24 de septiembre de 2015

Corre, corre, que te Pillo.

Recuerdo ahora , tal cual maduro avanzado, otro incidente circulando por las carreteras españolas. 

Tengo un vehículo , compartido con mis hermanos aunque el principal usuario soy yo, que consume como un tractor y cuyo motor es muy bajo en caballos, así pues para recorrer largas distancias necesito tiempo para viajar despacio o, en su defecto, dinero abundante para pagar el carburante que consume a altas revoluciones y velocidades normales. En mi caso, en el caso de mi vehículo armoniosamente compartido , a partir de las dos mil quinientas vueltas por minuto, también sirve revoluciones por minuto, necesita una gasolinera cada cincuenta kilómetros y los euros correspondientes. Nada más pensarlo, lloro con amargura Carenada. Entiéndase que lloro como un niño de dos años al que le quitan su juguete favorito. Viene a ser un: Buaaa, buaaa, buaaa, descompensado acústica, melódica, y por supuesto, armónicamente. Mis berridos son comparables al ruido de un compresor gigante sin silenciador. Una locura. Es por eso que, recientemente, he insonorizado mi casa.

El caso ahora es un nuevo incidente circulando por la A4 en dirección Madrid. En esta ocasión, cerca del Despeñaperros había una obra durante unos buenos kilómetros y aparecían limitaciones de velocidad en amarillo que, sinceramente, nadie cumplía o, también sirve, eran un cachondeo, un mal chiste. Me asusté un poco más de lo acostumbrado, aunque no era la primera vez que vivía la sensación de ser un tapón circulatorio, como consecuencia de cumplir las limitaciones de velocidad en zonas con obras, y los demás conductores pasárselas por algún lugar.

El nene tenía un tráiler pegado al culo de la furgoneta. Un camión con su remolque iba pegado a la matrícula trasera. Parecía, todo hay que decirlo, como una gran calcomanía con forma de cabina de camión o, si os va el miedo, una sombra grande en la espalda. El camión permanecía pegado y yo, en mi desgracia , miraba el indicador de velocidad que me marcaba la velocidad máxima de las señales amarillas . ¡Estaba circulando conforme a las normas! Y el camión iba pegado mí hasta que en un momento determinado me dio una ráfaga de luz y un bocinazo breve. ¡Flipé en colores aditivos y sustractivos!


En ocasiones pienso que un día , con tanto cumplir las velocidades límite en zonas de obra, o en ciudad, van a adelantarme monopatines, bicicletas, y abuelos o abuelas con su andador de aluminio último modelo.

9 comentarios:

  1. Master Choff24/9/15 19:26

    "Es por eso que, recientemente, he insonorizado mi casa."

    Te hubiera salido más barato dejar de comer alubias.

    ResponderEliminar
  2. "El nene tenía un tráiler pegado al culo"

    El camionero nunca sabrá el peligro que corrió.

    ResponderEliminar
  3. "Tengo un vehículo, ....que consume como un tractor y cuyo motor es muy bajo en caballos"

    Una compra maestra.

    ResponderEliminar
  4. "Corre, corre, que te Pillo."

    Carenado, detrás de la furgoneta del panadero.

    ResponderEliminar
  5. "¡Flipé en colores aditivos y sustractivos!"

    Te he dicho mil veces que no te líes los porros con las hojas del libro de matemáticas de 1º de la ESO.

    ResponderEliminar
  6. Plinio el Maduro27/9/15 12:27

    "Recuerdo ahora , tal cual maduro avanzado, otro incidente circulando por las carreteras españolas."

    Si, cuando te saltaste un STOP al salir de Itálica por la vía romana IV con la cuádriga sin la ITV y el centurión te sacudió 1000 sestercios de multa.

    ResponderEliminar
  7. The Independent catalá27/9/15 16:53

    Las acciones de Aquanardo MC se desploman en bolsa, tras ser multado su inventor con 1600 millones por emitir más gases contaminantes que el polo petroquimico de Shangai.

    ResponderEliminar
  8. Carenado si que es pot

    ResponderEliminar
  9. MENUDO BODRIO DE CONDUCTOR!!

    ResponderEliminar