15 de enero de 2014

attac DOS

Evidentemente, en base al título de esta nueva entrada de un día patatero como el de hoy, voy a seguir trabajando con el libro que mencioné en la entrada anterior a esta:

¿Están en peligro las pensiones públicas?

En la página 31 y 32 del libreto negro se dice:

... los "expertos" que vienen insistiendo en que el sistema público de pensiones está condenado a la quiebra se equivocan continuamente en sus predicciones.

...todos ellos habían previsto primero que en el emblemático año 2000 se produciría un importante déficit del sistema... Y lo mismo vaticinaron más tarde para 2005.

Herce, Jose A. aseguraba en junio de 2009 que "el sistema público de pensiones español entrará en déficit en torno al año 2020"... Pero este mismo autor ya había pronosticado en un trabajo publicado en 1995 que la Seguridad Social tendría un déficit del 0,62 % del PIB en 2000 y del 0,77% en 2005...
Sin embargo, lo cierto fue que al finalizar el año 2000 la Seguridad Social no registró déficit como Herce había pronosticado sino un superávit del 0,4%, y un 1,1% en 2005...

¿Por qué fallan tanto las predicciones de quienes vaticinan que el sistema público se hundirá sin remedio?

La mayoría de estos análisis están ideologizados, en el sentido de que parten de supuestos que responden a preferencias y que no son científicos. Las hipótesis de las que parten se establecen a propósito para que se puedan alcanzar los resultados que se buscan.


En este extracto de hoy , y suponiendo sanamente que attac ha realizado bien su trabajo, no comprendo como alguien, quien sea, sigue escuchando al mismo "experto" que ha estado anunciando despropósitos desde el año 1995.

¿Pero esto de qué va?
¿Cómo es posible que un técnico que ha estado equivocándose, y equivocándose, y equivocándose,... siga siendo escuchado?

Es como si yo me pusiese a dar una conferencia de física teórica con reconocimiento, o explicase el Plan General de Contabilidad odiando la contabilidad. Sinceramente, no lo comprendo y es una pena que se pretenda meter en el mercado financiero a las pensiones. Y es una pena que se pretenda meter en el mercado económico la salud pública. Sinceramente, no me entero. Mi mente de patata cada vez es más un gran grumo que crece. Con lo bien que podríamos hacer las cosas, y lo mal que lo hacemos. Todo esto es un esperpento. Espero que el futuro haga justicia ante los sinvergüenzas de poca, media, y alta gama. Espero que el futuro no sea manipulado como el pasado. Estoy cansado de tanta condescendencia. Estoy cansado de tanto peloteo ante la necesidad. Este mundo, aún, huele a mierda. Quizás me haya tirado un pedo sin darme cuenta.  

Entrada anterior relacionada con esta de hoy:

3 comentarios:

  1. "Espero que el futuro no sea manipulado como el pasado."

    Escríbelo en el blog de Michael J. Fox.

    ResponderEliminar
  2. "Quizás me haya tirado un pedo sin darme cuenta"

    Explicación del autor del blog, tras ser interrogado por la policía sobre la intoxicación masiva de los pasajeros del metro centro.

    ResponderEliminar
  3. "¿Pero esto de qué va?"

    Carenado cuando una sospechosamente alta y fornida mulata lo cogió del brazo para llevarle al cuarto oscuro de La Ostra Azul.

    ResponderEliminar