22 de septiembre de 2014

Envidia, sana




Mis vecinos de arriba son muy jóvenes y, haciendo honor a su juventud, se pasan el día fornicando. No es que me parezca mal, o inadecuado. Tampoco es que yo sienta celos, o envidia sana ,de sus frecuentes cadencias con vocalizaciones lejanas.  Pero sí me molesta, sobremanera, que no tengan arreglada la cama. Cada vez que se ponen a hacer el amor , con sus variaciones, tiembla el techo de mi casa ... Y le están saliendo grietas.

¡Arreglad la cama, por favor!





Posdata: la envidia sana es aquella que desea el bien ajeno pese al sufrimiento propio. Es un tipo de envidia algo masoquista y buena (dentro del resquemor que genera toda envidia).