21 de mayo de 2014

SAIN

Desayunando en mi bar favorito, cuyo nombre es Los Lagares, me he puesto a leer el Diario de Sevilla mientras tomaba mis tostadas gigantes. Me ha sorprendido mucho leer lo que dijo ayer el Sr. Guerra . El aforado de apellido Guerra, y larga vida pública y política,  entiendo que ha expresado públicamente que:

1- hay que votar.
2- hay que votar PSOE.
3- debe evitarse el voto a partidos minoritarios que no van a tener fuerza en Europa.
...
Como a mi la fuerza me importa un falo, pues voy a votar , definitivamente, a un partido minoritario que, muy probablemente, no consiga ni un escaño , o como se diga lo mismo en Europa (en ocasiones me cansa usar distintos significantes para significar lo mismo, paso).

Como en otras ocasiones, y como amante de la democracia aunque esto en que vivimos no lo sea de facto, voy a ejercer mi voto para poder seguir opinando sobre una democracia que no lo es, pero que se llama estéticamente así. 
Voy a votar, como en otras ocasiones, al partido SAIN. Un partido comunista cristiano, a mi corto entender, que en alguna ocasión he tratado de cerca junto a sus bonitas palabras: manifestación pacífica, solidaridad y auto-gestión.

Señores y señoras del partido SAIN: Ya tenéis mi voto, otra vez, si puedo ejercerlo el día veinticinco de este mes.

Evidentemente el voto es secreto pero uno puede hacerlo público si lo considera oportuno. Un servidor considera oportuno votar a este partido , de nombre SAIN, que insiste mucho en la solidaridad entre los pueblos. Me encanta la palabra solidaridad. Me gustan los acontecimientos que puede generar. Me encanta la palabra autogestión. Me gustan sus consecuencias.


Saludos, aunque no sirva para mucho el apoyo de esta tóxica bitácora.