14 de marzo de 2015

El pepinillo escucha



Jacarandá, con su pelo precioso y en falso rojo,  se acercó el otro día por casa para acompañarme un poco en mi tesitura de salchicha, o pepinillo. Aún no han encontrado la solución a este problema generalizado que afecta a los varones adultos y menores de sesenta años. Mientras llega la solución, Jacarandá se acerca todos los días que puede aunque coincida con mi querida madre. Las dos se conocen, y se llevan muy bien.

Jacarandá hoy ha venido triste, muy triste, demasiado triste. Parece ser que ha recibido la carta de un admirador con el que la convivencia es un imposible. Tras pedirme mi consentimiento se ha puesto a leerme una carta entre varias.

Querida y amada Jacarandá, siempre te he dicho que eres un hada del bosque y de la naturaleza. Me reafirmo en dicha visión de tu admirable figura interna y externa. Eres un hada preciosa y, sinceramente, te quiero. Te quiero mucho. Me gusta verte revolotear entre los árboles, oír tus carcajadas, escuchar tu pelo al aire de la montaña, ver tu gracia, observar tus movimientos controlados y simétricos, tus pechos. Me gustas toda tú.  Sueño contigo todos los días laborables y festivos. Sueño por la noche y en las siestas. Siempre te veo flotar sobre el cielo y contemplar la luna en sus fases sucesivas.

He determinado en mi amado sino, ese que te quiere a ti, que eres mi sol y mi eclipse, que eres mi alma doble y mi espina, que eres mi todo gran parte del día. Eres casi mi eternidad, y en ella te quiero.

Cuando estoy cerca de ti no añoro nada, no tengo ni hambre ni sed, y mira que me gusta comer y beber. Cuando te toco un momento el tiempo se para, floto, los colores brotan de las sombras, de la oscuridad.

Amada Jacaranda, tú eres mi luz. Quiéreme. Quiéreme, por favor.

-Guauu. Vecina. Que pillado está ese muchachote. Está enamorado de ti. Se nota que te quiere. Se palpa en cada palabra. ¿Por qué estás triste entonces?
-Porqué hemos convivido juntos y el amor, el puñetero amor, no es suficiente. Somos muy distintos y yo pensaba que podría cambiarle.
-Ufff. ¿Cambiar a otra persona? ¿Por qué las mujeres guardáis esa esperanza vana?
- ¡Ustedes también!
- Es posible. Es posible. Pero, desgraciadamente, mi experiencia me dice que las mujeres, la hembras, deseáis más cambiar los pequeños y grandes comportamientos de vuestra pareja. Es lo que pienso, querida vecina.
- Gracias. Entonces… Seguiremos igual. No voy a hacer nada.

- Lo entiendo Jacarandá. Lo entiendo. El amor, el dichoso amor, a veces no es suficiente…Ayúdame a incorporarme, por favor.
- ¡Claro!

15 comentarios:

  1. "Sueño contigo todos los días laborables y festivos"

    Baja Bécquer, que sube Carenado

    ResponderEliminar
  2. "...escuchar tu pelo al aire"

    Debe tener un whisper xl.

    ResponderEliminar
  3. Nuevo calendario poético-administrativo15/3/15 12:35

    "Jacarandá se acerca todos los días"

    ¿Días hábiles o naturales?

    ResponderEliminar
  4. "Sueño por la noche y en las siestas"

    Pero si tú las empalmas...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16/3/15 0:41

    Después de este poema, las posibilidades de Carenado para convertirse en el nuevo letrista de Camela han aumentado notablemente.

    ResponderEliminar
  6. Walltrapa Street Journal16/3/15 1:12

    Tras la imposibilidad de cobrar las deudas de Carenado en otra moneda que no sea la Puma, el Tiro de Línea sale definitivamente de la eurozona.

    ResponderEliminar
  7. "Me gustas toda tú"

    Carenado dándole vueltas a una tostá de kilo y medio

    ResponderEliminar
  8. "Me gustas toda tú"

    Carenado dándole vueltas a una tostá de kilo y medio.

    Di que si.

    ResponderEliminar
  9. Si Carenado consigue pagar con moneda puma, es un lince

    ResponderEliminar
  10. Archaeological Digest16/3/15 15:55

    Hallan en Atapuerca el gorro de la fertilidad de prepucio de mamut que Carenado perdió en una reyerta con unos neandertales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiranosaurius Tex-Mex16/3/15 21:04

      Por supuesto, fue una reyerta verbal y no violenta.

      Eliminar
    2. Anónimo17/3/15 0:58

      El caso es que Carenado quiso sellar la alianza entre especies recitando unos poemas de hermanamiento cavernario, y los neandertales reaccionaron rapidamente extinguiéndose en masa.

      Eliminar
  11. No se confirma que Carenado tenga programado probar su nuevo aquanardo movido por energía solar el día del eclipse.

    ResponderEliminar
  12. "Me gusta verte revolotear entre los árboles"

    Baja a la muchacha del naranjo y cancela los proyectos del butanardo y del nitroglicerinardo.

    ResponderEliminar
  13. "Cuando estoy cerca de ti no añoro nada, no tengo ni hambre ni sed,"

    Carenado haciéndole arrumacos al frigorífico.

    ResponderEliminar