13 de febrero de 2015

El pepinillo

El otro día, sin ir más lejos, me dijeron que en muchos aspectos era como un tronco. Esta idea del tronco me ha llevado a esta pequeña narración de carácter, básicamente, estúpido.   :)

Fue una mañana de un año perdido. Yo, Carenado, ser vivo de talla pequeña y brazos largos, iba a levantarme como siempre para desayunar algo. Cuatro o cinco tostadas ,con diferentes condimentos, serían suficientes pero, para mi sorpresa, no pude incorporarme siquiera. Tenía mi cabeza en su sitio y la podía girar con cierto ángulo, pero carecía completamente de brazos y piernas. Era como un cilindro, un salami, un salchichón gigante de dos cuerpos cilíndricos concatenados por mi cuello: uno inferior grande y otro superior más pequeño. Girando la cabeza en lo posible, podía ver que no tenía brazos ni piernas, pues habían desaparecido. Al menos no era una cucaracha kafkiana, o un extraterrestre del distrito nueve, pensé. Respiré varias veces en profundidad para relajarme un poco mientras mi estómago pedía la ingestión de tostadas con aderezos.

-¡Cachis! ¿Qué hago? Me dije en solitario.

Y decidí intentar bajar de la cama rodando. Al menos, podría serpentear tal cual gorda serpiente de dos segmentos. Comencé a moverme para intentar caer sobre el suelo con la parte inferior de mi cuerpo, primero, y con la superior , después. Con dicho propósito rodé , rodé, y dí con el cráneo , segmento supuestamente superior, en uno de los armarios, quedándome tal cual bolo torcido. Apoyado de mala manera sobre uno de los armarios de mi habitación, sentí dolor pero no noté sangre. Contusión segura, me dije. Fue entonces , necio de mí, cuando entendí que no sabía como abrir el pestillo de la puerta de mi habitación.

- ¡Cachis! Ahora estoy en el suelo frío de losetas de gres. ¿Qué puedo hacer?

Quizás fue el destino, o no, pero a los pocos minutos apareció una vecina, que tiene las llaves de mi piso, y que había escuchado la siguiente noticia en el telediario de la uno, que se ve en todo el mundo por satélite:

- Después del extraño incidente, en que todos los varones menores de sesenta años han sido convertidos en cilindros dobles conectados por un cuello giratorio; las mujeres , los niños, y los varones mayores de sesenta años se han hecho responsables de sus seres próximos y queridos. Nadie conoce la razón de estos sucesos, y en estos momentos gobierna España la ex-vicepresidenta del gobierno, por que el presidente no está en condiciones...

Este pequeño relato lo ha escrito mi vecina después de dictarle las frases y modificarlas en sucesivas relecturas y cambios, para buscar la máxima expresividad. Muchas gracias, hada de la jacarandá, por ayudarme en mi digitación. 
Aún no se sabe lo que ha sucedido en el mundo, pero sí se sabe que los que nos hemos convertido en un salami, de dos segmentos concatenados, podemos comer, beber, orinar, pero no defecar. No emitimos heces y la consecuencia es la asimilación completa de los nutrientes que comemos. Todos estamos creciendo al ritmo de nuestra ingesta. Menos mal que no tenemos demasiado hambre. Algunos graciosos nos llaman gusanos. Quizás escriba otro día como es la vida de un gusano salchichero, sí el hada de la jacarandá me ayuda a teclear más cosas . Gracias.


Nota del hada de la jacarandá: Carenado es cruel consigo mismo, no le presten mucha atención. A mi me parece un pinchito de pepinillos sin pique. Sobre el crecimiento de Carenado tengo que decir que, según los cálculos que hemos hecho y revisado, dentro de un año no podrá salir de la habitación. Estamos pensando en ir a vivir al campo en una jaima que vaya creciendo conforme él crezca... Pero, de momento, vamos a esperar a ver sí este problema universal se resuelve. Ya habrá tiempo para cambiar de raíces.  

4 comentarios:

  1. Este pequeño relato lo ha escrito mi vecina después de dictarle las frases y modificarlas en sucesivas relecturas y cambios, para buscar la máxima expresividad. Muchas gracias, hada de la jacarandá, por ayudarme en mi digitación.

    Enhorabuena Constantino ya tienes nueva Hada.

    ResponderEliminar
  2. Carenado... las hadas no existen. Son una fantasía, como los duendes, los gnomos o el programa de Podemos.

    ResponderEliminar
  3. "El otro día, sin ir más lejos, me dijeron que en muchos aspectos era como un tronco."

    Si. Lo dijeron los de el Grupo de Operaciones Especiales de Fontanería refiriéndose a lo que dejaste en el cuarto de baño de "El Virutas".

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14/2/15 0:27

    "Cuatro o cinco tostadas ,con diferentes condimentos, serían suficientes"

    En efecto, es un relato de ficción.

    ResponderEliminar