30 de septiembre de 2013

Dudas

Leer la revista Investigación y Ciencia siempre me supone un goce conceptual. No es que yo sea especialmente lúcido en asuntos de física, pero sí tengo ciertos conceptos con los cuales intento reflexionar, filosófica-mente, en torno a las propiedades y relaciones entre las partículas de materia y energía que se mencionan en los textos científicos. El número 438 de la susodicha revista (Marzo 2013), que amigablemente ha pagado mi amigo el Nórdico durante dos años, habla en su página 30 sobre:

FÍSICA CUÁNTICA :NUEVOS HORIZONTES (Autor: Subir Sachdev). 

No voy a copiar o pegar párrafos del documento, sino a expresar conceptos y frases cortas que aparecen en el documento para llegar, finalmente, a una conjetura científica de las mías. Para llegar a una conjetura estúpida de una animal que se auto-degrada para conocer la humildad y demostrar su goce por el conocimiento, antes que otra cosa. Todas las entradas de este entorno no pueden ser gritos o relatos absurdos. Considérenlo como una necesidad categórica y Carenada. A groso modo enuncio una secuencia de proposiciones inter- relacionadas, forma más sencilla que tengo para llegar a mi estupidez de hoy:

- Según el modelo estándar de la física cuántica los electrones, partículas subatómicas, son fermiones (una de las dos familias a las que pertenecen las subpartículas atómicas).

-Los electrones están sometidos al Principio de Exclusión de Pauli. En un material conductor de la electricidad los electrones viajeros abandonan y ocupan estados que se extienden por todo el cristal (conductividad eléctrica por antonomasia).

-En un aislante la densidad de electrones es tal que todos los estados se encuentran ocupados o, lo que es lo mismo, no hay electrones viajeros.

-En un superconductor la situación es más compleja. La superconductividad hace que el material que posee la cualidad superconductora sea considerado un "metal extraño". Un "metal extraño" donde existe una dependencia inusual entre su resistencia eléctrica y su temperatura.  La superconductivad a mayor temperatura conocida se produce a -138 ºC (fuente= el propio artículo).

Tras estas proposiciones, que he extraído animalmente del artículo del Sr. Subir Sachdev, vine la jugada que justifica el fenómeno superconductor. Corríjanme si digo alguna perogrullada en algún momento. Los comentarios han sido y serán libres. Ustedes mismos.

Los electrones se asocian en pares, por influencia de la red cristalina en la que se encuentran, cuando deberían repelerse electromagnética-mente. Cada par de electrones no se comporta con un fermión, sino como un bosón ... y un bosón no obedece el principio de Exclusión de Pauli...Los pares de electrones se comportan como "viajeros extraños...".

El artículo continua pero , sinceramente, llama mucho mi atención que en ciertas condiciones los electrones se comporten como bosones...

¿En qué quedamos?
¿Es el electrón un fermión, o es un bosón?

Esto me recuerda la dualidad onda/ corpúsculo.

¿Es la luz una onda, o es una partícula?

La verdad es que según mi visión de la naturaleza de las cosas...queda bastante camino por recorrer. Hay que dejar que la mayor población posible acceda al conocimiento científico. Ha lugar olvidar la excelencia, y pensar que la ciencia de las cosas debe ser accesible a todo ser humano. Me parece, siento decir esto, que mi especie animal alimenta demasiado la idolatría y los egos. Todo suena muy ingles e, incluso, elitista.

¡Menos élites y más conocimiento compartido!

Menos explotación del hombre por el hombre (esclavitud en el siglo XXI) , y más conocimiento entre hombres. Y mira que yo no soy perfecto en los asuntos de compartir aunque me gustaría, pero me siento tonto cuando soy, o creo que soy, generoso. No obstante, estos asuntos de generosidad son otros asuntos distintos a los propósitos de esta entrada de hoy.  En definitiva:

¡Menos idolatrías y más conocimientos!

¡Menos ídolos y más saber!

¡Hop, hop, hop!

