22 de septiembre de 2014

Envidia, sana




Mis vecinos de arriba son muy jóvenes y, haciendo honor a su juventud, se pasan el día fornicando. No es que me parezca mal, o inadecuado. Tampoco es que yo sienta celos, o envidia sana ,de sus frecuentes cadencias con vocalizaciones lejanas.  Pero sí me molesta, sobremanera, que no tengan arreglada la cama. Cada vez que se ponen a hacer el amor , con sus variaciones, tiembla el techo de mi casa ... Y le están saliendo grietas.

¡Arreglad la cama, por favor!





Posdata: la envidia sana es aquella que desea el bien ajeno pese al sufrimiento propio. Es un tipo de envidia algo masoquista y buena (dentro del resquemor que genera toda envidia).

6 comentarios:

  1. Doctora Ochoa22/9/14 13:40

    Creo que deberías contraatacar tocando la zambomba con una pulsera de cascabeles a las cinco de la mañana en la escalera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríais venir los dos a realizar prácticas nocturnas, con cascabeles, a ver que dicen los vecinos.
      Después de vuestra experiencia ya vería lo que hago.

      Eliminar
    2. Bueno, pero solo si prometes que no vas a participar con un collar de campanitas y unas rodilleras.

      Eliminar
    3. Ese tipo de conjunto puedes llevarlo tu perfectamente. Recuerda que sois dos. Los dos podéis llevar rodilleras y collar. Realmente, yo no soy necesario pues la idea es tuya, y tuyos deben ser los movimientos necesarios.

      Eliminar
    4. Vale. Tengo un collar etnico de cocos que es una monada.

      Eliminar
  2. Yo pensaba que teníamos claro que las grietas de tu casa eran por tus escapes de gases a mach 10.

    ResponderEliminar