6 de febrero de 2014

Una de mentiras recurrentes

Carmen conocía la imposibilidad del amor entre su familia y su amante. A su pesar, y después de su pesar, había intentado , con recurrencia, integrar en armonía el amor de amantes y el querer de familia, pero le había resultado una integración imposible, o un imposible categórico.
Desde la triste coyuntura, en cierta forma frecuente, decidió mentir de forma sistemática y sistémica a su querida familia, pues necesitaba, incluso deseaba, gozar la vida mirando hacia Cuenca con frecuencia. Tampoco es que su amante y ella pensasen exclusivamente en fornicar; pero fornicar era el cincuenta por ciento de su todo, y ambos no podían olvidar la palpitante realidad de la cópula multiforme que justificaba su mentira familiar.

En esta circunstancia, y en este presente, donde aparecen públicamente como separados, ella ha informado a su familia, recientemente, de que se marcha dos semanas a Roma con su mejor amiga. Además, sale tanto con esa amiga que la familia comienza a pensar que es lesbiana, aunque, siendo sinceros, eso es menos problema que en otro momento histórico. 
Por cierto, él se llama Felipe, y a los dos les encanta estar juntos. No les importan sus mentiras necesarias en el tiempo de las cosas, en el tiempo de las cópulas.

6 comentarios:

  1. Amar en tiempos de cópula6/2/14 15:40

    "mentiras necesarias en el tiempo de las cosas, en el tiempo de las cópulas."

    En tu caso en el tiempo de las zambombas.

    ResponderEliminar
  2. Breaking News7/2/14 10:13

    La Infanta irá a declarar ante el juez en una fregoneta acondicionada especialmente para la ocasión. "Estará como en casa porque tengo hasta un "trono" portatil por si le da un apretón por el camino", ha declarado el dueño del vehículo mientras tostaba pan en el motor.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/2/14 10:41

    "deseaba, gozar la vida mirando hacia Cuenca con frecuencia"

    Ahora entiendo lo del GPS en la mesita de noche

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/2/14 10:47

    Según la revista alemana Die Tostadoren, las mayores aportaciones de Carenado a la literatura universal fueron dos: cuando se le jodió el disco duro donde almacenaba sus escritos y cuando le mangaron el cuaderno de notas en el parque mientras visualizaba a una chavala en chándal tocándose la punta de los pies desde atrás.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8/2/14 18:41

    "deseaba, gozar la vida mirando hacia Cuenca con frecuencia"

    ¿Se compró un piso en Albacete?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8/2/14 18:53

    "fornicar era el cincuenta por ciento de su todo"

    El otro cincuenta por ciento de él era desayunar como un animal

    ResponderEliminar