29 de septiembre de 2013

Historias desde Barcelona I

Hace unos días el Hada del Bosque entró volando por la ventana de nuestra aula del curso del Paro. Llegaba tarde, cuando normalmente llegaba temprano y andando. Parecía un Peter Pan, o una Campanillas (grande) versión española, femenina y Pickman. Nos sorprendió a todos, incluso al que escribe, y preguntamos a coro lo que sigue:

-          ¿Qué ha pasado?...¿Vuelas? – preguntamos a coro de veras.
-          Normalmente no, pero cuando tengo prisa lo hago. Para las hadas volar es fácil.
-          Ahhh… hada- respondimos al unísono de veras mientras ella justificaba su tardanza.
-          Venía hacia aquí con el tiempo suficiente, como todas las mañanas, pero me crucé con el Hada de la Bruma.
-          ¿Otra hada? – preguntó la compañera de los rulos torcidos.
-          Si.  Ella viene mucho por la Gran Plaza,  pues trabaja en un supermercado que  está cerca…Hasta las Hadas tenemos que trabajar con la crisis.
-          ¿Las Hadas trabajan en tiempos de crisis? ¿Qué raro? Vaya una competencia tan rara. – preguntó de nuevo la compañera de los rulos torcidos.
-          Si. Cuando las personas visitaban el bosque nosotras nos alimentábamos de su goce, pero ahora con la crisis le gente no hace senderismo. La  gente visita los parques de las ciudades y ahí, concretamente, no podemos vivir las hadas. Son lugares demasiado pequeños y ruidosos.
-          No son tiempos de hadas, Hada del bosque – intervino La Jefa, otra compañera del curso del paro-. Ya no hay magia. Ya no hay cosas de esas. Son tiempos de miseria y depresión. Solo se cree en el dinero, y la tecnología está sobrevalorada. La tecnología ha dejado de ser herramienta para convertirse en objetivo. Son tiempos extraños.

Interrumpiendo la disertación de La Jefa un ruido atronador inundó la estancia. La academia fue arrollada por un meteorito de origen desconocido. Sevilla fue arrasada por el universo. Tiempos extraños. Tiempos de caos. Tiempos de extinción de hadas y humanos. Y cuento esto porque yo,  el desgraciado Constantino Carenado, fui tele transportado a Barcelona por los norteamericanos.
Estos norteamericanos están en todo y aún no sé por qué razón me han salvado  a mí. Ni idea. Quizás seamos necesarios esos personajes indeseables que escribimos historias, aunque sean malas historias, o registros de pedante (en este caso).

Hoy lloro por todas las personas y hadas que he perdido en la catástrofe, pero dada mi situación actual, contaré en el futuro sus historias lo mejor imposible. Espero que se me dé el tiempo suficiente, para poder contar historias pasadas de La Rulos, La Jefa y La Hada del Bosque. Creo que los que me tele-transportaron se equivocaron, pero no soy hombre o animal suicida. Hasta la próxima. 


Por cierto, parece que debajo de Sevilla han aparecido los restos de la Atlántida. Una Atlántida que llegaba hasta el Parque Doñana.

25 de septiembre de 2013

Escatologías Carenadas.

Aviso: este texto puede molestar a personas sensibles. Les ruego encarecidamente, si son sensibles, que no continúen leyendo este texto vomitivo . Este texto desesperado. Este texto necio. Juro mi escatología. Palabra de niño mimado. Palabras.

En realidad podría realizar muchas entradas posibles desde mi estupidez, y en mi estupidez, pero este mes , y su tiempo, creo que no me va a permitir las entradas mínimas que pretendía, o buscaba a su comienzo. No creo que pueda conseguir mi objetivo mensual de este mes, o de cualquier mes de este año de crisis: diez entradas a las que nunca llego.

Es curioso como estando parado, sin estar parado, me cuesta mucho encontrar un hueco para teclear entre tanto proyecto técnico, literario (es un decir), personal (estoy enamorado) y formativo (curso del paro que durará 1000 horas).

