22 de enero de 2014

attac CUATRO

Es transparente el hecho de que este año nuevo he comenzado leyendo un libro negro con unas tijeras en la portada. Dicho libro no es otro que el repetido:

¿Están en peligro las pensiones públicas?

Editado por attac. Ver: www.attac.es

Dado que el documento no tiene desperdicio para mí, voy a seguir usando sus contenidos para reflexionar animalmente, pues no puedo reflexionar de otra forma o manera. Además, en base a mi condición actual de esclavo moderno, y desbordado por el absurdo antropocéntrico, solo puedo teclear en la red para no ser escuchado en la masa de bytes entre bytes.

El libro mencionado en attacc UNO, attac DOS, y attac TRES , dice en su página 36:

¿Qué papel tiene la Unión Europea respecto al sistema de pensiones?

Si las reformas privatizadoras se impusieran desde arriba, esto es, desde la Unión Europea, los partidos políticos españoles no asumirían el coste electoral al quedar desvinculados del proceso mismo de privatización. ...

¿Cómo se utiliza la Unión Europea para aprobar las reformas privatizadoras?

Los grandes banqueros y los lobbies de los empresarios pueden presionar a la Unión Europea para que lleve a cabo las reformas que en ningún país se atrevería a tomar la clase política local por el coste político y electoral que conllevaría...

En base a estos párrafos, y siguiendo el mismo guión que en las anteriores entradas patateras que he elaborado desde mi absurdo de esclavo moderno, que es consciente de su condición pero que no puede cambiarla por incompetencia sistemática y sistemática, saco un condicional y preguntas inútiles.

Si la Unión Europea se está utilizando para destrozar los intereses soberanos, entiéndase los intereses de la mayoría de los ciudadanos de los diferentes estados miembros, me surgen estas preguntas:

¿Es la Unión Europea un vehículo de estafa a los ciudadanos?

¿Es la Unión Europea un instrumento de manipulación supra estatal?

¿Es la Unión Europea una herramienta de dominio donde el capital , en su vorágine, quiere comerse la ética del bien común que suele mantenerse con los salarios de los trabajadores?

¿Cómo es posible que la Unión Europea responda ante los dictadores del capital, olvidando su origen democrático y social?

Evidentemente estas preguntas, tras el condicional del principio, pueden parecer especulativas pero, sinceramente, pueden no ser tan especulativas si la Unión Europea, a corto o medio plazo, responde a la presión de ciertas minorías con poder fáctico. Espero y deseo, sinceramente, que la Unión Europea funcione mucho mejor , en asuntos de pensiones públicas y seguridad social, que los Estados Unidos de América, lugar donde la idea de sanidad pública sienta como una patada a los liberales estadounidenses.

Si la Unión Europea cede ante las presiones de las minorías acaudaladas, que existen de facto, la Unión Europea será una metáfora semejante a la del papel higiénico reciclado, y poco a poco será una Unión Hez. Entiéndase: U.H.E.


Saludos.