28 de julio de 2014

Con Una Hamburguesa de Pollo



En ocasiones las formas cilíndricas cumplen un sentido total, sobre todo cuando te invitan a disfrutar de hamburguesas de pollo a buen precio. Iselda, a parte de otras cosas, es una mujer que me ha tratado muy bien el tiempo que ha sido necesario mientras comía nuevamente en solitario.

¡Oh soledad!

Cuanto te quiero durante un rato en el espacio tiempo de los hechos, de las cosas, de los acontecimientos. La vida es así para mí, para un capullo que solo quiere expresarse mientras le dejen, y en ese auto-proceso entender que el sufrimiento no merece la pena, de veras.
No merece la pena sufrir por:

El fracaso de una hamburguesa.
El dolor de un estúpido lumbago.
El fracaso de un dolor pasajero.
El ansia de tener y no tener. Poseer.

Me dijeron que desear era malo, pero dependía del deseo. Y así me dijeron de nuevo hasta el principio.

¿Quién elige los mejores y los peores deseos?
¿Quién decide los deseos correctos e incorrectos?
¿Ustedes?¿Yo?
¿Iselda sirviendo la hamburguesa en rosa?

Ahora sí sé que tengo un deseo muy intenso, un deseo que siempre he tenido:

- Deseo un mundo mejor para todos, que ya es bastante.

En consecuencia, también deseo menos dominios, menos esclavitud camuflada, y más libertad para realizarnos en paz entre hombres justos, iguales, y ,a su vez, distintos...

Ansío paradojas de la igualdad, del equilibrio, del presente cuántico de la onda y del corpúsculo, de lo igual y de lo distinto...

2 comentarios:

  1. ET no, el OTO28/7/14 15:57

    Lamentablemente, era de esperar que los extraterrestres reexpidieran a Carenado en cuanto empezara a evacuar gases...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29/7/14 0:08

    "Ansío paradojas de la igualdad, del equilibrio, del presente cuántico de la onda y del corpúsculo, de lo igual y de lo distinto..."

    ¿De qué era la hamburguesa, de pollo o de éxtasis?

    ResponderEliminar