15 de noviembre de 2013

Bueno, Bonito y Barato.

Reflexionando sobre el mundo en que vivo llego siempre a la misma evidente conclusión:

- El funcionamiento del mundo me parece intensamente estúpido.

En cierta forma, en cierta manera, no le encuentro una lógica general éticamente razonable (para aquel que comprenda la palabra ética y sus consecuencias-claro-). Su funcionamiento, el de el mundo, me parece un imposible global. El mundo está ciego. Estamos ciegos.

Recuerdo a mi amigo Gómez, que creo que es examigo por recíproca ausencia, cuando terminó su licenciatura en Económicas y Empresariales (creo que se escribe así pero es muy posible que haya cambiado su nombre y currículo). Por entonces un servidor estaba en la ONG Amigos de África I (era un ser utópico lleno de buenas intenciones) y los dos hablábamos plácidamente de que la economía de mercado fomenta y valora los instintos más básicos del hombre:

- codicia.
- avaricia.
- egoísmo.
- envidia.
- miedo.
... e incluso celo.

Además, según mi amigo o examigo Gómez, era el sistema de intercambio de bienes y servicios mejor entre los posibles. No me daba muchas otras opciones por qué:

- ¿Estaba muy bien adoctrinado por la facultad?
- ¿Había tenido una tienda de huevos que formaba parte de una cooperativa que tenía poco de cooperativa?
-¿?

No consigo comprender aún como pueden justificarse valores anti-éticos en el mercado y fuera de él. No comprendo como, aún, son tiempos de Maquiavelo y maquiavelismo. Sigo pensando en un mundo estúpido donde parece que -por ejemplo-:

* Los políticos solo piensan en perpetuarse en el poder, o aledaños, antes que en representar los intereses de la mayoría de ciudadanos. Piensan en sus necesidades en lugar de en representar a alguien o nadie. Hipocresía. Cuando los intereses partidistas , o corporativos, que ustedes defienden hacen más pobres a los ciudadanos...¿Quién paga las consecuencias? ¿Para qué están ustedes ahí? ¿Es esto un nuevo feudalismo?

* ¡Las empresas fuertes se van fuera para reducir costes en mano de obra! ( por ejemplo.). Así "reparten" su riqueza.
...

Espero que pronto lleguen alternativas a esta mierda que tenemos ,y no estoy escribiendo de comunismo. Las tres bes, que dan título a esta entrada de hoy y dentro de un mercado global, pueden ser nuestra perdición social.

¿Antes la personas, o antes el capital?

La estúpida respuesta parece ser evidente. Siento pena. Me da pena mi estúpida especie...Con lo grande que podríamos ser desde nuestra pequeñez.

¡Va!

Por cierto, puede parecer en ocasiones que me quejo de mi país... ¡Ja!

Mis visiones locales son, en múltiples ocasiones, generalizables a la globalidad. No escribo como español, andaluz, o "tirolinense"... si no como un pobre ciudadano del mundo que es pobre y tiene mucho miedo.


¡Va!

3 comentarios:

  1. "Recuerdo a mi amigo Gómez, cuando terminó su licenciatura en Económicas y Empresariales (creo que se escribe así pero es muy posible que haya cambiado su nombre y currículo)."

    No que va, sigue llamándose Gómez.

    ResponderEliminar
  2. El antiguamente conocido como Gómez16/11/13 12:47

    ¿Quién? ¿Un tal Carenado? ¿Bajito, con gafas, que vive con una gata en el Tiro de Línea? ¿Que perpetró una novela llamada Rosa ET y debe 200 desayunos en los Lagares? Pues no, no le conozco de nada.

    ResponderEliminar
  3. Agente del FBI ayudando a Gómez con su nueva identidad16/11/13 14:37

    Cuando yo diga: "Hola Señor Thompson", y le pise el pie, usted mueve la cabeza, ¿de acuerdo?

    ResponderEliminar