17 de noviembre de 2013

El indignado no ha muerto aún.

Leo mis últimas entradas y parece que ha muerto el indignado que hay en mí. Pero eso no es cierto. Lo que realmente sucede es que un estado de indignación permanente me haría muy infeliz y, también sucede, que desde hace poco tiempo Constantino Carenado tiene compañera de viaje. Y viajar acompañado , mientras dure el acompañamiento -evidentemente-, supone tal novedad para mí que ese viajar acompañado requiere , o necesita, más moderación emocional por mi parte. Y esa moderación afecta un poco a este entorno, al menos así lo siento.

Pese a los cambios vitales. Pese a las decisiones que pueda tomar ahora o en el futuro... No dudo en mi interior que siempre seré un indignado. Lo siento mucho por aquellos que deseen cambiarme en mis fueros internos. Va a ser muy difícil.

¿Por qué?

Porque necesito gritar la estupidez que siento por demasiados sitios globalizados. Incluso, porque necesito gritar mi propia estupidez. He descubierto, desgraciadamente, que apenas puedo modificar mi mundo físico a mejor. ¿Entonces? ¿Cómo voy a ayudar a que el mundo sea más justo o equilibrado? ¡Imposible!

Creo que el estado de derechos y obligaciones que tenemos no funciona, o es una tomadura de pelo en el tiempo (años en en la ejecución de un juicio donde el presunto culpable (o inocente) tiene un buen defensor ,o un buen sofista. Políticos "democráticos" que solo se representan a sí mismos, o a las corporaciones -lobbies,etc...-). Parece ser que ya no existen las palabras: misericordia o compasión , salvo en el diccionario. Ya no se usan, ni se tienen en cuenta sus significados.

Existe una tendencia insaciable que lleva al ser humano social hacia obligaciones casi esclavas, mientras los derechos los disfrutan aquellos que tienen dinero (sin importar como han llegado a tener ese dinero). Parece que todo tiende a definir que el pobre, sencillamente, no existe en derechos aunque sí existe en obligaciones como la de ser pobre. Todo esto, para mí, es inevitablemente indignante. Y darle derechos a los pobres , o dignidad, no es darles cosas gratis. Cuidado. No se trata de dar al que no tiene y punto. Deben darse bienes y servicios a cambio de algo como , por ejemplo, otros servicios, enseñar oficios, expresar el artista interior, etc. El pobre debe hacer algo honrado y razonable a cambio de la ayuda. Hay mucho trabajador social que sabe como modular las ayudas de forma razonable.

Saludos acompañados. Espero que mi compañera de viaje me aguante mucho. Espero aguantarla mucho dentro de una humana felicidad. Veremos como es el camino conjunto. El propio camino definirá nuestro sino. Seremos caminantes acompañados. Seremos una pareja, por un tiempo indefinido. Espero que sea un tiempo largo y provechoso. Espero un buen Tao en el tiempo.


2 comentarios:

  1. Artista interior17/11/13 19:02

    "Deben darse bienes y servicios a cambio de algo como , por ejemplo, otros servicios, enseñar oficios, expresar el artista interior, etc."

    Ayúdame a montar una antena y te pago con un Manolo original de su etapa postimpresionista, en la que interioriza conceptualmente su madurez como artista, dejando fluir la psiqué sobre el cromatismo analítico-formal.

    ResponderEliminar
  2. Portavoz de la Asociación de Damnificados Neuronales tras leer algún libro de Carenado18/11/13 13:42

    Gaaa, blurp blurp, groarrrr, prrzzzz, gu gu, raaa, buuuu, miau uh uh...

    ResponderEliminar