5 de julio de 2015

Los grandes números, y sus mulas "toas".




Advertencia. Este texto puede ofender a personas que creen en el sistema en que vivimos. Les ruego , a dichas personas, que no continúen leyendo este documento. Muchas gracias.


Pocas veces he solicitado ayuda a alguien, mi estúpido orgullo me lo impide, pero en esta entrada de hoy, tal como he pedido alguna que otra vez en este entorno gris -como a la filósofa Adela Cortina hace unos años- , pido ayuda a los matemáticos. ¿Por qué? Os preguntaréis algunos. Pues porqué leyendo un artículo de la revista Investigación y Ciencia de Febrero 2015, me he asustado mucho. Me he asustado tanto que estoy temblando en estos momentos.

  • Asdjfala nalkvañlk nsdfklsfs . Tac,tac,tac. -late mi corazón de latón.

Hay varios artículos interesantes, donde entra uno sobre microsiderurgia de mi estimado Boada Ferrer, pero el que me ha asustado es otro. En la página 60, Terence Tao escribe sobre Leyes Universales de las Matemáticas...Dice por ejemplo:

Varios sistemas complejos muy dispares presentan el mismo comportamiento a gran escala. Aunque el fenómeno se ha observado en todo tipo de contextos, su fundamentación matemática sigue planteando numerosas preguntas”

Y el momento más temible, desde mi visión intuitiva, surge cuando el autor susodicho escribe sobre la universalidad en estadística:

(pg.62)“ ...resultado matemático conocido como ley de los grandes números...En el caso que nos ocupa (predicciones de Nate Silver sobre los resultados en las elecciones estadounidenses de Noviembre de 2008) , dicha ley garantiza que , siempre que en una encuesta participe un número suficientemente elevado de personas elegidas al azar , las predicciones del sondeo tenderán a converger a los resultados reales, con un margen de error que depende del número de entrevistados. Por ejemplo, en una encuesta en que participen mil personas, el margen de error rondará el 3 por ciento. La ley de los grandes números es universal... se enseña de manera habitual en las clases de probabilidad y estadística... el siguiente ejemplo por orden de importancia lo hallamos en el teorema del límite central... se aplica a cantidades que surgen como combinación de un gran número de componentes que fluctúan de manera aleatoria e independiente...A grandes rasgos, nos dice que, si ninguno de dichos componentes ejerce una influencia predominante , la cantidad en cuestión quedará aproximadamente distribuida según una campana de Gauss, o distribución normal. Decimos que esta ley es universal porque se cumple con independencia de cuántos componentes haya y de cómo fluctúe cada uno de ellos (si bien se torna más exacta a medida que aumenta el número de componentes)”

Fuera parte de que Tao pueda denunciarme por plagio, pese a indicar que es el autor del texto escrito en cursiva, no puedo dejar de expresarme a sabiendas de que este tipo de leyes se usan, a buen seguro, en los prolíficos cursos sobre predicciones de acciones en bolsa...Donde los pequeños inversores, que reciben muchas metáforas en los múltiples libros que hay al respecto, son , presumiblemente, víctimas propiciatorias. Pero mis tiros argumentales no van dirigidos a la presumible engañifa destinada a los pequeños inversores que, en base a su NO acceso a grandes números van a perder , tarde o temprano, su dinero... Y nadie se enterará, salvo el pequeño inversor y su cuenta bancaria, porque sería echarse tierra en cima frente a los demás. Son cosas de la codicia y del orgullo. Cosas de animales muy humanos.

Mi miedo descomunal surge porque hay muchas leyes matemáticas, relativas a los números, que van a beneficiar al que tiene mucho. Recuerdo descaradamente a Dan, antiguo compañero de trabajo y buen jefe -siquiera para mí-, que decía:

  • El dinero llama al dinero.

SI las grandes riquezas, los grandes propietarios, los adinerados inmensamente, los poderosos con acceso a grandes datos,...usan estas leyes matemáticas universales en su beneficio...
SINO hay solidaridad ni conciencia común por principio, en la conciencia del poderoso del momento, es muy lógico pensar que:

¡JAMÁS HABRÁ REDISTRIBUCIÓN DE RIQUEZA!

O que jamás habrá JUSTICIA SOCIAL, porqué el acceso a esas leyes matemáticas, que conocen y controlan los poderosos del planeta gracias a sus múltiples asesores y recursos, van a implicar una gran coordinación con ideas como: el máximo beneficio económico sobre todas las cosas, la mejor inversión entre las posibles, la eliminación de competencias reales o potenciales, la minimización de amenazas a los propios intereses, la creación de necesidades artificiosas en los consumidores, la imposición de argumentos e ideas antes que su discusión con prioridad social (el tema de Grecia y el Euro, por ejemplo), etcétera … Maquiavelismo antes, y después.

Al final, el lobo grande se come al cordero y a los lobos chicos. Fin.

Se hace evidente, aunque me repita hasta la saciedad, que hay que evitar que personas sin Ética, la mayoría de los humanos del presente siglo, accedan al poder sobre otros, y hay que hacerlo de forma pacífica y al margen de los tableros de juego en que participan los poderosos con problemas de codicia (el 99,9% de ellos). En esos tableros hay muy poco que hacer si tus números son pequeños. Un ejemplo final:

-¿Existe un libre mercado qué regule el margen de beneficio de las empresas de hidrocarburos, evitando el monopolio, y qué a su vez regule el precio que pagan los usuarios finales ?
-Humm. ¡Pues no! Estas empresas, con el petróleo barato, ya están haciendo su agosto en julio.

Evidentemente la idea del mercado libre, o cosa parecida, más allá de un mercado de barrio, es una gran mentira que cuentan muchos ponentes. Que pena que me da la frase inmediatamente anterior, desde mi cariño hacia buenos profesores que he tenido en el pasado .

-¿Y tú? ¿Serás pobre? ¿O serás rico en el futuro cercano? Recuerda que cada vez, según parece y nos cuentan, hay menos clase media.

Saludos.

1 comentario:

  1. Anónimo5/7/15 23:28

    "Asdjfala nalkvañlk nsdfklsfs . Tac,tac,tac"

    Te he dicho mil veces que el Zotal con seven up no te sienta nada bien.

    ResponderEliminar