30 de agosto de 2013

Una de piedras en Cuenca

La Ciudad Encantada de Cuenca es un lugar de piedras y formas extrañas e interpretables. Sus formas sugerentes incendian conceptos presumibles y equívocos, porque solo son piedras curiosas en un sendero de magia perceptiva y humana. La Ciudad Encantada es un encanto de piedra.

Parece ser que el otro día, de este extraño verano, aparecieron dos nuevos objetos de piedra sobre un banco de hierro del sendero de la visita. Cerca de los amantes de Teruel surgieron, de pronto, un hombre y una mujer petrificados.

En estos momentos están investigando los dos objetos, o lo que sean. En el control de acceso al recorrido el portero ha contado esta mañana , esta misma mañana, que esas dos nuevas piedras entraron una mañana en el lugar, y que eran humanos. Dice que han sido identificados como dos parados españoles residentes en Andalucía. Dos parados andaluces convertidos en piedra extraña. Se sabe todo esto, hasta el momento, porqué la matrícula del vehículo que ha quedado en el aparcamiento, que permanece ahí desde hace dos semanas, es de Córdoba. Vehículo, a todas vistas y evidencias, de la pareja. La Guardia Civil ha confirmado la pertenencia del vehículo al varón de piedra granítica. El extraño fenómeno esta siendo estudiado con cuidado por el CSIC. Se ha montado un complejo alrededor de los nuevos objetos de la Ciudad Encantada. El varón apoya su brazo sobre la hembra, ambos sonríen de felicidad, ambos presentan los rostros reconocibles y ahora son, sin lugar a dudas, de granito. Algo inconcebible sin pensar en un fenómeno mágico. Los equipos de investigación no pueden explicar lo sucedido, y los guasones de Cuenca cuentan que se trata de una solución para los seis millones de parados y españoles. Respecto a los guasones andaluces se rumorea que ya los sabían desde el principio.

1 comentario:

  1. "Dice que han sido identificados como dos parados españoles residentes en Andalucía. Dos parados andaluces convertidos en piedra extraña."

    Pues todos los parados del SAE de La Línea, deben haberse bañado al lado de Gibraltar.

    ResponderEliminar