15 de abril de 2015

Electrólisis de H2O con estimulación electromagnética de ruptura. Parte II



Es curioso como una sencilla electrólisis, en primera instancia, puede complicarse en su perfeccionamiento y control de variables. Para poder hacer un contraste con mis hipótesis, e incluso hipótesis colaterales, necesito una prueba de control, una electrolisis de control o electrólisis convencional de referencia. Y, tengo que reconocer que, dicha prueba inicial está siendo una auténtica locura.

Como esto sí sé que lo han hecho otros con éxito, de hecho hay electrolizadores (o electrizadores) industriales que se usan desde hace muchas décadas, y hay electrólisis de agua publicadas desde Volta o puede que desde antes... Elegí esta práctica de electrolisis estimulada, frente a una electrólisis convencional, para terminar el curso de Pilas de Combustible Hidrógeno en que estoy matriculado, y , todo hay que decirlo, para investigar animalmente cosas de mi mundo de bichos, antes que de seres inteligentes. 

Lo curioso de todo esto es que pretendo controlar un proceso con recursos justos, o mínimos, y eso constituye una aventura llena de variables o recovecos. Mientras realizo las pruebas reconozco que soberbia, y vanidad, entre otras losas, pueden constituir elementos perturbadores que castiguen a todo aquel investigador que se preste, pues los esfuerzos son grandes y si hay resultados… 
¿Cómo compensa una mente animal los buenos resultados tras un esfuerzo?  
Muchos animales expresan: - Soy la “repera”… como mínimo.  
Cosas de las emociones que no tienen que ver con los hechos, aunque sí con cómo se viven los acontecimientos.

No obstante, las claves son el esfuerzo, la constancia, y los resultados contrastables. En base a ellos, antes que en base a otras cosas estúpidas y humanas demasiado frecuentes, se pueden realizar reflexiones medianamente razonables. Siquiera en ciencia, y pese a quien le pese. En ciencia muchos asuntos, que no todos, son cuestión de hechos refutables, antes que de egos endiosados o teorías que puedan ser ciertas, o no, o solo parcialmente. Pero eso es otro tema, otro asunto diferente al que trato como bestia bípeda que teclea.

Estos son mis objetos de inicio: 1.5 litros de agua de grifo, 15 ml de sal marina bien disuelta en ese agua, un bol grande que pueda contener el líquido y los electrodos, una fuente de alimentación de corriente continua con tensión e intensidad regulables, un polímetro para medir tensión de servicio en tiempo real (alterna), otro polímetro para medir intensidad de servicio en tiempo real (alterna), un termómetro digital de lectura de temperaturas a distancia, una báscula digital de cocina con resolución de 1 gramo, una estación meteorológica para conocer temperatura del ambiente en dos cotas (arriba y debajo de la zona de pruebas) y la humedad relativa del aire, dos extractores para forzar la salida de aire, oxigeno, y el poco hidrógeno que produzco –ventilación forzada-, un reloj temporizador de pruebas –resolución mínima 1 minuto-, electrodo negativo de nana de níquel (producto de limpieza que se encuentra en droguerías), electrodo positivo que te vuelve loco  pues desaparece tarde o temprano pasando al electrolito –brocas, nanas de acero, nanas de aluminio, minas de grafito,…-, papel y bolígrafo para registrar las variables cada cierto tiempo, higiene y limpieza en la eliminación de los diferentes óxidos conseguidos entre una prueba y la siguiente, objetos diversos como palos, pinzas, soportes, bridas, guantes, cajas… para sujeción, protección, agitación y manipulación.

Es cierto que podría usar potasa, o KOH, o sosa, NaOH, para la electrolisis pero, sinceramente, la sal común es más accesible y me gusta la idea de usar agua de mar pese a los inconvenientes de este tipo de electrólisis. ¿Por qué? Básicamente por razones de acceso a dichos compuestos químicos.
Si dais una vuelta por mi amada wikipedia, a la que en cuanto la vida me sonría económicamente ayudaré económicamente (VLR económica), podéis ver que son productos industriales… cuyo precio puede controlarse… aunque no sea necesario reponer mucha potasa en las electrolisis industriales que se realizan.

El KOH viene de la electrolisis de una solución controlada de cloruro potásico (http://www.ecured.cu/index.php/Hidr%C3%B3xido_de_Potasio).
Y, normalmente, el cloruro potásico proviene de la silvita, o la silvinita (http://es.wikipedia.org/wiki/Cloruro_de_potasio) que se obtiene de explotaciones mineras e ignoro, siendo sinceros, sus existencias mundiales, su localización geográfica… y otras posibles fuentes de extracción más baratas que no sea el agua de mar u océano.

Evidentemente, el KOH, y el NaOH, pueden proceder de otras fuentes pero, curiosamente, el agua de mar contiene sales diversas, entre ellas sal común, o ClNa, y Cloruro potásico, o ClK,  y es mucho más accesible para todos los homínidos. Me quedo con la sal común, o el agua de mar u océano, para mis pruebas del presente. Y esta actitud actual no supone que no inicie otras en el futuro, si continúo con mis estúpidos experimentos. Estúpidos en base a los actos perversos de la especie a la que pertenezco, y si alguien se enfada, u ofende, por esta frase inmediata y anterior, que se aguante.  


Saludos.

4 comentarios:

  1. Si le pones un poco de pan, tomate y pepino consigues un gazpacho.

    ResponderEliminar
  2. La panadería Polvillo del Tiro de Línea ha sido galardonada con la primera edición del premio C. Carenado a la Excelencia.

    ResponderEliminar
  3. Obras Públicas confirma que el metro pasará por el Tiro de Línea, aprovechando como entrada el socavón que hizo un vecino en la planta baja de su bloque.

    ResponderEliminar
  4. Carenado se muestra reticente ante la imposición de la medalla de Hijo predilecto de Sevilla. "Es que no me convence que el cordón de la medalla tenga un nudo corredizo y el Alcalde me la quiera poner con un palo", ha declarado.

    ResponderEliminar