo perturbador,
Desde un siempre.

Atiendo desde mi mente
Que algo pretende
Ausencia de sino,
En despropósitos.

Busco desde hace tiempo
En mi camino perdido
Un sentido a tanto ego
Rampante.

Estoy cansado,
Firmemente,
De tanto Dios humano
En la tierra de bichos.

Guerras, matanzas
Desde injusticias
Despropósitos, desequilibrios,
Mundo enfermo, en Mafalda.

Absurdo tras absurdo,
Pendejo tras pendejo,
Ladrones tras ladrones
Simplemente, matones.

Siento matones disfrazados,
Egoístas condenados,
Perturbados con poder de facto.
Enfermos de ego en refugio.

Me duele la incapacidad
De ser felices con otros
Resolver conflictos hablando
Negociando entre iguales.

No hay iguales,
Es fantasía.
Solo hay jerarquías
Entes sobre Entes.
Almas perdidas.

No hay iguales,
Es fantasía.
Solo hay charlatanes
Entes entre Entes.
Almas. Perdidas.