3 de mayo de 2014

Potencia de los correlativos en Esperanto

El otro día , circunstancial-mente, asistí unas horas al congreso de esperanto que aún se está desarrollando en Ronda (Málaga) . Como ha lugar en muchas otras Asociaciones, la Asociación de Esperanto está celebrado su congreso anual. Y ,en esta ocasión, ha hecho coincidir el congreso nacional con el andaluz. Como le gusta decir a mi hermano el mediano: Alabo su gusto.

Esta entrada de hoy pretende defender de nuevo la necesidad de una lengua internacional ,y neutral , que sea fácil de aprender para la mayoría de las culturas lingüísticas del mundo.La necesidad de una lengua como el Esperanto.

Para darle cierto contenido a la entrada, a parte del hecho de defender la idea del Esperanto como lengua intercultural por excelencia situada más allá de los dominios históricos de una cultura sobre las otras, quiero introducir la idea de los correlativos. Esta idea de los correlativos, sin pretender especular sobre la cultura lingüística que los usó en primer lugar, es tremenda-mente lógica y racional. Es, sinceramente, una gozada que ,para un hispanohablante como yo, parece algo enrevesado al principio aunque , en la práctica, después no lo es. La lógica de los correlativos es impresionante. Evidentemente, la sinceridad sigue siendo uno de mis argumentos prioritarios. Comienzo.

Prefijos O , entiéndase, inicios de la palabra que se considera un correlativo (el signo negativo indica que continúa una letra o sonido, o más de una letra o sonido):

i-      Indefinidos.
ki-    Interrogativos y relativos.
ti-     Demostrativos.
^ci-   Colectivos.
neni- Negativos.

Sufijos O, entiéndase, finales de una palabra que se considera un correlativo (el signo negativo indica que, previamente, hay una letra o sonido, o más de una letra o sonido). Elegancia y simplicidad ante todo:

-u     Individualidad.
-o     Cosas.
-a     Cualidad.
-e     Lugar.
-el    Modo.
-al    Causa.
-am  Tiempo.
-om  Cantidad.
-es    Posesión.

Con estos prefijos y sufijos puedes pedir ,o dar, información significativa sobre algo, sobre lo que te salga de las gónadas. El mejor ejemplo, para entender la potencia de usar prefijos y sufijos como un producto cartesiano entre esos prefijos y sufijos, es expresar una tabla ,y no os asustéis con esto del producto cartesiano. Se trata , sencillamente, de hacer una tabla y cruzar los datos . Mirad:

i-u
i-o
i-a
i-e
i-el
i-al
i-am
i-om
i-es
ki-u
ki-o
ki-a
ki-e
ki-el
ki-al
ki-am
ki-om
ki-es
ti-u
ti-o
ti-a
ti-e
ti-el
ti-al
ti-am
ti-om
ti-es
^ci-u
^ci-o
^ci-a
^ci-e
^ci-el
^ci-al
^ci-am
^ci-om
^ci-es
neni-u
neni-o
neni-a
neni-e
neni-el
neni-al
neni-am
neni-om
neni-es


¡Toma ya!

Para terminar , teniendo en cuenta la potencia semántica de estas estructuras correlativas, voy a poner varios ejemplos curiosos...

Imaginaos que queréis preguntar por la causa de algo... Solo tenéis que empezar la frase así:

Kial...

O, por contra, queréis preguntar por el individuo , persona o cosa concreta, que ha hecho ese algo (como Elle -mote de un amigo- que es el origen de todos los problemas del mundo)... Solo tenéis que empezar la frase así:

Kiu...

O, experimentalmente gozado, necesitáis preguntar el lugar donde está un coche que os lleva hacia Marte (por ejemplo):

Kie estas la auto por Marte? (En que lugar está el auto para Marte)

Fuera parte de la guasa , y para terminar hoy, imaginad que queréis indicar el lugar donde ha caído un OVNI... Solo tenéis que señalar con el dedo en la dirección correcta y decir: 

Tie ! (en aquel lugar). 

Y si no lo habéis visto, pero sí lo habéis oído: 

Ie! (en algún lugar).



Saluton!