17 de octubre de 2014

El Viruta

Los bares, son esos lugares tan amados por unos, y tan odiados por otros cuando hay excesos.

 ¡Ay! Los bares.

Los bares, son esos sitios de reunión con risas, que en justa medida son  paraíso, en los buenos momentos, y en los excesos son discordia e, incluso, infierno.

¡Ay! Los bares.

Los bares me gustan, pero sin dinero poco puedo hacer en ellos, salvo verlos de lejos, en la distancia, o esperar a ser invitado por algún amigo con un poco de pasta.

 ¡Ay descarado!  ¡Ay cuello! ¡Ay cara dura!...

¡Ay!  Los bares.

En mi barrio hay muchos bares y mi favorito, sin ser el único, tenía el nombre de: Los Lagares. Mis amigos Elle y Eme solían, incluso suelen, hacer bromas frecuentes donde incluían este escenario en sus guasas… Pues dicho bar, que dentro de poco comienza una nueva etapa, ha cambiado de nombre tras la jubilación de su propietario. A partir de ahora se llamará como se llamaba antiguamente, como se llamaba cuando estaba en la Avenida de los Teatinos, como se llamaba cuando tenía vida antes de la expropiación de finales de los ochenta.  

El bar de nombre: Los Lagares, desaparece.  Retoma el nombre de: El Viruta.


Suerte y buenos clientes con el nuevo camino, con las nuevas generaciones.