Caminado entre lugares definidos e indefinidos por mi voluntad y su aparente libre albedrío (falacia gigante para este Septiembre que termina, o falacia de siempre), me han surgido ideas que no he podido consumar en escritos patateros y dignos de este entorno grisáceo. Gris.
No ha habido lugar para escribir más por distintas elecciones razonables ,deseadas, o necesarias. Tengo la sensación de que he perdido algunos textos interesantes en el vaivén del paisaje y del paisanaje de los objetos vivos que me dominan, esos objetos llamados seres humanos de los que formo parte para gracia ,y desgracia, de mi sino. Seres vivos en un entorno construido para caníbales, por caníbales. Antropofagia social consentida tras la cobertura de falsas necesidades o engaños pasados. Historias de siempre. Negocios perversos amparados en al absoluto del máximo beneficio. Estupidez pagada y cobrada. Puterío.

Esta entrada podría expresar el cansancio de un parado, la ansiedad de un pobre, el dolor de un enfermo mental (loco), la angustia de un friki o tipo raro, las dudas de un enamorado. Podría expresar simples pareados patateros de un indignado, o simples intentos pareados de un inadaptado al absurdo del negocio sin ética que domina a empresas y políticos. Poder y pena. Pes. Objetivos in-solidarios. Necesidades propias antes que necesidades ajenas. Egoísmo. Super-egoísmo. Pena ante un mundo egoísta y perturbado. Penas de mierda. Penas de un pobre que teclea en su pobreza. Penas de un llorón.

Me duele el alma ante el absurdo de las cosas sociales.
Me duele si existe.

Me duele la garganta de escuchar mentiras.
Me duele porqué existen.

Me duelen las hemorroides de defecar suelto,
que no apretado.
Me duele tanta mierda.

Me duele el ansia de dinero, y el negocio abusivo.
Me duele tanta mierda.
Me duele la pérdida de poder adquisitivo.
Me duele la pérdida progresiva de derechos.

Derechos 'perdíos'
¡Engaños de mierda!

Me duele que todo sea negocio,
antes que negociable.
¡Me duele tanta dictadura encubierta!


Me duele el hombre en su estupidez social.
Me duele la justificación de pobrezas.

Ningún desgraciado se merece su sino en esta vida.
No ha lugar ante la revolución del conocimiento.
¿Para qué queremos el conocimiento?
El conocimiento es para saber,
para ser libres.
No para controlar a las masas con engaños.
Demasiados animales,Super-egos 
Alfas...de manada, demasiados.
Mil Novecientos Ochenta Y Cuatro.

¡Nadie se merece la pobreza!
¡Nadie tiene que vivir en la vil desgracia !
Ningún desgraciado se merece su sino en esta vida.
¡NO!

 El absurdo de la miseria,
No puede justificarse.
No a los pobres  y miserables.

¡Basta de tanta miseria!
¡Basta de tanta mierda!

Todo huele demasiado mal.
Huelen mal los esclavos conscientes.
Huelen mal los esclavos inconscientes.
Huelen mal los esclavos interesados.
Huelen mal los esclavos que creen que son libres,
de estos hay demasiados.

¡Debe ser que me he cagado encima!
Debe ser que siento mi olor a mierda.

Discúlpenme.

20 de septiembre de 2013

Un juego de niña



Dado que la vida existe más allá de los smartphones, y sus pantallas interactivas, hace unos días pude reírme a sanas carcajadas con la nieta de una vecina. Pude reírme observado paisaje y paisanaje antes que un entorno virtual presente o futuro.
Puede que mi indiferencia ante los extendidos móviles sea envidia, enfermedad, o algo parecido, pero el comportamiento de la pequeña en su paisaje , que tendrá unos ocho años y vive eventualmente en Tiro de Linea, me sorprendió enormemente y me sirvió para ser feliz unos minutos dentro de la realidad más costumbrista. Dentro de la realidad de la vida macroscópica que solo necesita de los sentidos animales y carece de computadoras inventadas por nosotros (salvo que esta realidad que llamo natural sea falsa, pero esta idea supera los propósitos de esta entrada con forma de patata conceptual).

Creo , sinceramente, que la originalidad de los pequeños nunca dejará de sorprenderme o, siquiera, la naturalidad con la que tratan asuntos delicados e, incluso, dolorosos.

Pues eso. Iba caminado con cierta cojera y con ciertos pensamientos obtusos (como casi siempre). Mi mente indignada estaba rodeada de incoherencias sociales y personales (como casi siempre). Estúpido humano mediocre. 
La rabia dominaba cada uno de mis pasos en el espacio de la estupidez concentrada (donde se encuentra inevitablemente la mía). Sentía ansiedad, mucha ansiedad ante mi futuro y el de todos aquellos, y aquellas, que aprecio y quiero. Sentía, incluso, la desesperación ajena. Malos tiempos.

