24 de noviembre de 2013

Reflexiones entorno al Amor

Hace varias entradas expresé levemente que tengo compañera de viaje. Desde nuestra tendencia a la centrifugación, o a la reflexión, hemos estado dándole vueltas a la palabra amor. ¿Nos amamos? ¿Qué es el amor? ¿Hemos amado alguna vez? ¿Solo ama Dios?

No pensaba, en mi torpeza, que podría resultar algo tan difícil de entender, o definir, más allá de lo que dice la R.A.E.

Siempre había pensado que conocía el significado de esta palabra. De hecho he expresado muchas veces que hay que amar al prójimo como a uno mismo, para estar más allá del bien y del mal de Nietche.

¿Cómo se ama uno, a uno mismo? ¿Es eso posible? ¿Me amo a mí mismo de verdad?

Fuera parte de los asuntos masturbatorios, que no son cuestión de amor a uno mismo -siquiera para mí-, no consigo saber sí me amo y, a partir de ahí, sí realmente puedo amar. En estos momentos me resulta imposible o, siendo optimista, muy complicado. Dado el bloqueo mental que padezco me remito a la referencia más próxima que, en este caso espacio-temporal, es el diccionario enciclopédico océano (1982. ISBN 84-7505-369-6 (VOL.1)) que es el que tengo más cerca en la biblioteca en que me encuentro escribiendo estos significantes. El documento comentado está detrás de mi espalda -pereza ante todo-.
Pues eso, consulto el documento comentado mientras ensucio hojas de papel, con el carboncillo de una mina absurda de dos milímetros. Transcribo acepciones como estas:

-Afecto por el cual busca el ánimo el bien verdadero o imaginado, y apetece gozarlo.

-En filosofía sobresale la teoría platónica del amor,...La aspiración del alma al Bien supremo entendido como belleza, crea una afección hacia la representación ideal de los seres y posibilita la ascensión al conocimiento absoluto o contemplación mística del mundo de las ideas...
...reviste tantas formas como permite la variedad de psicologías individuales, y de él se han expuesto multitud de teorías filosóficas, leyes psicológicas y condiciones necesarias para su existencia, sin que haya sobre la materia acuerdo posible.


-Conjunto de fenómenos afectivos, emocionales y conscientes que vinculan entre sí, o una respecto a otra, a dos personas.

-… En su vertiente social supone la formación de un “nosotros personal” que actúa de modo unitario y coherente dentro del grupo humano en que se está inmerso.

Después de leer párrafos como los de arriba, incluso antes de eso, creo que el concepto amor se ha , discúlpenme, prostituido en su promiscuidad de uso. Mi compañera de viaje, y yo, hemos decidido que nuestro amor es , por ejemplo, “patatónico” (mezcla entre amor platónico y amor de patata).

Ahora en serio. Sí el amor es una fenómeno afectivo, ha sido tratado por múltiples teorías filosóficas, sin acuerdo entre ellas, y puede generar un “nosotros personal” que afecta a un grupo humano (como la religión del amor)... Para mí el amor termina siendo un término ambiguo que actualmente está siendo sustituido por conceptos como: afecto, autoestima, querer, e incluso, desear (lo siento)...

Pienso, desgraciadamente, que nunca ha habido un amor comparable al de entregar la vida por los otros (sacrificio vital de un mártir). Un servidor no le encuentra mucho sentido actual al sacrificio vital de un mártir, o al asesinato de una víctima , pues ambas cosas me repelen y me parecen absurdas desde una filosofía del debate pacífico y la negociación justa. Me parecen absurdas desde una época donde el conocimiento y la libertad son más grandes y accesibles que en cualquier tiempo pasado.

Pero...¿Qué quiero decir?

Exceptuando, evidentemente, a las víctimas y mártires que sean consecuencia de catástrofes naturales...Si fuésemos justos no sería necesario una mártir ni una víctima. Y lo curioso, aunque parezca ciencia ficción, es que podemos ser justos los unos con los otros desde cualquier religión (o filosofía) pacífica, justa, y negociadora. Punto pelota. 

¿Tendría sentido un mártir, o una víctima, en un mundo justo?
Pues no. ¿Por qué matar a otro, si puede evitarse?

Nos encontramos en un momento histórico en que podemos hacer grandes cosas juntos, o podemos joder las cosas juntos. Las decisiones correctas deben ser tomadas y, curiosamente, pueden ser tomadas en un mundo ínter-conectado. Tenemos las herramientas para un mundo justo, antes que para un mundo domesticado.

¿Será el momento del auténtico Amor?
¿Será el momento del conocimiento?

Siento haberos molestado con esta parrafada inútil para escribir, simplemente, que no sé lo que significa la palabra amor, a parte del amor de un mártir como Cristo (por ejemplo). Las palabras: sacrificio y felicidad, chocan en mi mente. Me parecen incompatibles. Deben ser conceptos que no funcionan bien dentro de mi cerebro de patata. Discúlpenme un día más. Discúlpenme por no saber el auténtico significado de la palabra amor. Discúlpenme por escribir mucho para no decir nada. Presente.


4 comentarios:

  1. Mobuto N´gambo Mobumba25/11/13 14:08

    "no sé lo que significa la palabra amor"

    No digas eso, porque lo descubriste la primera vez que te duchaste en la trena.

    ResponderEliminar
  2. "Pero...¿Qué quiero decir?"

    Sabe Dios.

    ResponderEliminar
  3. San Valentón25/11/13 21:51

    "no sé lo que significa la palabra amor, a parte del amor de un mártir"

    Entonces procura no ser virgen por delante y mártir por detrás.

    ResponderEliminar
  4. Fumarola News26/11/13 19:25

    El eminente vulcanólogo profesor Borroumblum no ha confirmado que el Etna haya vuelto a la actividad debido a la acción de un dominguero beodo que habría arrojado un ejemplar de Rosa ET traducido al esperanto al interior del volcán.

    ResponderEliminar