30 de octubre de 2014

Dame la tarjeta, verás lo que hago.

Mañana hace cinco años que presenté Rosa.et en público. Un libro de ciencia ficción auto-editado que ha tenido opiniones de todo tipo. Para celebrar esa presentación en público, costeada mayoritariamente con la venta de unas acciones de una pequeña empresa con la que perdí mi relación social y laboral, voy a realizar esta breve entrada de hoy. Una entrada que se fija, sobre todo, en mi biografía inadecuada:

" ...En el fondo me considero ciudadano del mundo y miembro de la especie mojonera llamada Homo Estupid , que llamo así por sus actos, más que por su laureada y teórica inteligencia..."

Han pasado cinco años y, desgraciadamente, sigo pensando lo mismo. Para filosofar un poco, desde mis limitadas capacidades de infrahumano, voy a comenzar con una palabras de Jose Luís Sampedro:

"" El Mundo, Domingo 27 de Junio de 2010...
Lo que hay que producir son valores éticos y humanistas, que permitan a la especie sobrevivir en un nuevo orden de cosas. Pero ¿ de dónde va a venir la revolución?;..., su puntero de maestro sabio se alza al fin señalando el Lejano Oriente y al sur, África...Si la humanidad no rectifica su codicia y continúa obstinada contra la naturaleza , la naturaleza acabará con la humanidad...El mundo nos digerirá y seguirá viviendo, porque es el todo.""

Para continuar, voy a seguir con unas palabras de Adela Cortina, palabras que ya comenté en este entorno gris que antes era amarillo:

"" ABC, Jueves 10 de Diciembre de 2009...
¿La crisis provocará cambios tangibles en los individuos o las burbujas descerebradas volverán a estallarnos en la cara?... "¿Lecciones aprendidas? Nuevos modelos de crecimiento y nuevas formas de vida".Ojalá aprendiéramos que debe ser así, pero nos tememos que vamos a seguir en lo mismo...""

O con estas palabras de A.D.C, pg. 6 del diario 20 minutos,  Martes 28 de Octubre de 2014:

""...los cargos políticos presionaban a los técnicos- funcionarios en su mayoría- para adjudicar los contratos a las empresas escogidas""

Y , para terminar, uso estas palabras de mi amigo Ele. Amigo que he mencionado alguna vez en este entorno por su capacidad de raciocinio comparativo, junto a sus dos manos izquierdas (o derechas, que también sirven pues , como un servidor, él no se caracteriza por ser muy diplomático. Aunque si el sueldo está en juego se modera como yo. Él sabe que el que paga manda, y yo también lo sé junto, por ejemplo, a Elle y Eme . ¿Eh? ):

""Bar de un barrio sevillano, Octubre de 2014...
Amigo Constantino. ¿Qué harías tú con una tarjeta Visa que te dan para que la uses como quieras, conociendo al pagador ? ¿Qué harían la mayoría de tus vecinos, o de mis vecinos, con esa tarjeta Visa?... ¡Pues usarla, y trincar, para no quedar como un tonto! ""

Es evidencia triste y probable que nuestra especie termine por extinguirse en el tiempo de la naturaleza y del universo. Mientras tanto , mientras ese triste momento llega, yo intentaré ser lo más honrado posible para tener tranquila mi conciencia y su ética. Buscaré un buen uso de mis valores éticos y humanistas, para seguir demostrando en público que soy un buen gilipollas (o un estúpido, que también sirve).

Un abrazo amigo Ele, aunque no pases por aquí ni en pintura.

Posdata 1: no veo por ningún lugar la suficiente empatía como para dejar de ser unos oportunistas a todos los niveles sociales (y menos en África o Asia -aunque haya buenas personas en esos continentes...lo siento. Discrepo de Sampedro. El abusón gana la partida, gana todo el juego. Siempre he visto eso pues, básicamente, el abusón se salta las normas que el otro respeta. Y eso es jugar con mucha ventaja. Es absurdo,pero es real).

Un ejemplo sencillo: Tengo sobradas experiencias , que no todas-menos mal-, para decir que las personas no valoran el trabajo ajeno. Si el trabajo ajeno puede ser gratis, mejor que mejor. Y esto del trabajo ajeno es extensible a múltiples categorías antropomórficas e, incluso, sociales o personales. ¿Qué soy un rencoroso? Pues no sé que decir... Ustedes mismos. Ahí están los comentarios.Saludos.
Posdata 2: Que exprese lo expresado no implica que esté de acuerdo con los abusos cometidos con las tarjetas de Caja Madrid o, por extensión, con cualquier tipo de abuso de poder.  Esta entrada solo pretende fomentar la reflexión de ninguna persona , número aproximado de personas que pasan por aquí. 

8 comentarios:

  1. "Dame la tarjeta, verás lo que hago."

    Tras "trae p' acá el papé que me lo follo", otra de las grandes frases de la Historia Moderna.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/11/14 9:32

    "Amigo Constantino. ¿Qué harías tú con una tarjeta Visa que te dan para que la uses como quieras"

    Impulsar el consumo de pan con manteca hasta límites insospechados.

    ResponderEliminar
  3. No se confirma que Carenado y el pequeño Nicolás vayan a crear un partido para frenar a Podemos. Aunque si fichan a "la pechotes", yo les voto

    ResponderEliminar
  4. "Mañana hace cinco años que presenté Rosa.et en público. Un libro de ciencia ficción auto-editado que ha tenido opiniones de todo tipo"

    Lo que sí ha tenido opiniones de todo tipo es qué habría que hacer con el autor

    ResponderEliminar
  5. Pan orama de actualidad2/11/14 17:08

    Intenta pagar las deudas en un conocido bar del Tiro de Línea con una tarjeta del Monte caducada en el 89 y pintada de negro con titánlux. Al ser descubierto, el presunto timador se dio a la fuga, siendo detenido al momento por una anciana mientras intentaba arrancar una moto con sidecar con un extraño motor.

    ResponderEliminar
  6. Es asteroide PLOF1313 que según los cálculos de Carenado chocaría de forma inminente con la Tierra acaba de abandonar la galaxia justo por el lado contrario a donde estamos nosotros

    ResponderEliminar
  7. Ya es otoño en El Corte Perroflautés4/11/14 15:33

    Parece que la próxima temporada se va a llevar la moda Podemos. Y a parte de la barba de chivo, no se si dejarme trenzas, coletas o moño samurái-viejalvisillo. Estoy indeciso... ayúdame Carenado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carenado, a parte de ponerse las bragas de flores del tendedero de la vecina en la cabeza, no da más de sí

      Eliminar