Intentaba escuchar a los prójimos en su paisaje, y no podía escuchar más que gritos y ruidos del absurdo de las cosas de siempre. Esas cosas que están constantemente lapidando a los hombres y a las mujeres. Problemas sin solución propia o ajena. Dolores frecuentes, pero pasajeros.

Las dudas me bañaban sin desearlo. Las dudas y las preocupaciones que padezco y siento. Rabia en mi añorado paisaje que no es otro que mi añorado barrio. Demasiado tiempo deseado en Amate. No se puede estar en todas partes. Pobre humano, chimpancé u hormiga. Pobre escarabajo pelotero del presente. Como le gusta decir al Hada del Bosque: - Somos como escarabajos peloteros empujando su propia mierda a todas partes.

Estaba llegando cerca de mi amada cueva, llena de trastos del pasado, del presente, e inventos en proceso de construcción. Estaba llegando a mi piso de relatos nuevos, e ideas en la pobreza. Esa que acecha a tantos esclavos del presente. Esa que domina a trabajadores, parados , jubilados y zombis. Dolores frecuentes, pero pasajeros. El absurdo visto por un niñato del pasado. Un mimado que piensa y escribe como puede. Constantino Carenado.

Casi aterrizando en mi piso me encontré a mi derecha a varias familias sentadas en El Hormigón, una especie de banco de hormigón que antes que banco, es bordillo gordo apoya-glúteos. Algo distanciada de los adultos estaba una niña rodeada de cartones limpios y una bolsa de plástico en la cabeza. Cuando estaba cerca de ella la niña me vió , me conoció, y divertida se dirigió a mi diciendo :
- ¡Hola. Soy una vagabunda!
Tumbándose mirando al cielo unos segundos, sentándose otra vez. Ajustándose la bolsa de plástico a su pequeña cabeza.
- ¿Cómo? - respondí.
- Soy una vagabunda. - dijo de nuevo.
- ¡Ahhhh! - mientras comenzaba a reírme antes que a llorar.
- ¡Hola vagabunda! -dije sonriendo y alejándome.

Saludé entre carcajadas a su querida abuela y demás vecinos. Saludé sin dejar de reír, mientras caminaba entrecortado y zumbón hacia mi lugar de raíces. Pobre humano. Pobre árbol. Pobres árboles en sus parques naturales. Siempre será bueno que los niños jueguen 'cerca' de aquello que ven. Intensa percepción lúdica, de los pequeños, ante el incremento de esclavos y vagabundos. Penoso presente en falsa democracia. Tiempos de esclavitud. Tiempos de siempre.

Posdata:
Siento el sesgo de este texto de hoy pero estoy cansado de tanda mierda y me hace gracia, mucha gracia, que la desgracia ajena sea motivo de un juego inocente. Parece que volvemos a tiempos de vagabundos. Seguramente haya vuelto Charles Chaplin. Bucles sociales de siempre en la estupidez. Tiempos de mis abuelos. Absurdo otra vez.

11 de septiembre de 2013

Un mundo libertino, antes que un mundo libre.

El Hada del Bosque es un ser muy intuitivo, aunque ella diga , entre otros, que yo también lo soy. Sinceramente, aunque duela, solo sé que soy un animal con cerebro de patata cocida. Poco más puedo decir de mí, pero este es un asunto diferente al que quiero tratar hoy desde mi pobreza múltiple, evidente y aplastante. Voy a tener que reducir gastos de Internet. No sé lo que pasará con este blog, o apreciada bitácora gris. Voy a tener que dejar de depilarme en mi veterinaria favorita. Tendré que dejar crecer mi pelo negro de chimpancé.

