7 de enero de 2015

Flatulencias en el ascensor


El ascensor de mi comunidad es normal, o sea que es como muchos otros. Pues su normalidad, cuando subo solitario a colgar la ropa al tendedero, es peligrosa desde el olor y su percepción, desde el ventoseado, aunque no desde el “ventoseador” o ventosean te. Sinceridad oliente ante todo.

Reconozco que estoy pensándome mucho volver a ventosear cuando suba al ascensor y, en soledad vertical, escuche el ruido del motor y el rozamiento de los cables que me suben o me bajan a la planta moviéndome ligeramente las tripas y su contenido. 

Prometo que a partir de mañana no ventosearé en el ascensor para no tener que aguantar la fatiga que he aguantado hoy. Nada más llegar a mi piso, tras soportar la nube del trayecto, he encendido una varita de incienso que me regaló mi compañera de camino. Me ha servido mucho para olvidar el olor soportado. Un olor que casi ha sido dolor. Como curiosidad indicar que he estado al lado de la varita de incienso durante diez minutos.

Entiendo que la soledad íntima del espacio limitado de un elevador es razón suficiente para pensar en aligerar peso y gases, pero también entiendo que dejar el regalo para el siguiente viajero es cruel, salvo que el viajero nos caiga mal y, en consecuencia absurda, se lo merezca. 

Pienso que no hay nada mejor que ventosear caminando cuando caminamos solitarios por la acera, pues si viene alguien detrás puede llevárselo recién hecho. 

¡OJO con los pedos en el espacio y el tiempo!

¡OJO con los pedos en los espacios cerrados, y comunitarios!

Imagino unos calzoncillos, o bragas, preparadas para no transmitir las ventosidades hacia el exterior. También temo lo que pueda suceder cuando el usuario se quite la prenda imaginada.  

Es peligroso quemarlos sin precauciones. Cuenta la red que deben ser incendiados con prudencia, pues alguno que otro se ha quemado el trasero tras la guasa de la trompeta con fumarola.

En conclusión: sois libres de peer, o no peer.

18 comentarios:

  1. Anónimo7/1/15 23:05

    "Prometo que a partir de mañana no ventosearé en el ascensor para no tener que aguantar la fatiga que he aguantado hoy. Nada más llegar a mi piso, tras soportar la nube del trayecto, he encendido una barita de incienso".

    En tu caso tuvimos que quemar la fábrica de incienso y hundir el ascensor en las Fosas Marianas para disipar el olor que dejaste. No obstante, aplaudo tus buenos propósitos para el año nuevo. Tus vecinos y el ecosistema te lo agradecerán.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/1/15 9:42

    " he encendido una barita de incienso que me regaló mi compañera de camino"

    Sea barrita o varita, lo que tú necesitas es el Botafumeiro bien cargao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He decidido varita, aunque barrita también serviría. Gracias.

      Eliminar
  3. Anónimo8/1/15 11:32

    "pero también entiendo que dejar el regalo para el siguiente viajero es cruel, salvo que el viajero nos caiga mal y, en consecuencia absurda, se lo merezca."

    Si coincides en el ascensor con Montoro o De Guindos, puedes ventosear a quemarropa.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/1/15 13:14

    "pero también entiendo que dejar el regalo para el siguiente viajero es cruel"

    Sobre todo si entra fumando, porque habría que buscarlo en la Nube de Oort.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8/1/15 22:19

    "Es peligroso quemarlos sin precauciones. Cuenta la red que deben ser incendiados con prudencia, pues alguno que otro se ha quemado el trasero tras la guasa de la trompeta con fumarola."

    Claro. Por eso te acoplaron un tubo de amianto cuando te usaron de pebetero olímpico en Barcelona 92.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/1/15 11:18

      También hizo de doble de pozo kuwaití ardiendo en una película sobre la Tormenta del Desierto.

      Eliminar
  6. Anónimo9/1/15 11:29

    Científicos estudian los gases carenados para desarrollar la vacuna contra el ébola. Según el director del proyecto "ésto a la fuerza tiene que acabar con todo bicho viviente".

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9/1/15 11:31

    Se confirma que prohíben a Carenado entrar en la Torre Schindler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/1/15 16:45

      Y con esta última prohibición, ya sólo tiene permitido el acceso a las las fábricas de abono, de celulosa, a algunas zonas de las granjas para cochinos, y a las salas de cine donde proyecten películas españolas (al no existir riesgos para las personas, exceptuando a la taquillera y al acomodador).

      Eliminar
  8. Anónimo9/1/15 16:52

    "En conclusión: sois libres de peer, o no peer."

    Eres el Chespir del Tirolínea.


    ResponderEliminar
  9. Anónimo9/1/15 17:01

    "¡OJO con los pedos en el espacio y el tiempo!"

    Recuerda lo que te dijeron el día de tu boda con un transexual malayo: "si alguna vez ventoseando viajas atrás en el tiempo, procura no tocar nada"

    ResponderEliminar
  10. Guauuuu. Os habéis montado una buena historia....El peo no era mío. Las ventosidades propias no molestan tanto, son más llevaderas... La ventosidad en cuestión era ajena... por eso prometo...
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/1/15 21:37

      Es estadísticamente imposible que en tu bloque viva también un sujeto con semejante reservorio, así que déjate de historias.

      Eliminar
    2. Anónimo9/1/15 23:26

      Si, que imaginación la nuestra... mira que imaginarte ventoseando como una carraca. Con lo fino y discreto que tu eres para estas cosas. A veces hasta te confundo con Lord Carrington.

      Eliminar
  11. Vas a tener el único ascensor con ventanas correderas del planeta.

    ResponderEliminar
  12. Carenado, en la lista negra del CNI por comprar petardos en el moro de su barrio para Fin de Año.

    ResponderEliminar
  13. Naciones Unidas amenaza a España con el embargo económico, si Carenado sigue publicando en internet sus fotos veraniegas en una playa nudista cogiendo berberechos.

    ResponderEliminar