29 de abril de 2014

Buscando alternativas a la indignación

Es curioso como reflexionar entorno a las consecuencias de mi indignación perpetua , aunque decir esto es un poco exagerado, puede suponer, a medio plazo, un estado tóxico y permanente. Reconozco que corro el riesgo de convertirme en un infeliz indeseable , o indignado perpetuo sin metáfora, si no soy capaz de interrumpir, en un momento definido de mi vida, esta actitud justificada en las injusticias del mundo en que vivo, en las injusticias que he vivido en el pasado, y en las injusticias que ahora vivo de cerca. Esta actitud tóxica, justificada en la toxicidad de un sistema socieconómico estúpido que pretende conservarse y ser muy inteligente con ideas como el darwinismo social, puede pasarme factura.

Recuerdo ahora como discutía de estos asuntos absurdos con mi amigo Gómez, el primer amigo economista que tuve. Ahora tengo dos amigos economistas más, y ya no discuto mucho pues , directamente, grito.

Cuando era joven tenía ciertas esperanzas en un mundo más justo, en un mundo mejor a medio plazo. Mi voluntariado alimentaba mi esperanza... Pero el tiempo, y la vida, me ha ido desengañando y generando frustraciones de todo tipo. Pequeños duelos, o grandes, que han ido haciendo daño a mi ánimo. Perder mi último trabajo estable y duradero, en una empresa instaladora de VPO, rompió mi equilibrio emocional llevándome a esta indignación permanente que muchos conocéis e, incluso, alimentáis.

Pienso que vivo una etapa de mi vida animal donde asumo la indignación como procedimiento reivindicativo ante los despropósitos del sistema socio-económico en que vivo, ante los despropósitos de los responsables que no son responsables o cosa parecida. El término responsable público ha perdido todo el significado para mí. Solo veo "chupópteros" de diferentes colores con ganas de ser votados, seres humanos que han perdido la perspectiva social frente a la económica- si alguna vez la tuvieron-.

¡No hay responsables de esta crisis!
Pues las consecuencias de dicha crisis las estamos padeciendo los que no tenemos responsabilidades públicas. Las estamos padeciendo los nadie.

¿A quienes representan los responsables públicos, o políticos?
¡Deberían borrar la palabra responsable del entorno de la política!
¡Debería borrar la palabra desacreditación!
Pues unos desacreditan a otros, y en eso basan todos sus esfuerzos mediáticos para conquistar el poder.

¿Qué poder?
¡Qué poder ni poder!

No quiero que seáis poderosos, me resbala -por no decir algo peor-, solo quiero que representéis los intereses de la mayoría de la población representada (¿Entendéis ésta palabra? ¿De verdad?). Evidentemente, los intereses de la mayoría deben estar supeditados a los Derechos Humanos.

Al vivir en un mundo hipócrita, y mentiroso, la indignación me ha parecido una actitud razonable pero siento que está perjudicando mi débil salud mental. Observad lo que escribo a veces entre babas:


lhoniofgdfdh
jujuju
blu,blu,blu
aaaaaaaaa
Además sueño en objetos como líneas, y puedo pensar en ellas diez segundos sin distraerme...

Tengo miedo a volverme más loco de lo que ya estoy, y aunque no soy peligroso, pues tengo conciencia, respeto el significado de la palabra paz ,y amo las ideas de los derechos humanos, tengo miedo de que mi indignación perpetua sea real antes que metafórica. No quiero, ni deseo, un final indignado de existencia, aunque el mundo sea una mierda...
A ver que se me ocurre para sustituir al indignado de Constantino Carenado, por un animal parecido pero menos tóxico. ¿Tenéis alguna propuesta?


Saludos.

5 comentarios:

  1. Anónimo30/4/14 8:15

    "lhoniofgdfdh
    jujuju
    blu,blu,blu
    aaaaaaaaa"

    Carenado, esperando a que le pongan la primera tostada.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo30/4/14 9:50

    "A ver que se me ocurre para sustituir al indignado de Constantino Carenado, por un animal parecido pero menos tóxico. ¿Tenéis alguna propuesta?"

    Catwoman, dado tu gran parecido con Halle Berry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/5/14 20:09

      También puedes dejar de comer fabada

      Eliminar
  3. Anónimo1/5/14 10:29

    "Tengo miedo a volverme más loco de lo que ya estoy"


    Carenado, hablando con el buzón de correos del barrio

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/5/14 21:27

    "Cuando era joven tenía ciertas esperanzas en un mundo más justo"

    Pero llegó la Primera Guerra Mundial y el káiser Guillermo pisoteó tus esperanzas.

    ResponderEliminar