Pues eso, como iba escribiendo, mi apreciada musa, y Hada, no entiende mi indignación emocional o afectiva, pues tengo razones para ser feliz. Y eso, eso, es verdad desde su punto de vista pero, muy a mi pesar, o muy a su pesar, no soy feliz desde mi punto de vista animal y cincuentón . Tengo diversas razones, demasiadas más allá de mí :

- no puedo entender el mundo estúpido en que vivo. Es un mundo básicamente tonto, aunque él intente constantemente huir de su propia estupidez. Casi solo destacan los sinvergüenzas e, incluso, los asesinos. Campa el ego, el ego 'chungo', y su amigo el superego 'catastrófico' de aquellos que solo se ven a sí mismos. Esos cuyo yo ideal es verse a sí mismos en un espejo permanente. Esos para los que los demás son excrementos del mundo. Esos para los que los demás se merecen su situación de mierda. Esos.
- voy a tener que aislarme socialmente para no intoxicar a mis compañeros de curso con mi rabia. Compañeros de un curso que ya está terminando. Unos compañeros llenos de miedos e incertidumbres, a consecuencia de su edad, pero no de su valía profesional. Son unos 'maquinas' (que me gusta hacer la pelota).
- me repugna ver a sinvergüenzas con poder y, como ya he dicho en otras ocasiones, me repugna ver aún más a asesinos con poder. Estoy cansado. Harto. Inflado. Incluso parezco equivocado.

Fuera parte de mi dolor ajeno, quizás debido al aburrimiento filosófico y patatero, me resulta muy triste no poder disfrutar de mi mundo de proyectos al no tener dinero para subsistir. Pobrecito de mí.
Que desgraciadito que soy. Que irresponsable he sido, y soy. Y podría ser peor. Verdad.

- chiquitín utópico.
- iluso.
- tontín.
- indignadito.
- pobre homínido. Hominidito.

Conozco distintos tipos de amores, de los que no me arrepiento y a los que amo, pero también conozco el mundo libertino que me rodea e indigna. Un mundo libertino, antes que un mundo libre. Es una pena cometer los mismos errores una y otra vez en el tiempo de las sociedades. Es muy triste. Resulta deprimente observar que poco más se puede hacer para ayudar a la desgracia ajena, pues la desgracia propia , ella solita, se adueña del propio futuro (mi futuro). Estoy indignado, y seguiré indignado mientras el mundo en que vivo funcione como el culo de una prostituta, o de un chapero (o prostituto) , y que me perdonen las vocacionales o los vocacionales. Nunca pretendo ofender a nadie. Solo deseo expresarme en libertad. Siempre estoy justificando mi indignación, aunque no podría soportar estar indignado mucho tiempo pues me costaría la salud. Estoy seguro.

Me indigna no poder hacer, realmente, lo que me gusta en el tiempo que se me ha dado, o en el tiempo que se me dará. Ese tiempo indeterminado que me queda. Dichoso tiempo.
Me indigna no ser libre de verdad. Me indigna que haya pobres, aún. Me indigna que se mate a otros por razones políticas, aún. Me indigna mi propia indignación. Bucles del tiempo. Bucles de siempre. Bucles de un animal que solo quiere teclear para expresarse. Bucles de un animal "tecleador" de un presente que podría ser mucho mejor, pero no lo es. Voy a fabricar papel higiénico con una marca muy adecuada al presente:

Ética. Tu papel perfecto.

Todo con la imagen de un chimpancé chiquitito, en lugar de la imagen de un perrito lanudo. Lo bueno será que lo fabricaré con una mezcla de: pasta de papel reciclado y pasta de papel blanco. Recordad:

Papel higiénico Ética.
Tu papel 
perfecto.


Posdata 1: gracias a la Hada del Bosque por su apoyo. Gracias a mis amigos por su guasa. Gracias por estar aquí, pero no puedo soportar tanto libertinaje real o figurativo.
¿Qué es verdad? 
Me resulta extraño, por ejemplo, que muchos políticos socialistas, como el Sr. Gonzalez, no aguanten la presión mediática de diarios como El Mundo.
¿Quién tiene la razón? ¿Ha habido robos?
Me resulta extraño, también por ejemplo, que muchos políticos conservadores, como el Sr. Rajoy, no aguanten la presión mediática de diarios como El Mundo.
¿Es el director del diario El Mundo un indeseable? ¿Tiene razón, o solo quiere vender periódicos por portada?...
Creo, sinceramente, que vivimos en un mundo libertino antes que libre. Me resulta muy triste que la gente, las personas, importen un carajo ante el capital. Es absurdo, pero es real. Muy real. Pregúntenme a mí, que ahora soy una lacra social (si no lo he sido siempre).

Posdata 2: siento, sinceramente, ser un mediocre o un fracasado. Perdónenme. Perdonad mi irresponsabilidad. ¿Verdad? Qué fácil es ser un zombi social sin serlo. Es cuestión de imagen. No debería teclear para el vacío antropocéntrico (¿frase de venganza ante mi auto-fracaso?) .

Posdata 3: me encanta hacerme la víctima. Siempre ha sido así. Siempre he sido así. Doy fe. Esta bitácora es un ejemplo de un ser humano que no sabe encontrar soluciones eficientes , o razonables, ante sus propias necesidades. 
También es verdad que nunca me ha gustado hablar bien , o escribir bien, de mí mismo. Estoy cansado de observar tanto auto-bombo, y no me llamo Manolo (el del bombo-claro-).


8 de septiembre de 2013

Miedos y miedo.



Últimamente , aunque parezca mentira, he estado pensando en mis miedos y en su prima hermana llamada libertad. Por más que lo intento, por más que lo intente, ambos significantes me llevan, sí o sí, a una sola hipótesis:

Vivo en el miedo perpetuo, sutil e indistinguible, y realmente no soy libre.

Está hipótesis , que casi es tesis en mi mente de patata, resulta muy curiosa para cierto etiquetado de mis miedos. Para mí es más fácil distinguir mis temores que recorrer el ambiguo camino de la libertad no esclava (constituida por múltiples adicciones).
Pienso, y solo pensando, tengo miedo al futuro. Tengo miedo a que me atraquen. Tengo miedo a perder. Tengo miedo a la muerte, a las guerras. Tengo miedo al olvido,y a olvidar. Tengo miedo a que me sodomicen sin desearlo. Tengo miedo al miedo. Tengo miedo del otro, miedo a la traición. Tengo miedo al dolor, al paro y al trabajo.


¡Tengo miedo a la libertad!


Tengo miedo de los abusones, de los que hay variados colores. Demasiados. Tengo tantos miedos que pienso, solo pienso, que vivo en el mundo de los miedos, o del miedo a todo. De hecho, estoy temblando ahora mismo.
Tengo miedo a la libertad con ética. Tengo miedo a la diarrea de cualquier tipo. Tengo miedo a expresar todo lo que pienso, aunque parezca mentira.

¡Tiemblo!

Me asusta lo extraño en lo cotidiano, y lo cotidiano en lo extraño. Siento paradojas, muchas paradojas. Creo, en definitiva, que tengo terror a esta maravillosa vida, y su consumación de las necesidades.
Tengo miedo a la libertad, por qué puede ayudar a que pierda cosas que no quiero perder. Tengo, efectivamente, o en definitiva, miedo a perder. Mucho miedo a perder. Tengo terror a ser libre en el respeto ajeno (maraña complicada).
He decidido, he pensado en mi estupidez, que voy a meterme en mi cueva, en mi caverna, y solo voy a salir para buscar suministros. Voy a salir asustado ante la posibilidad de tener que saludar a los próximos, a los prójimos. Miedo a pensar que me van a engañar.

Hoy, ahora, me voy temblando con la bandera blanca, buscando paz en la guerra de intereses en que siempre están, por la razón que sea, los humanos. Estoy cansado de tanto miedo propio y ajeno. Paradojas de estupidez.


Posdata 1: solo tengo miedo a escribir sobre algunos temas, a eso le llaman sesgos. En evidencia, estoy sesgado. Debo ser un cereal humano, un capullo. Debo ser un capullo con miedos. Entonces, en esta coyuntura, me pregunto: ¿Cómo serán los demás? ...
Posdata 2: Por cierto, me he comprado un osito de peluche para abrazarlo cuando sienta miedo. No creo que me dure mucho. Lo voy a machacar a abrazos y temblores.
Posdata 3 y corolario:Creo entender bien las diferencias entre ser libre y ser libertino. Siquiera en estos momentos de aparente lucidez bañada en un intenso miedo a la pobreza.